PÉRGOLA JARDÍN

¿Por qué debería poner una pérgola en mi jardín?

Es realmente imprescindible para disfrutar el verano en tu jardín

Por qué debería poner una pérgola en mi jardín

Por qué debería poner una pérgola en mi jardín

El verano invita a pasar más tiempo fuera de casa, siempre que el calor no sea un enemigo insoportable. Los afortunados que tienen porche o jardín en su residencia pueden pasar las tardes y las noches al aire libre, disfrutando del buen tiempo. Y para que la experiencia sea completa pueden hacer uso de una pérgola. ¿Te preguntas "por qué debería poner una pérgola en mi jardín"? Aquí tienes algunas razones:

El microclima perfecto: menos calor y más sombra

La pérgola es una estructura que aporta un microclima diferente en el jardín, más agradable. Si ya el espacio exterior, con su vegetación, ofrece una temperatura más suave y aporta sombra, la zona ocupada por la pérgola potencia esas sensaciones. Cuando hace calor fuera, en la pérgola se experimenta una sensación más confortable gracias al aumento del espacio sombreado.

Zona de ocio para hacer vida en el exterior

Los espacios que se crean con las pérgolas permiten compartir comidas o cenas en la terraza evitando el impacto del sol. Y si aparece una clásica tormenta veraniega, en la pérgola tendrás más cobijo. Esto permite que puedas colocar mobiliario externo para que esté más protegido, sin absorber tanta humedad y sin deteriorarse tan rápido por la radiación solar.

Más intimidad

Existen muchos tipos de pérgolas, algunas incluso ofrecen la opción de climatizar el ambiente con sistemas nebulizadores, pero lo que resulta indudable es que aportan más seguridad y privacidad. Son espacios recogidos y menos expuestos a miradas ajenas que puedes cubrir con plantas trepadoras o follaje para ganar en intimidad y refrescar más el ambiente.

Amplia variedad de sistemas

Un último motivo de peso que responde a la pregunta de por qué debería poner una pérgola en mi jardín es por la extensa gama de opciones disponibles. En el mercado se pueden encontrar pérgolas de bambú, de lona, de toldo corredero, de aluminio o bioclimáticas, y todas ellas se adaptan de mejor o peor modo a las necesidades de cada familia.

Ganar un espacio habitable en la vivienda, ofrecer un lugar extra de confort y ocio para invitados y mejorar las condiciones climáticas en el porche, esos son los tres argumentos que responden a la pregunta de por qué debería poner una pérgola en mi jardín.