Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Alberto Díaz-Villaseñor

NO ME DIGAS...

Alberto Díaz-Villaseñor

Desaprender lo aprendido

«El estado del bienestar se ha ido a la porra en manos de gobernantes indocumentados»

Toca desaprender lo aprendido. Cuando algunos peroraban que salíamos más fuertes, la realidad que muchos suponíamos es que salimos igual de fuertes, de frágiles, de temerosos, de valientes, de temibles, de pacíficos, cada cual según su cadacualadas. Y toca desaprender lo aprendido, todo lo aprendido, como era de esperar. Aprendimos, o nos aprendieron, que el estado del bienestar era intocable, pero el estado del bienestar se ha ido a la porra en manos de gobernantes voraces de un gasto que siempre supera a los ingresos y no reduce el derroche en estupideces y en la compra de medios, empresas afines, y en políticas de género o ecologistas desproporcionadas. Aprendimos, o nos aprendieron, a confiar en importarlo todo, desde los recursos más imprescindibles hasta los bienes más prescindibles a precios de risa porque los fabricaban esclavos en cualquier parte del planeta. Aprendimos, o nos aprendieron, a creer en un sistema sanitario infalible, hasta que el poder sacó una y mil tijeras para quitar de nuestra salud a profesionales y medios incluso por encima de lo necesario. Aprendimos, o nos aprendieron, a pensar que no era posible otro sistema educativo peor de los que, uno tras otro, nos venían imponiendo, pero acaban de colocar frente a los espejos curvos de nuestra brumosa desesperanza, la certeza de que si algo puede ir a peor, irá a peor, según la ley de Murphy, que es la que inspira a los ministerios de Educación desde tiempo inmemorial. Cabe ahora desaprender tanta idiocia, tanta incompetencia, pero, conociendo el paño, creo que no lo harán. Seguiremos dependiendo de la energía y los bienes de regímenes desconfiables, en vez de explotar el petróleo canario y nuestra abundancia de minerales raros como el coltán, el litio o el cobalto, de los que podríamos ser líderes mundiales, o en vez de volver a la energía nuclear limpia y segura, porque en este país se ha instaurado la dictadura de un ecologismo desquiciado y discutible que sólo prima a aves y plantas y condena a la pobreza a los ciudadanos, cuando todo sería perfectamente compatible. Con tanto indocumentado gobernando, será imposible desaprender lo aprendido.

*Escritor @ADiazVillasenor 

Compartir el artículo

stats