Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

LA CONTRACRÓNICA

El Córdoba CF recupera el liderato de Primera RFEF con el "estilo Germán"

El entrenador granadino ofrece una ración de su catecismo futbolístico en El Arcángel para colocar a su equipo primero de la Primera Federación con una solvente victoria frente a un raquítico Talavera

El canto de la victoria del Córdoba CF

El canto de la victoria del Córdoba CF FRANCISCO GONZÁLEZ

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

El canto de la victoria del Córdoba CF Francisco Merino

Las circunstancias invitaban a realizar una reivindicación de sí mismo y Germán Crespo sucumbió sin resistencia a esa tentación. Era su partido. El primero después de haber firmado un contrato hasta 2026 -otro récord más a la talega, porque no es nada habitual-, un vínculo que supone su reconocimiento por parte del Córdoba CF como guía absoluto de su proyecto deportivo desde el banquillo. Al puesto de trabajo llegó como relevo de urgencia cuando echaron a Pablo Alfaro y siguió al frente por pura inercia, después de que toda la plana mayor técnica -la misma, desde Juanito hasta él mismo, que acaba de alargar su estancia por más de un trienio- estuviera en el alero tras el fiasco de la caída a Segunda RFEF, el cuarto escalón del país. Tiraron para adelante y los planes salieron como tenían que salir. Juanito hizo un «plantillón» y Germán logró un «doblete histórico», así que se activó una cláusula de renovación y el granadino continuó en Primera RFEF. Faltaba, sin embargo, el refrendo -con papeles y cámaras delante- de que la aventura no es algo circunstancial. El club lo anunció esta pasada semana. Germán calificó como «uno de los más felices» de su vida el día en que González Calvo le puso delante el documento que les compromete a seguir unidos. Era, de algún modo, un estreno para él. Lleva ya más de cincuenta partidos a las espaldas, pero este no era uno más.

El peso de los números

Había algo que celebrar, claro. El Córdoba CF podía ser de nuevo líder de la categoría -como lo fue en las cinco primeras jornadas- porque el Racing de Ferrol había sucumbido unas horas antes ante el Fuenlabrada. El Arcángel -donde solo se han visto victorias desde abril de 2021 excepto en dos ocasiones: una prórroga de Copa ante el Sevilla y un tanto en el descuento ante el Sanse- aguardaba con ganas de prolongar su estado de felicidad. El adversario, un Talavera con más orgullo que medios, «repescado» tras la exclusión del Dux Internacional y con un técnico nuevo en el banquillo después de una puesta en escena paupérrima -un punto de veintisiete posibles-, se presentaba con la etiqueta de víctima. Solo había que hacer bueno el pronóstico. Solo había que atenerse a la lógica de las matemáticas. Solo había que ganar.

Pero Germán no quería hacerlo de cualquier manera. Qué mejor día que este para lanzar una oda a su catecismo futbolístico, el que le ha servido en el barro -así se refiere él mismo a su pasado en los campeonatos de extramuros de la Liga- y con el que quiere llegar a pisar la moqueta del profesionalismo. 

Germán Crespo, al lado de su segundo, Óscar Ibáñez, y el presidente, Javier González Calvo. Francisco González

Para empezar, metió seis cambios con respecto al once titular que había firmado en la jornada anterior un empate en A Malata contra el Racing Ferrol. A cualquier observador ajeno le podría sorprender. Los seguidores del «germanismo» ya están habituados a esto y se podían esperar la revolución, que encerraba de paso un homenaje a los suyos: nueve componentes del equipo que rompió marcas en Segunda RFEF salían de partida. Calderón y Carracedo eran los invitados. Dos jugadores que, por cierto, fueron los primeros en la agenda de fichajes.

Un ‘remake’ en El Arcángel

¿Y qué pasó? Pues que todo fue un remake del Córdoba de Germán. A los cinco minutos marcó Miguel De las Cuevas, un futbolista fetiche para el técnico. El veterano extremo fue el primero que batió la meta rival con el granadino al mando: un 1-1 en El Arcángel frente al Tamaraceite, en los estertores de la Segunda B 20-21, con una formación destrozada en todos los aspectos. El alicantino siguió, junto a un tridente de capitanes con Javi Flores y Willy Ledesma. El de Fátima volvió a impartir un curso de saber estar. Hace 17 años se enfrentó al mismo rival y en el mismo sitio, con revés aquella vez (2-3). El de Torremejía firmó el segundo gol de la tarde, poniendo el broche a una rápida combinación de la línea de ataque. La tarde estaba casi resuelta.

La ausencia de emoción por el resultado, la hora temprana y el solecito hicieron que el nivel de animación bajara en El Arcángel, donde el éxito se ha transformado en rutina. El Talavera lo intentaba como podía, buscando las bandas y actuando con la valentía de quien no tiene nada que perder. El Córdoba, solvente, manejaba el marcador y perseguía el tercero sin obsesionarse. Hasta que llegó con una asistencia de Casas y una definición exquisita de Fuentes. No va como loco, como si se fuera a terminar el mundo. Resuelve, suma los puntos y a otra cosa. Eso se llama madurez y oficio. Germán Crespo se ha ganado la plaza fija a pulso en un Córdoba que tiene su estilo.

Compartir el artículo

stats