+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GRAN BRETAÑA EN LA ENCRUCIJADA

Barnier dice que hay tiempo para un acuerdo del 'brexit' "si hay voluntad"

El negociador jefe de la UE desmonta ante la Eurocámara la propuesta británica. El dirigente advierte de que la oferta de Johnson no resuelve los 4 grandes problemas

 

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, durante el pleno de este miércoles de la Eurocámara. - KENZO TRRIBOUILLARD (AFP)

SILVIA MARTINEZ
09/10/2019

"Si bien resulta muy difícil, con buena voluntad por ambas partes sigue siendo posible llegar a un acuerdo con los británicos". Tras las explosivas palabras del presidente de la UE, Donald Tusk, este martes acusando al primer ministro británico, Boris Johnson, de iniciar un "juego de culpas estúpido", el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha intentado devolver un poco de calma a un debate tenso y complicado sobre el que no tira la toalla.

"En este momento grave e importante seguiremos con calma, atentos y constructivos y al mismo tiempo respetuosos con el Reino Unido y sus dirigentes", ha expuesto ante un Parlamento Europeo al que ha acudido a hacer balance junto al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que se ha desentendido de la estrategia de Johnson. "No excluyo la posibilidad de que se llegue a un acuerdo. Michel Barnier y yo seguimos trabajando pero no queremos participar en este juego de culpas que han empezado en Londres", ha avisado el luxemburgués.

SOLUCIONES PRECISAS

La realidad, sin embargo, es que el acuerdo sigue estando lejos. "Para decirlo de forma simple y franca, objetivamente, mientras hablo, no estamos a punto de llegar a un acuerdo", ha admitido Barnier que este jueves se reúne en la capital comunitaria con el secretario de Estado británico para el brexit, Steve Barclay. El francés ha aprovechado su intervención para desmontar punto por punto la propuesta británica que, según ha avisado, no soluciona cuatro grandes problemas.

Ni el control de mercancías en la isla de Irlanda, ni la aplicación de una red de seguridad operativa desde el minuto uno que garantice la integridad del mercado único, ni el veto unilateral del Parlamento norirlandés ni la futura relación que abre la puerta a dumping social o medioambiental. "Necesitamos hoy, no mañana, soluciones precisas, operativas y legalmente vinculantes para ambas partes", ha reclamado. El objetivo sigue siendo cerrar un acuerdo en la cumbre de líderes de la UE del 17 y 18 de octubre. Solo si se consigue el Parlamento de Westminster celebrará una sesión especial para votar el posible pacto.