Kiosco

Diario Córdoba

FÚTBOL SALA | INTERNACIONAL

Desenlace agridulce para la España de Boyis en la Finalissima ante Portugal

El combinado nacional, con el menciano como único representante cordobés, se quedó a las puertas del título tras ceder ante el cuadro luso en la tanda de penaltis (4-2) | Tras la disputa del torneo, se reabre el circuito doméstico, con la visita del Córdoba Futsal al Barça a la vuelta de la esquina

Antonio Manuel Sánchez Tienda "Boyis" persigue el balón durante un lance del encuentro ante Portugal. Marcelo Endelli / RFEF

La selección española de fútbol sala volvió a experimentar ese inconfundible regusto agridulce tras quedarse a las puertas de un título, uno de postín, la Finalissima, un certamen en el que los pupilos de Fede Vidal acabaron con la miel en los labios tras caer de forma agónica en una final tremenda ante Portugal (1-1), donde la tanda de penaltis decidió para el lado luso. La escuadra encabezada por el menciano Boyis, único representante cordobés en la lista para el torneo en Buenos Aires, se fue de vacío tras un envite de altura ante su particular bestia negra durante los últimos tiempos, el combinado portugués, que se repuso al gol de Mellado por mediación de Afonso, para terminar adjudicándose la contienda desde los seis metros, donde los dos fallos de La Roja sirvieron la sentencia. 

Sin duda, lo que se vivió en el Pabellón May Terán Weiss fue una batalla antológica entre dos de las principales potencias que actualmente dominan, con puño de hierro, el panorama internacional futsalesco, con especial mención para el de Doña Mencía, que se erigió como único superviviente de la hornada de cordobeses que antaño -hace relativamente poco- comandaban a la escuadra nacional en esta nueva cita, en la que reivindicó el papel de la tierra con una actuación sobresaliente más allá del aciago desenlace. Su papel, también durante la semifinal ante la anfitriona Argentina, capitaneada por el futbolista del Córdoba Fustal, Lucas Bolo, fue vital para alcanzar el partido por el título del certamen, con la reedición del choque entre el cordobés y el blanquiverde que también deslumbró durante uno de los últimos cruces de pretemporada, en la cita ante el Valdepeñas, que volverá a repetirse con los clásicos encuentros entre califas y vinateros que tendrán lugar esta temporada 2022-2023 que tan solo ha iniciado. 

Con la derrota de España en la Finalissima, precisamente, se cierra así el capítulo de selecciones y se abre de nuevo el del circuito doméstico, ahora tras el parón, con el retorno de la competición en el horizonte y un cruce de extrema complejidad para el Córdoba Futsal descontando las fechas. Una visita tan esperada como correosa para los de Josan González, que buscarán resarcirse de la derrota inaugural frente al Noia ante el campeón de Europa, también vigente campeón de Liga, el Barça Futsal, que ya aguarda a la ambiciosa expedición blanquiverde en el Palau Blaugrana (viernes, 20.30 horas). Será un choque de trenes. 

Fede Vidal, optimista con la transición de La Roja

El trabajo de la selección española en esta nueva etapa que ya ha iniciado será arduo cuanto menos, con el objetivo de dar el paso entre el viejo bloque y la nueva brigada de jóvenes talentos que llaman a la puerta. Una transición en toda regla que, en palabras del propio seleccionador nacional, Fede Vidal, se encuentra en marcha y con mimbres ilusionantes para el futuro. “A nivel competitivo el equipo ha estado muy bien. Hemos encajado solo un gol en dos partidos ante dos grandísimas selecciones. Creo que el equipo ha respondido muy bien, hemos tenido un compromiso y una actitud encomiable durante los 90 minutos que ha durado esta Finalissima. Tenemos una buena base, un buen grupo con el que trabajar a partir de ahora pensando ya en los próximos retos, que será la clasificación al Mundial”, confirmó optimista. 

El preparador, por otro lado, también señaló que el equipo sigue inmerso en la búsqueda de esa última tecla que le haga volver a su mejor versión, una empresa que se procuró -sin todo el éxito deseado- ante Portugal, pero que espera poder encontrarse de cara a los compromisos venideros, que también serán de aúpa. “España es una selección a la que no le gusta perder, venimos a todos los torneos a ganar. Tenemos que seguir mejorando, pero con la cabeza alta, creo que hemos hecho un gran trabajo y en ese sentido no podemos reprocharnos nada. Lo que sí tenemos que ver es qué necesitamos para tener ese poquito más que nos haga volver a la senda de la victoria”, analizó posteriormente. 

Compartir el artículo

stats