Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Sobrevivir a un escollo más, ganaderos ante la huelga de transporte

Los pequeños ganaderos no han tenido problemas para dar salida a la leche ni para recibir el pienso, si bien algunos de los componentes de este sí que están faltando. Para ello ha sido fundamental Covap

Celestino García, en su explotación ganadera en Ochavillo del Río. E. GUZMÁN

El alza de los precios afecta también a las pequeñas explotaciones ganaderas, que sobreviven a duras penas. Pese a ello, la huelga del transporte no les ha afectado tanto como se temían y han podido alimentar al ganado y dar salida a la leche que producen gracias, en su gran mayoría, a Covap. La cooperativa, de hecho, ha contado con escolta de la Guardia Civil en distintos momentos para que convoyes de camiones cargaran en los puertos esas materias primas. No obstante, existen diferencias entre la ganadería extensiva, que depende menos de los piensos, y la intensiva. 

Las más de 2.000 ovejas y 500 corderos de la ganadería Las Albaidas en Córdoba, propiedad del ganadero y pastor trashumante Felipe Molina, apenas han acusado estos días la falta de pienso porque su propietario, en lugar de esperar al camión que se lo traiga, ha acudido él mismo a la fábrica de Covap a comprarlo, aparte de que las últimas lluvias caídas han sido una suerte de salvación para sus animales.

Celestino García, vecino de la ELA de Ochavillo del Río (Fuente Palmera), lleva toda su vida trabajando en la explotación ganadera que montó su padre. A día de hoy posee 150 vacas, la mitad de las que tenía hasta hace muy poco tiempo, pues ha tenido que venderlas para poder seguir hacia adelante y mantener las otras. «Con el precio de la leche estancado en 36 o 37 céntimos y el coste de las materias primas, luz y gasoil disparados, es imposible subsistir; los precios subieron en enero del 2021 de forma general, por ejemplo los piensos se incrementaron entre 10 y 16 céntimos por kilo, según la variedad; incluso el pienso seco para las novillas ha subido el doble, mientras que la leche subió 1 o 2 céntimos». Celestino afirma que todo el mundo está deshaciéndose del ganado para no vender a pérdidas, «no conozco a ningún compañero que no esté vendiendo vacas para llegar a fin de mes y matándolas, porque la carne sí es verdad que ha subido unos céntimos».

Los aproximadamente 100.000 litros de leche que produce al mes los vende a Covap, que a su vez le suministra la alimentación para el ganado, la cual es «de una calidad excepcional, nadie supera a esta empresa en este sentido, y al menos ese beneficio lo tenemos; ellos me traen diariamente la comida de los animales y se llevan la leche; si queda algo en el cambio, eso es lo que gano».

"Los piquetes saben perfectamente cómo estamos, igual que ellos o peor", afirma Celestino García

decoration

Sobre la huelga del transporte, comenta que no le ha afectado «porque los piquetes saben perfectamente cómo estamos, igual que ellos o peor, entonces la leche ha llegado perfectamente a Covap y el alimento aquí, porque no podemos dejar encima que se mueran las vacas; al menos en esta zona no hemos tenido que tirar leche».

Por otro lado, si los precios de los piensos y de la energía no bajan de aquí al verano, la situación se agravará porque es una época de menor producción de leche «y los animales tienen que seguir comiendo». Por todo ello tiene claro que «relevo generacional no hay en el sector, porque sin beneficios nadie quiere estar en un negocio tan laborioso y en el que se trabaja todos los días del año». 

La leche, a tiempo

A los ganaderos de vacuno de Los Pedroches, afectados por una crisis de rentabilidad en sus explotaciones, se les recoge la leche a diario, ya que esa labor no se ha interrumpido. Y en cuanto a la alimentación animal, reciben las mezclas, aunque algunos componentes escasean.

Juan José Tejero es ganadero de Belalcázar y explica que el primer día de la huelga se recogió antes la leche, pero posteriormente la recogida ha sido normal y no ha faltado ningún día. Como socio de Covap, recibe también la alimentación para su ganado, aunque en este caso señala que hay algunas materias primas que integran la mezcla con la que se alimenta el ganado que han faltado, y en este caso «ha habido que modificar las raciones».

Los ganaderos comparten con los transportistas una situación delicada debido al «desorbitado» precio que han alcanzado los carburantes

decoration

Por su parte, Víctor Muñoz, ganadero de vacuno de leche también de Belalcázar, señala que en general no ha habido problemas en la recogida por parte de Covap y de Lactalis. En cuanto a la alimentación del ganado y como socio de la cooperativa Virgen de la Alcantarilla de Belalcázar, también señala que «de momento no ha habido problemas», aunque hay dos ingredientes de la mezcla de los que ya no se dispone y explica que si la situación se alarga más allá del fin de semana sí podría haber alguna escasez porque en la cooperativa belalcazareña «hay mezclas que pueden durar hasta que acabe el mes».  

Estos ganaderos comparten con los transportistas una situación delicada debido al «desorbitado» precio que han alcanzado los carburantes, a lo que añaden los precios de los piensos y de otros insumos que han subido y que no pueden compensar con lo que perciben por sus producciones.

Compartir el artículo

stats