+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

María Marcos, primera mujer jefa de seguridad de Moncloa: "Soy feminista sin ambages"

La nueva directora general asegura que aceptó el puesto porque es "un honor" para ella y para la Policía

 

María Marcos. - EL PERIÓDICO / ARCHIVO

MIRIAM RUIZ CASTRO
14/09/2018

Su nombre ha ido acompañado de “mujer pionera” en la mayor parte de su trayectoria profesional. “Es lo que toca”, dice entre risas. María Marcos (Villafáfila, Zamora) es ya la primera mujer directora del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno, y también fue la segunda al frente de una Jefatura Provincial de la Policía Nacional, tiene doce condecoraciones, es una de las siete comisarias principales del Cuerpo y jefa de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV).  “Intento hacerlo lo mejor posible porque, al ser la primera, todo el mundo te mira. Es una manera de abrir brecha para las demás mujeres”.

La ha nombrado el Gobierno con más mujeres de la historia. ¿Es usted feminista?

Totalmente, sin ambages.

¿Es difícil ser feminista en la Policía?

No es nada complicado ser ni feminista ni femenina. Al contrario, siempre he sentido un gran compañerismo. Al principio éramos muy pocas y no dejábamos de ser la novedad, pero partíamos de un apoyo estupendo de los compañeros. No teníamos ni idea de lo que era una mujer policía, no teníamos ningún modelo y lo hicimos las mujeres de la promoción.

¿Por qué ha decidido aceptar un puesto como este?

Porque es un honor, para la Policía y para mí personalmente. Es un reto poderlo hacer y que el resto de las mujeres vean que el puesto es accesible.

¿Le ha dicho el presidente por qué ha pensado en usted para este puesto?

No, no. Ha sido su decisión y bienvenida sea. Es un honor.

¿Cuáles son los principales retos que encontrará?

Es muy pronto, pero el departamento de Seguridad lleva funcionando 40 años, con unos magníficos profesionales, y eso es una garantía. Llega una nueva directora pero hay que valorar al equipo, son muchas las personas que trabajan ahí, no lo perdamos de vista.

¿Piensa marcar alguna diferencia con su antecesor?

Todas las personas imprimimos una parte de nuestro carácter en los trabajos que desempeñamos, siempre se nota. Yo espero que sea para bien. Los diferentes directores antes de mí han ido haciendo lo mejor y adaptándose a las circunstancias, y yo voy a hacer lo mismo.

¿Habría aceptado el cargo si se lo hubiera ofrecido un presidente de otro color político?

Yo soy una profesional de la seguridad, nosotros somos servidores públicos.

¿Le asusta la presión mediática?

En la seguridad lo importante es que no se note. Todos los policías somos profesionales y hacemos nuestra labor de servidores públicos. No hay más.

Entre otros puestos, ocupó Seguridad Ciudadana en Barcelona. ¿Cree que hay un problema de convivencia en Cataluña?

Yo soy policía, no soy socióloga.

Cuando viajó al FIB en avión oficial, Pedro Sánchez alegó que el departamento de seguridad de Moncloa recomienda desde 2015 que los transportes del presidente se hagan por medios aéreos. ¿Comparte esta posición?

Son las decisiones que hasta este momento han tomado los anteriores directores de seguridad y yo no puedo poner la más mínima pega.

¿Entonces va a mantenerla?

Me acaban de nombrar. Anoche todavía estaba trabajando con mis compañeros de UDEV… Pero lo que hayan hecho mis antecesores estará perfectamente hecho, no tengo ningún dato para poner pega alguna. No pongo en duda el trabajo de mis compañeros.

¿Se pudo gestionar de otra manera para evitar la polémica?

Yo solo hablo de los temas técnicos de seguridad, no puedo entrar en otros comentarios.

¿Qué le queda por hacer en su carrera?

Procuro disfrutar el día a día del trabajo e implicarme lo máximo posible. El buen nivel que tiene el departamento de seguridad y de sus profesionales es muy importante, y yo solo espero estar a la altura del trabajo que hacen e intentar mejorarlo.