NOVELA

Crimen y misterio a los pies del Etna

Cristina Cassar Scalia.

Cristina Cassar Scalia. / Félix Ángel Moreno Ruiz

Isla de Sicilia. El Etna entra, una vez más, en erupción. Mientras arroja lava y las localidades vecinas se cubren de ceniza negra, en una mansión de Sciara aparece el cadáver momificado de una mujer oculto en un montacargas que lleva más de medio siglo sin utilizarse porque la villa, a raíz del asesinato de su dueño, Gaetano Burrano, fue abandonada por la esposa de este, Teresa, una mujer avara y sin escrúpulos, que se complace en tratar como un siervo a su sobrino y único heredero, Alfio Burrano. Es este quien descubre el cadáver cuando Chadi, un trabajador de origen tunecino, al que tiene contratado para mantener en pie la finca, le avisa de que hay filtraciones de agua en las paredes de la casa. A partir de ese momento, se pone en marcha la maquinaria policial para desentrañar el misterio que envuelve al cadáver, intentar identificarlo, explicar por qué fue emparedado en vida y, lo más arduo, encontrar al culpable que, dado el tiempo que ha transcurrido desde el crimen, posiblemente ha fallecido. La encargada del caso es la subcomisaria Giovanna Garrasi, conocida por todos como Vanina, una mujer perspicaz y osada, que ha estado combatiendo con valentía al crimen organizado en su ciudad natal, Palermo, y que ahora está destinada en la comisaría de Catania. Allí cuenta con la ayuda inestimable de los inspectores Carmelo Spanò y Marta Bonazzoli, del médico forense Adriano Calí y del comisario retirado Biagio Patanè, con los que se embarcará en una investigación repleta de vericuetos y giros inesperados que conducirán a un final digno de las mejores novelas policíacas clásicas. Porque Arena negra es, sin duda alguna, un rendido homenaje al género negro, con innumerables guiños a obras y a autores consagrados, como el mismísimo Andrea Camilleri, cuya novela El perro de terracota parte de la misma anécdota argumental. En el caso de la obra del escritor siciliano, aparecían ocultos en una cueva, tras una falsa pared, los cadáveres de dos jóvenes que habían fallecido en plena Segunda Guerra Mundial, por lo que el comisario Montalbano se veía obligado a iniciar una investigación que anclaba sus raíces en el pasado, como hace ahora la subcomisaria Vanina con el cadáver de la villa de Sciara. No son estas las únicas similitudes con Montalbano: al igual que este, Vanina es una enamorada de la gastronomía siciliana, es inteligente, posee un acendrado y particular código ético, es fiel a sus amigos y arrastra traumas familiares. Y, como el policía ideado por la pluma de Camilleri, la subcomisaria palermitana ha venido para quedarse. Así lo demuestra el éxito de crítica y de público que ha tenido en Italia Arena negra, publicada originariamente en 2018, que ha animado a su autora, la oftalmóloga Cristina Cassar Scalia, a escribir tres novelas más, que verán la luz en España en los próximos años.

‘Arena negra’.

Autora: Cristina Cassar Scalia .

Editorial: Duomo Ediciones . Barcelona, 2022.