ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

Córdoba CF-Castellón: Adrián Lapeña y Alberto Jiménez, vidas cruzadas de dos centrales

El riojano tiene pasado en Castalia y el zaguero canario fue uno de los refuerzos invernales el curso pasado en las filas blanquiverdes

Ambos son puntales en sus equipos, que se enfrentan el sábado en El Arcángel en un partido clave en la lucha por el ascenso a Segunda División

Adrián Lapeña, en el Córdoba CF-Recreativo de Huelva en El Arcángel.

Adrián Lapeña, en el Córdoba CF-Recreativo de Huelva en El Arcángel. / A.J. González

Francisco Merino

Francisco Merino

Profesionales curtidos, con oficio, avezados en una división tan compleja como es la Primera Federación para clubs históricos cuyo escudo -con todo lo que eso conlleva de exigencias y presión- puede pesar demasiado a los meritorios que empiezan. Adrián Lapeña y Alberto Jiménez saben de qué va esto. Han defendido camisetas de equipos importantes en ciudades que ansían recuperar el antiguo esplendor, como Córdoba y Castellón. El blanquiverde pasó por Castalia y el blanquinegro tiene pasado reciente en El Arcángel.

Son defensas centrales de corte clásico, de los que honran la denominación de su trabajo. Defienden como primera premisa. Después viene lo demás. Si se van a casa y su portería se ha quedado a cero sonríen con la satisfacción del deber cumplido. Este sábado se cruzarán en El Arcángel con la meta de proteger lo suyo, que es mucho: el jugador del Castellón, el liderato del grupo; el del Córdoba, la dinámica de crecimiento y la mayor racha abierta de victorias (4) en todo el mapa de las tres primeras categorías del fútbol español.

Iván Lapeña, jugador del Córdoba CF, con una mascota en El Arcángel.

Iván Lapeña, jugador del Córdoba CF, con una mascota en El Arcángel. / CCF

Lapeña, especialista en plazas de lustre

Adrián Lapeña (Logroño, 1996) es uno de los fijos en la retaguardia del Córdoba CF, club al que llegó este verano desde otro equipo poderoso, el Deportivo de La Coruña. En Riazor estuvo dos temporadas y antes despachó otras dos en el Castellón, con el que militó en Segunda División en la 2020-21. Siempre titular en todos sus destinos. Un tipo fiable, de los que brillan en las labores más oscuras.

El riojano no tendrá a su lado a su compinche habitual, Dragisa Gudelj, por lo que tendrá que acoplarse a una nueva alianza con el joven Carlos García -cedido del Cádiz- a la espera de que puedan reincorporarse Adri Castellano -el único que no se ha estrenado, por lesión- o el propio jugador serbio. Lleva once partidos disputados de los quince de Liga, todos ellos completos, Solo salió del once después de la jornada tercera, tras un partido desgraciado colectivamente en San Fernando (3-1) que hizo saltar las alarmas en un Córdoba que no terminaba de cogerle el aire a la temporada. Volvió a mediados de octubre. Su equipo no perdio ya nunca más.

Adrián Lapeña durante su etapa en el Castellón.

Adrián Lapeña durante su etapa en el Castellón. / Manolo Nebot / La Opinión de La Coruña

Alberto, la seguridad del veterano

En el Córdoba CF estuvo menos de media temporada, diez partidos disputados, pero fue el tiempo suficiente para que Alberto Jiménez (Las Palmas, 1992) dejara su marca. "Necesitamos muchos 'Albertos' en el equipo", llegó a decir el director deportivo, Juanito, a propósito del desempeño del central canario en una etapa de la temporada francamente cochambrosa en lo global. Los blanquiverdes se iban a pique sin remisión en una segunda vuelta en la que salió despedido Germán Crespo y llegó, como parche puntual y sin opción de continuidad, el gallego Mosquera para finiquitar el curso.

Alberto Jiménez, en el Rayo Majadahonda-Córdoba CF.

Alberto Jiménez, en el Rayo Majadahonda-Córdoba CF. / LOF

Alberto Jiménez llegó terminado el mercado invernal, desde las filas del paro y en un estado físico poco idóneo. Se puso en forma y salió a competir en una defensa que, en aquellos momentos, echaba de menos a Dragisa Gudelj, operado de corazón tras su episodio de "muerte súbida" ante el Racing de Ferrol. El zaguero de La Oliva mostró su implicación en una causa que estaba perdida. Tuvo un ofrecimiento para seguir, pero la propuesta del Castellón -que había jugado el play off de ascenso a Segunda- le sedujo más. Y ahí se marchó. 

Alberto Jiménez, fichaje del Castellón.

Alberto Jiménez, fichaje del Castellón. / CD Castellón

Ha jugado 9 partidos con el Castellón y con él en el campo su equipo no solo no ha perdido nunca, sino que ha ganado ocho de esas citas. El central, además, se ha destapado como goleador en las últimas semanas: anotó en el 4-2 ante el Atlético Baleares y el 4-1 de la semana pasada frente al Linares. Su ratio de amonestaciones es alto: ha visto seis amarillas en nueve partidos y ya tuvo que cumplir un partido de sanción. Cuando necesita amarrar resultados, Schreuder le mira a los ojos. En El Arcángel estará en el foco y se reencontrará, ahora en la trinchera contraria, con antiguos compañeros como Casas, Carracedo o Kike Márquez, con el que compartió en el Albacete las mieles de un ascenso a Segunda en la 21-22 noqueando al Deportivo en el mismísimo Riazor. Lo dicho. Gente de oficio, malabaristas de la presión.