Partido Popular y Ciudadanos se blindaron ayer en Córdoba frente al seísmo político que ha barrido el tablero político desde Murcia a Madrid en forma de moción de censura y adelanto electoral. Los portavoces de ambas formaciones en el Ayuntamiento de Córdoba garantizaron que la ciudad es «un oasis» en mitad del árido desierto de desencuentros de estos partidos a nivel nacional y exhibieron la fortaleza de su pacto para la estabilidad del gobierno en la capital cordobesa y su compromiso para llegar juntos hasta el final del mandato. 

Lo hicieron ayer cuando la debilidad del equipo de gobierno se hacía más patente en el pleno por la falta empírica de una concejala: Eva Timoteo (Cs), que dimitió el 24 de febrero por la polémica de su sueldo. En la sesión plenaria se tomó conocimiento oficial de esa salida y se solicitó a la Junta Electoral Central la credencial para quien será la nueva concejala: María Luisa Gómez Calero. La número 6 de la lista de Cs y exgerente del Imdeco --que se marchó de este instituto por su enfrentamiento con su compañero de filas Manuel Torrejimeno-- sigue sin decir públicamente si ocupará su puesto legítimo en el salón de plenos, pero todo hace apuntar que así será. Resta saber si lo hará en calidad de edil de Cs (la formación la expulsó por la polémica con el presidente del Imdeco, pero podría haber reconsiderado su situación) o si, como sería más lógico, entrará al grupo de los no adscritos. Se sabe, no obstante, que la lógica en política puede llegar a ser un oxímoron, por lo que habrá que ver en qué queda esta cuestión.

El alcalde, José María Bellido, habla con Isabel Albás. FRANCISCO GONZÁLEZ

Por lo demás, la sesión plenaria de ayer, de nueve horas de duración y una hora más de declaraciones previas, dio para debatir mucho, pero consensuar poco: por unanimidad solo se aprobó una moción sobre juventud (habría que decir que se reaprobó porque esta moción prácticamente idéntica se rubricó en noviembre, en el pleno de remanentes). También se aprobaron dos mociones más con los votos del gobierno local y Vox: una para condenar la violencia desatada tras la entrada en la cárcel del rapero Pablo Hásel y otra para la mejora parcial de infraestructuras, promoción y seguridad de la Fuensanta, que rechazaron los partidos de izquierdas por estar «sesgada» y no haber contado con el consejo de distrito para su confección. Mientras que la moción del 8M se aprobó con la unanimidad de todos los partidos, excepto Vox. 

Por contra, PP y Cs tuvieron que acudir al voto de calidad del alcalde, porque Vox se abstuvo, para rechazar la propuesta de la izquierda de exigir a la Junta de Andalucía una bajada de la ratio en la escuela pública, mientras que la moción para recuperar bienes inmatriculados cayó en la casilla del pozo y de ahí no la quisieron sacar ni PP, ni Cs, ni Vox. Tampoco se aprobó, al ser rechazada por Vox, la moción del grupo municipal popular encaminada a aumentar los fondos europeos que gestionarán los ayuntamientos y que debe distribuir el Gobierno central. El PP lamentó unas declaraciones del PSOE en el Senado en las que se dudaba de la capacidad de gestión de las entidades municipales, y el resto de grupos a excepción de Cs les criticaron no haber sido capaces de ejecutar ni el 60% de su propio presupuesto en Córdoba.

27

Las imágenes del pleno municipal y las protesta a la puerta del Ayuntamiento FRANCISCO GONZÁLEZ

El zuncho de Ambrosio se cuela en el pleno

La investigación judicial abierta a la portavoz socialista, Isabel Ambrosio, por un presunto delito urbanístico eclipsó, como era previsible, parte del debate del pleno de ayer. La concejala socialista no tomó la palabra ni una solo vez (solo en las votaciones), pero eso no impidió que las alusiones indirectas y los ataques directos la convirtieran en la protagonista silente de la sesión. 

Aunque en la moción sobre la bajada de la ratio en la escuela pública (la primera que se debatió), Marián Aguilar (PP) hizo algún juego de palabras con «vía pecuaria» y Rafael Saco (Vox) espetó a la oposición que no habría «zuncho lo suficientemente grande para esconderse», fue en una moción sobre Pablo Hasél cuando el asunto Ambrosio pasó a ser munición y arma arrojadiza. Abrió la espita la portavoz de Cs, Isabel Albás, dejando atrás los juegos florales y los símiles, para decir que no puede compararse un hecho que está siendo investigado por los tribunales, como es el caso de Ambrosio, con el error «administrativo» que cometió Eva Timoteo. El portavoz del PP, Miguel Ángel Torrico, por su parte, añadió que no es conveniente confundir «las churras con las merinas», aunque al final los dos tipos de ovejas «vayan por la misma cañada, porque la cañadas son de todos y uno no se pueden apropiar un poquito de una», en alusión directa a las obras que investiga el juzgado número 3 en la finca de Obejo propiedad de la exalcaldesa.

Torrico: "No conviene mezclar las churras con las merinas, aunque al final los dos tipos de ovejas vayan por la misma cañada, porque la cañadas son de todos y uno no se pueden apropiar un poquito de una"

El concejal socialista José Antonio Romero recurrió a un segundo turno de palabra para defender a su portavoz: «La diferencia es que la señora concejala (Ambrosio) está siendo investigada, pero el caso de la señora Timoteo se ha probado ya, esa es la diferencia, ¿o es que no veía usted Espinete?; y si quieren les recuerdo el correo (que envió Manuel Torrejimeno». En respuesta a las ovejas de Torrico, el edil socialista añadió: «De ovejas y de borregos sabe usted bastante. Le han dado el papel de malo en todos los gobiernos, pero tenga respeto a la justicia que a lo mejor en un tiempo tiene que pedir perdón por lo que ha dicho».

Romero: "La diferencia es que la señora concejala (Ambrosio) está siendo investigada, pero el caso de la señora Timoteo se ha probado ya"

El portavoz del PP también echó en cara a la izquierda que use la presunción de inocencia solo cuando les conviene. «Para unas personas sí y para otras no. Hay personas inmersas en un procedimiento judicial, que sí tienen derecho a la presunción de inocencia, y otras a las que no se les ha abierto causa judicial pero a las que sí hay que pedir responsabilidad política». 

La portavoz socialista también tuvo defensa por parte de la portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, que consideró «muy feo» que se hicieran insinuaciones, ya que «mientras que no se demuestre lo contrario Ambrosio no ha incumplido nada» y aseguró que el caso no es comparable en absoluto con el que le ha valido a Eva Timoteo la salida de la Corporación local.

En la categoría de anécdota quedó, gracias a la recomendación del alcalde, la calificación de Pedro García, portavoz de IU, de la Casa Real a la que tildó de "banda organizada criminal y corrupta". Una vez que el edil de IU pronunció esas palabras el regidor le aconsejó acompañarlas del "presunto" correspondiente, y García le tomó el guante y así lo dijo. "Le agradezco el matiz", le contestó.

Como es habitual en la puerta del Ayuntamiento se concentraron para protestar agentes de la Policía Local y de Bomberos para cobrar el acuerdo del 0,3%. El gobierno local asegura que ya está solucionado el problema que impedía el cobro, pero lo cierto es que la plantilla aún no lo ha percibido.

Protestas ante el pleno municipal FrANCISCO GONZÁLEZ