Kiosco

Diario Córdoba

LUNES SANTO EN CÓRDOBA

La lluvia enfría el buen ánimo cofrade

La Sentencia y Ánimas suspenden, La Estrella decide refugiarse en la Mezquita-Catedral y acortan su regreso tanto El Vía Crucis como la Vera Cruz y La Merced, que sufrió un calvario en la vuelta

Salida procesional de la hermandad de La Merced de Córdoba

Salida procesional de la hermandad de La Merced de Córdoba A.J.González

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Salida procesional de la hermandad de La Merced de Córdoba Juan M. Niza

Pesó mucho, es lógico, el ansia por salir tras dos años de supresión por la pandemia. También que en Sevilla se echaran las hermandades de la mañana a la calle. El caso es que cuando le tocaba salir a la Merced, con un cielo aún completamente despejado, la cofradía decidió poner su cruz de guía fuera de la casa de hermandad contigua a la iglesia de San Antonio de Padua. Comenzaba una jornada que quería ser continuación del Domingo de Ramos, en donde el mundo cofrade y la ciudad se vino a vengar un poco del maltrato sufrido por dos años de restricciones con la pandemia.

La Merced no salía a pecho descubierto, y siempre tenía la posibilidad de refugiarse en la Mezquita-Catedral si los pronósticos de lluvia empeoraban. De hecho, fue lo que terminó haciendo la hermandad de La Estrella, que con la misma animación que la corporación mercedaria en El Zumbacón, salió de su barrio de Huerta de la Reina.

En todo caso, la música, la alegría y el fervor popular de las dos hermandades de barrio abrieron una jornada que, solo por esas primeras horas, ya valió la pena. Sin embargo, la especial configuración de horarios del Lunes Santo, con tantas horas entre la primera y la última hermandad del día en salir, fue convirtiendo el relato de la jornada en una narración cada vez más triste.

Así, La Sentencia, cuando ya había tocado una marcha la banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo de la Victoria de León, que se ha hecho 1.600 kilómetros de ida y vuelta para interpretar una pieza, acordó suspender su procesión.

Después, La Vera Cruz, ya con un margen horario añadido y contando con la cercanía de su templo a la carrera oficial, decidió salir, igual que lo haría después puntualmente la hermandad del Vía Crucis en un año clave para la cofradía al conmemorar su 50 aniversario. Ánimas, por su parte, tomo la resolución de quedarse en San Lorenzo y sumar un año más a su ausencia en las calles tras los dos impuestos por la pandemia.

La jornada se fue complicando en las previsiones de lluvia que le tendieron una trampa a La Merced, ya saliendo de carrera oficial y optando por regresar a su templo. El chaparrón que le cogió por Capitulares no pudo ser más doloroso para los hermanos que, sin embargo, no perdieron la compostura en ningún momento. Por su parte, la Estrella decidió refugiarse en la Mezquita-Catedral (volverá a su barrio, previsiblemente, la tarde del próximo Domingo de Resurrección) mientras que El Vía Crucis y La Vera Cruz apostaron por regresar a sus templos acortando los itinerarios.

Un triste final de jornada demostró la madurez de las cofradías, tanto las que suspendieron como las que aguantaron el chaparrón, pero ha enfriado ese ambiente excepcional de ganas de disfrutar de la primera Semana Santa post-pandemia. Eso sí, permitió disfrutar de algunos de los muchos y buenos estrenos acumulados en estos dos años sin procesiones, como el respiradero frontal del paso de palio de La Merced, diseñado por Javier Sánchez de los Reyes, con orfebrería de Ramón León y bordado de Francisco Pérez Artés, una maravilla. Sin olvidar la bandera concepcionista, la restauración de la cruz de guía, 4 medallones de estreno a cargo de Emilio León (autor también de cuatro medallones de estreno de plata que evocan al Credo) o los cuatro angelitos para el paso del Señor, de Francisco Romero Zafra. También se pudo admirar la nueva Cruz de la vida a la que abraza el Señor de los Reyes en la Vera Cruz, obra de Emilio León, y escuchar marchas de estreno como Estrella de Córdoba.

Para el futuro quedan piezas tan espectaculares como el manto y saya de la Virgen de Gracia y Amparo. diseñadas por Rafael de Rueda y bordado por Francisco Pérez Artés. El caso es que este estreno, como la restauración de la corona a cargo de Emilio León, tendrá que esperar un año más

Hoy es el día que en el que los cofrades más miran al futuro por la gran presencia de jóvenes en las hermandades que procesionan, como La Santa Faz o El Prendimiento. Aunque, lamentablemente, también se mirará al cielo: las previsiones no son optimistas.

Compartir el artículo

stats