+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN TERRASSA

Los Mossos detienen a un francotirador que quería matar a Pedro Sánchez

El arrestado, un 'lobo solitario', quería vengarse contra el presidente por la orden de exhumación de los restos de Franco

 

El arsenal intervenido por los Mossos a Manuel Murillo. / MOSSOS D'ESQUADRA -

Redacción
08/11/2018

Los Mossos han capturado en Terrassa a un francotirador que quería atentar contra Pedro Sánchez. Se trata de Manuel Murillo Sánchez, un experto tirador de 63 años, con ansias de venganza contra el presidente por la orden de exhumación de los restos de Franco. La policía catalana halló en la vivienda de este 'lobo solitario'  un arsenal de 16 armas de fuego, incluidos rifles de alta precisión y un subfusil de asalto. Decía estar dispuesto a "sacrificarse por España", según ha adelantado este jueves el diario 'Público' y ha confirmado EL PERIÓDICO.

El arrestado, un vigilante de seguridad privada con un historial de problemas psicológicos, nunca había participado en actos violentos, aunque frecuentara ambientes ultraderechistas. Según explica el mismo medio empezó a buscar cómplices para acabar con ese "rojo de mierda", tal como escribió en un grupo reducido de Whatsapp.

El detenido era miembro del club de tiro olímpico del Vallès, en el que practicaba y competía desde hacía muchos años, y era capaz de modificar y construir armas cortas o largas.

La voz de alarma la dio una coordinadora local de Vox que era usuaria de aquel chat cerrado de Whatsapp, al ver que Murillo pasaba de lanzar continuas invectivas y amenazas contra el líder del PSOE, a solicitar inequívocamente apoyo logístico para cometer un atentado contra Sánchez.

Vox ha hecho público un comunicado en el que sostiene que no revelará la identidad de la coordinadora local, que actualmente figura en la causa como testigo protegido. La formación de ultraderecha también ha resaltado que Murillo nunca ha sido afiliado ni ha tenido ninguna relación con el partido.

Los Mossos solicitaron una orden de entrada y registro del domicilio de Manuel M., donde el pasado 19 de septiembre hallaron 16 armas de fuego cortas y largas, incluido un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador checoslovaco Skorpion vz. 61 y cuatro rifles de alta precisión, capaces de acertar un blanco hasta a 1.500 metros de distancia. Además, en su coche llevaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

Moncloa pidió discreción
Tras su detención. efectuada hace tres semanas, se avisó a Seguridad de la Moncloa, pero el Ejecutivo decidió que lo mejor era la discreción, así que no se comunicó el incidente. Ha sido este jueves, tras saltar la noticia, cuando Sánchez ha confirmado los hechos a la ejecutiva del PSOE.

El 21 de septiembre, el Juzgado de Instrucción número 4 de Terrassa acordó la prisión provisional del detenido. El 4 de octubre, el Juzgado de Instruccrión número 3 de la misma localidad ratificó el encarcelamiento. La investigación se ha abierto por conspiración para atentar contra autoridad con uso de armas, amenazas graves, tenencia ilícita de armas, municiones y explosivos y un delito de odio.

 El detenido fue trasladado a la cárcel de Brians-2, en Sant Esteve Sesrovires, cerca de Martorell, donde confesó nada más ingresar sus intenciones de atentar contra Pedro Sánchez. 

La seguridad del presidente no ha estado comprometida
Fuentes de la Moncloa han asegurado este jueves, tras trascender la información, que "en ningún caso se ha visto comprometido la seguridad del presidente". Las mismas fuentes han manifestado que este tipo de amenazas son "una constante a la que, por supuesto, no debemos acostumbrarnos". Moncloa ha hecho también un llamamiento a seguir trabajando "por la serenidad en el debate político".