+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Ars Memoriae

Más de lo mismo

Sobre el nuevo Gobierno y sobre el recurso a las citas de Azaña en el último debate

 

Más de lo mismo -

A lo largo del pasado año, argumenté mi opinión favorable a un gobierno socialista con apoyo parlamentario de Unidas Podemos, también he expresado que si no se alcanzó un acuerdo de gobierno antes de las segundas elecciones fue por la posición de Iglesias, que siempre puso como condición su presencia en el ejecutivo (aunque en apariencia renunciara a ello). Ahora se ha formado un gobierno de coalición, y con independencia de que nos guste más o menos, la realidad es que no había otra alternativa, que el resultado de las urnas ha condicionado la actitud de los socialistas, por muy sorprendente (o contradictoria) que nos pueda parecer. Dado ese paso, desde la posición de votante de izquierdas, la actitud debe ser la de apoyar que salga adelante esa experiencia y que la legislatura se pueda llevar a buen puerto, todo ello a pesar de que haya algunas decisiones que, por estética, se deberían haber evitado, como la presencia de la pareja Iglesias-Montero en el Consejo de Ministros. Recordemos a Wittgenstein: «Ética y estética son una y la misma cosa».

Además de hacer política en positivo, al gobierno le quedará la tarea de enfrentarse a una derecha que, como demostró a lo largo del debate de investidura, no modifica su planteamiento. El pasado martes, en intervenciones más breves, tuvimos más de lo mismo, escuchamos a Casado hablar del peligro del comunismo, como en los mejores tiempos del franquismo, como si el PCE no hubiera sido el artífice de la política de reconciliación o no hubiera jugado un papel clave en el restablecimiento de la democracia en España; Abascal defendió la prisión «perpetua» y puso sobre el tapete a ETA (¿no sabe que ha sido derrotada?) y por supuesto no olvidó al presidente Negrín, de nuevo para ofender su figura y para repetir lo que la historiografía ha demostrado que es falso; en cuanto a Arrimadas, nada más lejos del centro que su discurso. Por fortuna tuvimos la intervención de Aitor Esteban, del PNV, quien supo colocar en sus contradicciones a la derecha a la hora de invocar con tanta frecuencia la figura del monarca. Inapropiadas fueron las palabras de Montserrat Bassa, de ERC, tanto porque respondían sobre todo a un desahogo personal como por la forma. No obstante, a cuantos ponen palos en las ruedas de la gobernabilidad, entiéndase PP y Ciudadanos, no parece que esta les importe mucho más que a la diputada catalana.

Una consideración final. En el debate de investidura, una vez más, apareció la historia, en este caso con el presidente Azaña como recurso, citado por Sánchez, Casado y Abascal, es decir, tanto por la izquierda como por la derecha, incluida su versión extrema. No tengo la menor duda de que el presidente republicano se sorprendería al ver que desde la derecha se utilizan sus palabras, pues en su momento fue objeto de ataques muy duros, como también lo sería a lo largo de la dictadura franquista, cuando los niños que nos educamos entonces, dado lo que se decía de él, estábamos convencidos de que Azaña tenía cuernos y rabo, de que era la auténtica representación del diablo (en mi pueblo, Cabra, llegó a cantarse una canción en la cual se decía que era él quien mandó los «aviones rojos» que lo bombardearon en 1938). Aznar se vanagloriaba de ser lector suyo, cosa que dudo, y si decía la verdad, no parece que fuera capaz de asumir el pensamiento azañista. Pero la derecha debería preguntarse cómo es que ellos no tienen ningún rubor en recurrir a personajes vinculados a la izquierda, mientras que desde estas filas a nadie se le ocurriría, por ejemplo, acudir en su apoyo a citas de Gil Robles o de José Antonio Primo de Rivera. En la respuesta a esa cuestión, las derechas tienen la explicación a algo que es motivo de queja permanente, y de rechazo por su parte: la superioridad moral de la izquierda.

* Historiador

Opinión

La escala de Latude

Miguel Ranchal

Dogmatismos

Desiderio Vaquerizo

Drogas, música y política

Diego Martínez Torrón

Mascarilla para todos

Alberto Díaz-Villaseñor

Corbatas

Miguel Donate Salcedo

Alamares de tu coleta

MAR Gómez Fornés

Populistas

Carmen Martínez-Fortún

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
5 Comentarios
05

Por vecino 12:45 - 14.01.2020

Labordeta, hace años, ya les mandó a la mierda a esa derecha maleducada. Pues eso...

04

Por vecino 12:43 - 14.01.2020

A este gobierno le va a ir muy bien. Este gobierno trae muy buenas noticias para los pensionistas, para los empleados precarios, para las mujeres, para los colectivos discriminados por su opción sexual, para los estudiantes o para aquellos preocupados por el cambio climático

03

Por Unlocal 11:55 - 14.01.2020

Primero un tironcito de orejas a las izquierdas, que son buenas y solo tienen pecadillos de "estética" o de palabrillas inapropiadas... y luego monumental paliza y repaso a las derechas, que por su propia naturaleza son malas, malas, malas. Bueno, profesor, siempre lo mismo, vamos, más de lo mismo.

02

Por Juan Gutiérrez 10:05 - 14.01.2020

Siempre pensé que los historiadores no eran ajenos al errare humanum ya que el equivocarse es consustancial a lo finito de las personas. Ahora bien, andando el tiempo empecé a observar que, como cualquiera, no eran ajenos al olvido consciente de hechos explicativos del presente incierto que nos preocupa. Hoy me pregunto: ¿Puede haber algún historiador que espere congruencia de quien jura lealtad al rey-ciudadano borbón? ¿Habrá algún historiador que crea en la palabra de quien manda al frío a quien, según él, tiene alguna villareja vinculación cloacal y ahora la bendice desde el cielo alcanzado? ¿Habrá algún historiador que se abone al buenismo más o menos colorado-morado sin cuestionar que el hábito no siempre produce el color rojo? No sé, no sé. Empiezo a tener serias dudas.

01

Por sbtnmuriel 9:43 - 14.01.2020

Destacar el supremacismo de un colectivo difuso, variopinto y atemporal como es "la izquierda" me sorprende. La pureza en política me pone en guardia.....es saludable que políticos de derechas citen a gente de izquierdas. Está bien eso de la mezcla....Por más que se empeñen unos y otros tenemos más en común de lo que parece. Hace tiempo que abandoné el maquiavelismo de "buenos y malos" y más en el terreno "izquierda - derecha". La Ética no es patrimonio de nadie y menos de unas siglas o un sector. Hechos de ayer y de antes de ayer así lo confirman.