Kiosco

Diario Córdoba

HISTORIA CORDOBESISTA

El último ascenso del Córdoba CF con Campanero: la hazaña de El Alcoraz

El 24 de junio de 2007, hace justo 15 años, el equipo blanquiverde logró meterse en Segunda División tras noquear a la SD Huesca en un recordado 'play off' | El legendario presidente, ya octogenario entonces, vivió la fiesta en Las Tendillas

Campanero, en la fiesta del ascenso en Las Tendillas en junio de 2007. CÓRDOBA

Qué manera de ascender tan cordobesista. Hubo presión, angustia, conflictos, expectativas desbordadas, brotes de pesimismo, fe en los milagros... El Córdoba CF de la 2006-07, metido en el cieno de la Segunda B, necesitaba a toda costa salir de ahí. Lo hizo finalmente con dos iconos blanquiverdes en lugares principales: en el banquillo, Pepe Escalante, y en el palco Rafael Campanero Guzmán. El eterno presidente falleció el domingo pasado a los 95 años. Este 24 de junio se cumplen exactamente 15 desde el día del último ascenso con él al mando. Fue en Huesca. Quienes lo vivieron no olvidarán jamás uno de los episodios más representativos de la historia del club.

La temporada llegó a su momento cumbre con el equipo muy tocado en todos los aspectos. Su máximo goleador, Javi Moreno, se había lesionado antes de las eliminatorias decisivas. En la primera, ante el Pontevedra, el Córdoba CF salió del atolladero con dos goles de Asen en Pasarón para neutralizar la ventaja local (2-2) y hacer bueno el doble valor de los goles por entonces tras el anterior 0-0 en El Arcángel. Luego llegó la SD Huesca, por entonces un modesto alejado del fútbol de élite. En la ida, los cordobesistas hicieron su trabajo: 2-0. Un formidable testarazo de Pierini en los albores y una obra de orfebrería de Guzmán Casaseca al final dejaron un marcador más que alentador. Quedaba la vuelta. Y qué vuelta.

Hace exactamente 15 años, el Córdoba CF se presentó en El Alcoraz con el reto de terminar la tarea. El club aragonés facilitó un número reducido de entradas para la afición cordobesa, que se desplazó en masa y ocupó uno de los fondos. Allí se creó un cántico que aún perdura: "175, ¡ven y cuéntanos!". El encuentro se torció con un gol del local Camacho a los 25 minutos, pero la incertidumbre se disipó cuando el árbitro Sánchez Maroto señaló penalti a favor del Córdoba con el crono consumiendo los últimos segundos de la primera parte. Lo lanzó el lateral Dani y batió a Rubén Falcón. Con el 1-1, los oscenses necesitaban hacer tres goles más para ascender. No marcaron ni uno solo. Y el Córdoba regresó a Segunda.

Aquel día se aplaudieron más que nunca las acciones defensivas. Jugaron Valle, Pierini, Aurelio, Diego Reyes, Arteaga, Esteban, Juan Navarro, Dani, Guzmán, Asen y Pineda. Salieron en la segunda parte Endika Bordas, Rubén Párraga y un joven Javi Flores. El talentoso jugador del barrio de Fátima, a día de hoy capitán del Córdoba CF, fue uno de los que portó el féretro donde reposaban los restos de Rafael Campanero, que aquella noche del 24 de junio de 2007 fue el hombre más feliz del mundo.

En Las Tendillas, un venerable señor, ya octogenario, bailó sobre el estrado junto a los futbolistas, los técnicos -Escalante, Luna Eslava, Emilio Vega...- y miles de aficionados que arroparon a los suyos en una noche simbólica y fundamental para la supervivencia del club. Hace quince años del último ascenso del Córdoba de Campanero.

Compartir el artículo

stats