Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

COMERCIO

El Ayuntamiento de Córdoba espera sacar el bono comercio en noviembre

Aún no se ha adjudicado el servicio de gestión integral de la plataforma que servirá para tramitar dicho bono

Una dependienta de un comercio cordobés atiende a una mujer. CÓRDOBA

El Ayuntamiento de Córdoba espera poder sacar adelante el Bono 10 o bono comercio en el mes de noviembre después de que esta iniciativa acumule ya meses de retraso. El delegado de Gestión, Antonio Álvarez, aseguró hoy que no hay motivos para pensar que no pueda distribuirse para esa fecha, a pesar de que aún no se ha adjudicado el servicio de gestión integral de la plataforma que servirá para tramitar todo lo relativo al Bono 10 o bono comercio y que salió a licitación el pasado mes de mayo.

El Bono 10 o bono comercio es una iniciativa muy esperada por los comerciantes cordobeses desde que el equipo de gobierno prometiera aplicarla como medida para superar la crisis tras la pandemia del coronavirus hace ahora dos años. Los problemas y el encaje jurídico para su puesta en marcha llevaron a PP y Cs a desistir de darlo en 2021 y a retomar la idea un año más tarde.

Para qué sirve

El bono 10 o bono comercio busca estimular el consumo del pequeño comercio cordobés y activar ayudas para los autónomos y empresas de diversos sectores dedicadas al comercio en la ciudad. Asimismo, la idea es conseguir que el uso del bono termine sirviendo para aumentar las ventas, estimular la demanda y dinamizar las actividades comerciales en Córdoba. Aunque en un principio, el gobierno local dispone de una cuantía para esta medida de 400.000 euros,  la intención es llegar hasta los 800.000 euros. 

Para que el bono 10 salga a la calle el Ayuntamiento debe decidir qué empresa gestora o colaboradora sea la que ponga en marcha una plataforma digital que emita los bonos. Esta empresa deberá ponerse de acuerdo con una entidad financiera para que puedan cobrarse los bonos. El pequeño comercio de Córdoba, beneficiario en primera instancia de los bonos, podrá percibir un máximo de 300 bonos de 10 euros por comercio (3.000 euros); mientras que los consumidores, los beneficiarios indirectos del bono, podrán descargarse un máximo de 10 bonos (es decir, que cada persona podrá recibir 100 euros en ayudas). Con el bono, 30 euros de compra tendrá una bonificación de 10 euros (20 euros restantes lo pagará el cliente); 60 euros de compra, 20 euros, y así sucesivamente. 

Los bonos serán nominativos e identificados, de modo que solo la persona que los descargue podrá beneficiarse de los descuentos. Cualquier persona podrá ser beneficiaria de dichos bonos independientemente de su nivel de ingresos, un requisito que no se solicita. Se espera que la medida genere un movimiento económico de 2,5 millones en el comercio de Córdoba. 

Compartir el artículo

stats