Bien es sabido que el patrimonio cultural e histórico de Córdoba ha hecho de esta joya andaluza uno de los tesoros más visitados y apreciados por el turismo nacional e internacional que recorre España. Sin embargo, muchas veces erramos en pensar que esta riqueza es exclusiva de la capital.

Es por ello que aprovechando las temperaturas más suaves del otoño, ideales para planificar escapadas de fin de semana, recopresentamos algunos de los pueblos más bonitos de Córdoba para descubrir o redescubrir la provincia y comenzar a apreciar su singularidad desde otra perspectiva.

Zuheros

Este pequeño pueblo de no más de 700 habitantes, ubicado en la zona de la Subbética Cordobesa, ha sido posicionado en innumerables ocasiones como uno de los pueblos más bonitos, ya no de Córdoba, sino del mundo, título que le fue otorgado en 2016 en la reunión anual de la Federación de Pueblos más bonitos del Mundo. Zuheros ha sabido mantener a través del tiempo el encanto y los misterios de otras épocas ya olvidadas entre un inmenso mar de olivos. Con sus casas bañadas de un blanco impoluto, escondidas entre estrechas e inclinadas callejuelas. Esta belleza tan singular le ha llevado a Zuheros a ser declarado Bien de Interés Cultural en la Modalidad de Conjunto Histórico-Artístico.

A pesar de su escasa extensión, se trata de uno de los pueblos más visitados, siendo uno de sus reclamos turísticos más populares la Cueva de los Murciélagos, un yacimiento arqueológico declarado Monumento Natural Mixto y Bien de Interés Cultural. Su fama se debe a que dicha cueva está habitada por cuatro especies diferentes de murciélagos, además de que alberga en su interior numerosas pinturas rupestres y formaciones calizas. El Castillo-Palacio de Zuheros es, sin duda, otro de los atractivos del pueblo. Se trata de una fortaleza enclavada en la roca, situada sobre un enorme risco desde donde cualquiera que lo visite se encontrará en una situación de vistas privilegiadas. El Museo-Estudio del pintor Francisco Poyato y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Remedios, antigua mezquita, suponen, también, otras de las significativas visitas que hacen que los zuhereños puedan presumir de tener a su pueblo incluido en la Ruta de los Pueblos más Bonitos de España.

Cueva de los Murciélagos CÓRDOBA

Hornachuelos

A los pies de Sierra Morena se extiende el municipio de Hornachuelos, que cuenta, además, con su particular Parque natural Sierra de Hornachuelos. En este paraje encontramos escondido entre su singular fauna y flora el popular parque multiaventura “Río Secreto. Aventura en el Bembézar”, con la mayor tirolina de Andalucía. Este pueblo se ha convertido en el faro turístico de la comarca gracias a los muchos valores añadidos que se despiertan en él, como el palacio y jardines de Moratalla, declarado Jardín Artístico desde 1983, su paisaje urbano coronado con el Castillo y la Plaza de Armas, así como el recinto amurallado o la Iglesia de Santa María de las Flores, declarado Monumento Histórico-Artístico.

Otro lugar con encanto de Hornachuelos es, sin duda, las “casas colgantes” situadas en el barroco Caño de Hierro, sobre las cuevas que dan la bienvenida en la entrada sureste del pueblo. Todo esto, acompañado, además, de los envidiables paisajes naturales bañados de tonos verdes, visibles desde cualquiera de sus famosos miradores, hacen de este pequeño pueblo uno de los más bonitos de Córdoba.

Castillo de Hornachuelos (Hornachuelos, Córdoba) CÓRDOBA

Iznájar

Iznájar, también conocido como “Castillo Alegre” por su origen árabe, está situado en lo más alto de una montaña y protegido por las ruinas de una fortaleza medieval. El principal encanto de la localidad es su popular embalse, un lugar idóneo para cualquier amante de la pesca y los deportes náuticos. El llamado “Lago de Andalucía”, también invita al baño a los más atrevidos en zonas como la playa de Valdearenas, que no es sino un kilómetro y medio de arena fina acondicionada como lugar de baño y recreo.

Iznájar, gracias a su envidiable ubicación en pleno corazón de Andalucía, albergó entre sus calles siglos y siglos de historia árabe, lo que le ha llevado a contar con el Castillo de Iznájar (Hish-Ashae), que esconde entre sus torres y el devenir de la historia una gruta natural conocida popularmente como la “Cueva de la Reina”, escondida hoy ya bajo las aguas del pantano, y una Torre del Homenaje que logró embrujar al mismísimo Rafael Alberti, llegándole a dedicar a esta atalaya un poema en su libro La arboleda perdida. Lo que más reseñan los agentes turísticos y los blogs especializados, es el privilegiado enclave de la localidad, donde se mezcla agua, cielo y tierra, logrando así una panorámica única del lugar.

Iznájar (Córdoba) CÓRDOBA

Almodóvar del Río

No son pocas las webs de viajes que han posicionado a Almodóvar del Río como uno de los pueblos más bellos de Córdoba. Sus típicas casas encaladas invitan al turista a perderse entre las diversas callejuelas empedradas, trasladándole a otra época y obligándole a respirar el ambiente de la zona al más puro estilo cordobés. Sin embargo, no es ningún secreto que el orgullo de este pequeño pueblo de 8.000 habitantes, situado en la comarca del Valle Medio del Guadalquivir, es su imponente Castillo de Almodóvar, perceptible desde cualquier punto del lugar. La construcción de esta fortaleza, a orillas del Guadalquivir, se remonta al año 760, haciendo de este un testigo privilegiado del paso de múltiples culturas y leyendas de esencia medieval.

El Castillo de Almodóvar es uno de los mejor conservados y, además, también supone uno de los mayores atractivos de toda la provincia. Tanto es así, que no es de extrañar que se haya convertido en uno de los escenarios por excelencia de la aclamada serie Juego de Tronos, deslumbrando con sus espectaculares vistas de la Vega del Guadalquivir a todo aquel que desee viajar por unos instantes a Altojardín.

Vista aérea de Almodóvar del Río (Córdoba) Ayuntamiento de Almodóvar del Río

Montilla

Hablar de Montilla es hablar de sabor y tradición. Concretamente, del sabor de la uva Pedro Ximénez. La cultura vinícola de este pueblo, situado en la Campiña Sur Cordobesa, lo han encumbrado como la capital del vino cordobés, con su propia denominación de origen Montilla-Moriles. Y no es para menos, teniendo en cuenta que incluso el mismísimo Edgar Allan Poe popularizó uno de los mejores vinos de esta tierra con su legendario El barril del amontillado. Históricamente, este pueblo destaca por ser cuna de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán.

Asimismo, en Montilla se puede disfrutar de la visita de diversos monumentos y casas señoriales que salpican de vida y color este espectáculo de olivos y viñedos. Algunos de los lugares más destacables y que hacen de este uno de los pueblos más bonitos de Córdoba son el Palacio de los Duques de Medinaceli, actualmente residencia de los marqueses de Priego, que data del siglo XVI; y la casa del inca Garcilaso de la Vega o, también, la Casa de las Camachas donde, según cuenta la leyenda, vivían tres brujas, una de ellas, Elvira García, famosa por aparecer en la novela cervantina El coloquio de los perros.

Vendimia en Montilla (Córdoba) Ayuntamiento de Montilla

Priego de Córdoba

Priego de Córdoba es considerada una de las localidades más bonitas del interior de Andalucía, no digamos ya de Córdoba. Este pueblo de no más de 20.000 habitantes es conocido popularmente como la Ciudad del Agua, debido a la cantidad abrumadora de manantiales y fuentes que brotan en él. Priego se ha convertido en la joya del Barroco cordobés por excelencia, ya que son numerosas las construcciones de este particular estilo que se pueden encontrar en el pueblo. Entre todas ellas, las más destacables son algunas como el Barrio de la Villa y el Balcón de Adarve, que juntos conforman el antiguo casco histórico de la localidad.

Además, cuenta también con un Castillo que se remonta al siglo XV, cuya Torre del Homenaje fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1943. No obstante, en esta villa cordobesa no es de extrañar ver una pintoresca mezcla de estilos, encontrando en sus calles, además, las famosas Carnicerías Reales, un mercado del siglo XVI construido según los cánones del más puro Renacimiento Italiano.

Calles de Priego de Córdoba CÓRDOBA

Montoro

Resguardado por un meandro del río Guadalquivir, en pleno Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, este bello pueblo cordobés se ha convertido en los últimos años (además de en el más caluroso de Europa) en uno de los más bonitos de la provincia, según indican numeras webs y blogs especializados en viajes. Montoro cuenta con una interesante tradición e historia, que lo han alzado como uno de los pueblos con un patrimonio natural, cultural y monumental más destacado, debido a su estrecha vinculación con Micenas. Entre sus restos más visibles se encuentran la Puerta de los Leones o algunas construcciones funerarias como el llamado Tesoro de Atreo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En Montoro se han llegado a hallar varias piezas de cerámica de esta antiquísima cultura en el yacimiento conocido como Llanete de los Moros, de obligada visita.

Además de este peculiar linaje que le precede, otros atractivos de la localidad son sus callejuelas de casas encaladas y la arquitectura popular simple y armoniosa que resalta entre los contados torreones, vestigios de aquel tiempo pretérito. Su casco histórico es uno de los más llamativos e importantes de la zona, coronado con la plaza de España y el antiguo palacio ducal de la Casa de Alba, convertido ahora en Casa Consistorial, está declarado como Bien de Interés Cultural. Todo esto, junto a la Torre del Castillo de Villaverde, la Casa de Las Tercias o la Iglesia de San Bartolomé Apóstol, hacen de este uno de los pueblos más bonitos de Córdoba.

Monumento Natural Meandro de Montoro Turismo de Montoro

Baena

Baena es famosa, principalmente, por la elaboración de un aceite de oliva de alta calidad. Sin embargo, son otros muchos los factores que han hecho que Baena pertenezca a los diez pueblos más bonitos de Córdoba. Ya su nombre, en latín “Baius” (un hacendado romano), deja entrever sus orígenes romanos. Esto es algo que viene a confirmarse cuando se pasea entre el Cerro de Minguillar, una fortificación militar declarada Patrimonio Inmueble de Andalucía, o de Torreparedones y las murallas fortificadas del antiguo Cortijo de Izcar.

Estos restos arqueológicos hacen de esta localidad una de las más peculiares de la provincia. Asimismo, cabe destacar la belleza que esconde gran parte de su patrimonio histórico, señalando sobre todo la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, la Casa de la Tercia, que alberga el Museo Histórico Municipal, y la Iglesia Parroquial Santa María la Mayor, declarado, además, Monumento Nacional de Interés Histórico-Artístico.

Yacimiento de Torreparedones (Baena) Turismo de Andalucía

Rute

“El pueblo del anís” es sinónimo de turrón y dulces. Rute brilla, sobre todo, por la riqueza de su gastronomía, una de las más populares de Córdoba. Los dulces que allí se elaboran son acogidos en toda Andalucía, como las nenas o los anisados y licores que allí se destilan. Tanto es así que incluso cuenta con su propio Museo del Azúcar, donde el viajero podrá apreciar los monumentos más destacados de Andalucía fabricados en su totalidad con azúcar; Museo del Turrón, o Museo del Anís. Además de ser una villa con varias aldeas repartidas por todo su territorio, como Los Llanos de don Juan, Zambra o La Hoz, cuenta también con el título de ser uno de los pueblos de Córdoba con más restos árabes encontrados, puesto que, realmente Rute nació como una fortaleza militar defensiva perteneciente al Reino Nazarí de Granada.

Si después de conocer sus coquetas y sinuosas calles impregnadas de dulces sabores no logras considerar a Rute como uno de los pueblos más bonitos de Córdoba, el Belén de Chocolate más grande del mundo será un motivo más que suficiente para hacerlo.

Panorámica de Rute Ayuntamiento de Rute

Fuente Obejuna

En Fuente Obejuna se respira arte y literatura por los cuatro costados, pues no es de extrañar que el mismísimo Lope de Vega viera en esta pequeña villa del Valle del Guadiato toda una inspiración a la hora de redactar una de sus obras cumbre. La obra narra el levantamiento de sus habitantes, quienes se rebelaron contra el Comendador a causa de los crímenes cometidos y, por ende, se produjo la muerte de este. Es por ello que la plaza principal de Fuente Obejuna lleva el nombre del dramaturgo, desde donde se organizan de forma concéntrica sus estrechas y empinadas calles repletas de historia y detalles arquitectónicos de lo más señoriales.

De este conjunto hemos de destacar, también, el palacete modernista Casa de Cardona y la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo, a través de las cuales se puede respirar un amiente de cultura y tradición literaria.

Representación de la obra 'Fuenteovejuna' (Fuente Obejuna) CÓRDOBA

Hinojosa del Duque

Este pequeño municipio, perteneciente a la comarca de Los Pedroches, siempre es recordado por su unión indisoluble al poema del Marqués de Santillana, La Vaquera de la Finijosa. Son numerosos los arroyos, pertenecientes a la cuenca del Guadiana, que atraviesan el término municipal, donde destaca, sobre todo, la medieval iglesia de San Juan Bautista, conocida por su habitantes como la "Catedral de la Sierra"; o la ermita del Santo Cristo de las Injurias, situada en una endiviable ubicación desde donde lo domina todo a sus pies.

Hinojosa del Duque se ha convertido, según varias webs especializadas, en un lugar idóneo donde desconectar y poder conocer en profundidad un auténtico mundo repleto de historia y gastronomía, valores que hacen de éste uno de los pueblos más bonitos de la provincia.

Ermita de San Sebastián (Hinojosa del Duque) Turismo de Hinojosa del Duque