Córdoba se adentrará hoy en la primera fase de la nueva normalidad, denominada de transición por el comité de expertos de la Junta de Andalucía, tras decaer anoche a las 00.00 horas el estado de alarma vigente desde octubre del 2020. A esa hora se estrenaron oficialmente las nuevas medidas aunque el toque de queda fuera anulado antes para evitar el paréntesis que habría quedado entre las 23.00 horas y la media noche. Cuando el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, dio a conocer las medidas nadie parecía haber previsto esta situación, lo que obligó al Gobierno andaluz a emitir una aclaración a última hora del viernes ante la incertidumbre de los sectores afectados. Esa modificación, amparada en el margen que establece el decreto del estado de alarma para retrasar una hora el toque de queda, hizo posible que los bares y restaurantes que quisieron pudieran abrir ya anoche hasta las 00.00 de forma ininterrumpida y que los negocios de ocio nocturno tuvieran ocasión de prolongar el servicio a sus clientes hasta las 2 de la madrugada. Este cambio permitió también alargar las salidas nocturnas, sin tope de hora ya, lo que propició un aumento de las concentraciones de jóvenes, que reestrenaron ayer la libertad coartada durante más de un año volviendo a trasnochar.

Con las restricciones apenas esbozadas el miércoles en la comparecencia de Moreno Bonilla, todos los sectores ligados al turismo esperaban ansiosos la publicación del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) para conocer los detalles referentes a restricciones y aforos permitidos en función de los distintos niveles de alerta, algo que no ocurrió hasta el viernes por la noche, una práctica habitual en el ejecutivo andaluz, que mantiene el suspense sobre la concreción de las medidas hasta el último momento. Aunque la hostelería esperaba hacer uso hoy de mesas de 8 fuera y de 10 dentro, la orden publicada solo autoriza esta medida en zonas con nivel de alerta 1. En la capital cordobesa, con nivel 2, se podrá hacer uso del 75% del aforo interior e instalar mesas de 6 en interior y de 8 en exterior. En las de nivel 3, se podrá usar el 50% del aforo interior con mesas de 4 en interior y de 6 en el exterior.

Restricciones en Córdoba.

Restricciones en Córdoba. CÓRDOBA

Una de las consecuencias directas del fin del estado de alarma será la apertura desde hoy de las fronteras de la comunidad autónoma a todo el territorio nacional, lo que hará posible que Córdoba vuelva recibir turistas de toda España. En Córdoba, esta situación coincide con la celebración del Concurso Municipal de Patios, que hoy alcanza su ecuador. Según el BOJA del viernes, en los niveles 1 y 2 de alerta se recomienda no celebrar «verbenas, romerías ni otras actividades festivas populares o tradicionales mientras se mantenga la coyuntura sanitaria». Según fuentes municipales, la fiesta de los patios es posible por tratarse de «un concurso» y no contar con actividades festivas paralelas. La coincidencia del fin del estado de alarma en domingo impidió a muchos turistas potenciales acudir a los patios el fin de semana, aunque algunos se saltaron la medida y adelantaron por su cuenta el fin del estado de alarma. Se espera que en los próximos días se incremente el volumen de turistas en Córdoba, presencia que se hará más palpable en el fin de semana, en el que ya se ha constatado el incremento de las reservas hoteleras. El Ayuntamiento, que monitoriza tecnológicamente los aforos de los patios, extremará la vigilancia para evitar que se superen los aforos. El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Miguel Ángel Torrico, ha asegurado que esta situación ya se previó en el dispositivo de seguridad por lo que «hay un número suficiente de efectivos y de medios para atender cualquier eventualidad».

Niveles de alerta vigentes

Según el dictado del último comité provincial de alertas, Córdoba está dividida en dos zonas, al menos hasta el próximo miércoles. Los distritos sanitarios Córdoba, Guadalquivir y Norte están en nivel de alerta 2, mientras que el distrito Sur figura en el nivel 3, a excepción de Castro del Río, que, con una población de más de 5.000 habitantes y una tasa superior a los 1.000 casos por cien mil habitantes, está en nivel 4 grado 1. Salvo cambios en la evolución de los contagios que obliguen a dar marcha atrás, esta primera fase de transición a la normalidad, condicionada en cada territorio por los distintos niveles de alerta, se prolongará hasta el 31 de mayo, dando paso a partir del 1 de junio a una fase de avance que culminará el 21 de junio para dar paso a la de normalización. El Gobierno andaluz estima que el 70% de los andaluces hayan recibido ya al menos la primera dosis de la vacuna. Hasta el 31 de mayo, los cordobeses podrán moverse por el territorio nacional sin cortapisas y disfrutar de bares y restaurantes hasta las 12 de la noche. Los que deseen acudir a locales de ocio nocturno lo tendrán complicado ya que, de momento, solo el Mercado Victoria, prácticamente el único con terraza al aire libre, parece dispuesto a abrir hasta las dos de la madrugada. El resto, según el sondeo realizado por este periódico, esperará a que el horario se alargue con el fin de que la reapertura de las instalaciones sea rentable. El anuncio de la Junta de dar luz verde al ocio nocturno no fue acogida con buenos ojos por el Gobierno central, que recordó al Ejecutivo andaluz que las medidas impuestas deben respetar los niveles de alerta vigentes y la apertura del ocio nocturno debería producirse al llegar al nivel 1. La comunidad se encuentra aún en niveles de alerta 2 y 3.

Castro

Como el resto de localidades andaluzas que supere el umbral de los mil casos, Castro permanecerá cerrada y sin actividad no esencial. La Junta decretó ayer ambas medidas, elevadas al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que deberá ratificarla o no las restricciones. Será en última instancia un juez quien determine la conveniencia de que los municipios permanezcan aislados durante el periodo establecido. De momento, Castro tendrá que permanecer cerrado a la espera del pronunciamiento del TSJA, que tendrá tres días para decidir. Aparte de Castro, Conquista, con menos de 5.000 habitantes, supera la tasa de mil, si bien en este caso no se ha establecido cierre perimetral, como contemplan las medidas anunciadas por el presidente de la Junta, aunque de continuar en las mismas circunstancias, el comité provincial deberá evaluar los riesgos por si fuera necesaria una corrección.

La prudencia y responsabilidad, clave en esta fase

En los últimos días, los responsables políticos locales y autonómicos han insistido en cada comparecencia en el llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad de la población en esta nueva normalidad, libre de restricciones de movilidad, pero no de contagios. Tanto el alcalde de Córdoba, José María Bellido, como el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, o el vicepresidente, Juan Marín, que visitó Córdoba el viernes, han insistido en la necesidad de seguir cumpliendo las normas en esta transición para evitar aumentos en la curva que obliguen a retroceder.