Emocionada, con un brillo especial en los ojos, Ona Carbonell anuncia su retirada. La catalana, arropada por su familia, amigos y los máximos representantes del deporte español ha tomado este mediodía la palabra en la sede del Comité Olímpico para confesar su decisión. "Hoy dejo de ser una niña de sincro, pero estoy muy feliz de esta etapa". Pone así fin a una carrera de más de 15 años, donde se ha colgado 92 medallas internacionales, y con la que se ha convertido en una referente internacional. 

"Anunciar mi retirada me llena de miles de emociones, pero lo hago de forma serena y tranquila por mi decisión. ¿Por qué me retiro? El motivo más que afuera, hay que buscarlo dentro. Llevo años 23 en la sincro y 18 en la elite. La sincro ha sido central y prioritario en mi vida. Tomo la decisión de forma segura, pero no niego que tengo dudas sobre el camino que tomara mi vida", reconoce Ona en el centro del escenario con todas las miradas posadas en ella.

A pocos días de cumplir los 33 años, Ona Carbonell pone punto final a su meteórica carrera deportiva. La catalana, aunque hasta día de hoy ha pasado más tiempo dentro del agua que fuera, no se enamoró del deporte sumergida en la piscina. Fue sobre el tapiz. La gimnasia rítmica la atrapó, pero su amor por el agua le hizo dar el salto a la natación sincronizada a corta edad.

16

La carrera de Ona Carbonell, en imágenes Agencias

A los 14 años entró a formar parte del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Desde entonces, las temporadas se han contado por medallas y trofeos. Participó en tres Juegos Olímpicos entre los años 2012 y 2020, obteniendo dos medallas en Londres 2012, plata en dúo y bronce por equipo. Ganó 22 medallas en los Mundiales de Natación entre 2007 y 2019 y 12 metales en los Europeos entre los años 2008 y 2021. Unas cifras de récord para una deportista que ha hecho historia.

"No sé por dónde empezar. Gracias a mis padres, he tenido la mejor educación que he podido soñar. Me habéis puesto infinitas tiritas cuando ha hecho falta, así como un hombro donde llorar. Mamá, gracias por confiar en mí y por hacerme ver que el deporte también me formaría como persona. Papá, lo tuyo nunca ha sido el deporte, pero siempre has estado a mi lado sin ninguna duda", ha querido reconocer la ya exnadadora a su familia, clave en su camino hacia el éxito.

Referente dentro y fuera del agua

Además de ser la mujer con más medallas en la historia de los Mundiales de natación sincronizada, Ona Carbonell ha dejado huella en el deporte por su lucha y normalización de la maternidad en la élite. La de Barcelona puso en pausa su carrera para dedicar tiempo a Teo y a Kai, sus dos pequeños. Justo, cuando llegó el segundo, "vi que se acercaba mi retirada".

"Mi objetivo era volver a competir después del parto, ya no solo como reto deportivo, sino sobre todo como un deber moral. La maternidad es todavía uno de los hándicaps que tiene la mujer en el deporte y la sociedad", cuenta la nadadora en su documental 'Ona Carbonell: Empezar de Nuevo', donde desgrana el periplo y la lucha de volver a la piscina tras la maternidad.

Y no solo logró volver una vez, sino dos. Siempre pendiente de sus hijos, la piscina ha sido para ella un lugar seguro. Ahora, acompañada de ellos, de su familia, de sus compañeras de equipo y de sus entrenadoras ha llegado el momento de decir adiós a la competición.

"Somos el mejor equipo del mundo. He aprendido muchísimo de vosotras. Este tiempo con vosotras ha sido mágico. Me retiro hoy y ya os echo de menos. De vosotras quiero destacar que hemos hecho un equipo unido que se cuida mucho. ¡Os quiero Team!", ha dicho Carbonell mirando a sus compañeras, presentes en la los asientos de auditorio del COE.

Nadie se ha querido perder su despedida

"Has sido compañera, capitana, referente, amiga... Y quiero confesar que aparte de la parte deportiva, tu lado humano, tus implicaciones con los problemas sociales es lo que más admiro de ti. Y mira que admiro cosas de ti. Te deseo lo mejor en la etapa que hoy comienza y que me gustaría que fuera en torno al deporte español. El deporte español no se puede permitir que alguien con tu calidad humana se aleje de él", ha dicho, con emotividad, José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes.

"He tenido el privilegio de ponerte las medallas. He sido un afortunado de vivir contigo la etapa más exitosa de tu etapa deportiva. Aunque hay que admitir que ha habido altibajos. Cuando fuiste madre, la federación lo que hizo fue darte medios, y acabaste compitiendo en un Mundial. Te irá bien porque te lo mereces", ha confesado Fernando Carpena, presidente de la Federación Española de Natación.

"Hoy no es un día triste. Es un día en que nos comunicas que lo dejas en alegría. Se junta el ayer, el hoy y el mañana. El historial está para enmarcar. Que pase el tiempo para poder dimensionarte. Pero tú eres más que eso. Eres una deportista que tienes proyectos más allá del deporte. De tus sueños, tus proyectos y tus ilusiones no has consentido que haya ningún obstáculo que te impida alcanzarlo. Eso es una lección de vida, más allá del deporte", ha reconocido Alejandro Blanco, presidente del comité Olímpico Español.