Síguenos en redes sociales:

QURTUBA SECURITY CONGRESS EN CÓRDOBA

Expertos en ciberseguridad advierten del riesgo de usar la red sin precaución

Cada vez hay más personas que son víctimas de extorsión o estafa por sus errores de privacidad. Recomiendan aumentar la cautela y no compartir información ni fotos personales en internet

Expertos en ciberseguridad advierten del riesgo de usar la red sin precauciónAraceli R. Arjona

Tienen la costumbre de subir a Facebook las fotos familiares en la playa, con sus hijos en bañador, piensan que lo que publican en las redes es inofensivo, dejan a su hijo navegar con el móvil sin ningún tipo de precaución?

Veinte expertos en ciberseguridad se dan cita desde ayer en Qurtuba Security Congress #Q2k17, la tercera edición de un congreso al que se han inscrito más de 600 personas y que tiene como finalidad informar, formar y concienciar sobre los riesgos que implica el mundo digital cuando no se toman las medidas de precaución adecuadas. Y es que hoy en día se puede ser muy culto en el mundo analógico y un completo analfabeto digital expuesto a todo tipo de riesgos invisibles. «Estamos asistiendo a una situación muy compleja, se están poniendo las vías a la vez que viene el tren y ese tren es de alta velocidad, ¡cuidado!», afirma Selva Orejón, perito judicial en onBranding que ayer ofreció una de las ponencias más aplaudidas de la mañana en torno a la protección de la identidad digital. Si en el mundo real, según el refrán, «somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras», en el cibermundo somos esclavos de nuestra huella digital, es decir, toda la información que vamos colgando en internet a lo largo de nuestra vida y que deja de ser nuestra en cuanto que se comparte.

«Hay mucha gente con necesidad de comunicarse a través de las redes sociales, pero esa necesidad y urgencia lleva a cometer muchos errores de privacidad», afirman los expertos, que recomiendan no tomarse a la ligera el uso de redes sociales solo porque estén generalizadas. «Todas esas herramientas (Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram...) tienen ya un apartado de configuración en seguridad y privacidad que cualquier usuario debería repasar y ver toda la información que está compartiendo con personas desconocidas y con la propia red», explica Orejón, que recomienda «limitar la privacidad al máximo y pensar antes de publicar».

Lo malo es que basta un click para acceder a red social, pero hace falta todo un manual de instrucciones y un traductor simultáneo de las instrucciones para moverse con seguridad por él. De ahí que las redes se conviertan en un peligro en manos de analfabetos digitales, que aún representan un porcentaje muy elevado del total de usuarios que las manejan.

La precaución como principio vale para el uso doméstico de las redes y también para el profesional. «Cuando queremos tener presencia corporativa, no se puede hacer al tuntún sino que ha de hacerse de forma muy meditada, saber qué número de teléfono se va a dar y nunca el mismo que se usa habitualmente, usar un correo de google business para poder recuperarla más fácilmente, configurar muy bien la seguridad y privacidad y tener cuidado con quién va a gestionar esa información y que sea de máxima confianza porque si no puedes estar a un click de alguien que se pueda quedar con nuestras redes», recalca Orejón.

Colgar información sin conocimiento puede generar importantes problemas, desde acoso a sextorsión, estafas, suplantación de identidad o influir por ejemplo en la contratación de una persona, ya que muchas empresas suelen rastrear la identidad digital de los candidatos a determinados puestos. Aunque solo salten a la luz los casos más mediaticos, los expertos advierten que los casos delitos digitales están creciendo exponencialmente por la ligereza con que se usan las redes y el desconocimiento de la población en general. En onBranding, por ejemplo, reciben una media de cuatro casos de violencia de género digital a la semana, también son frecuentes las víctimas de personas que utilizan identidades falsas para cometer delitos. Por eso, advierten de la necesidad de formarse o, de lo contrario, nunca compartir información que comprometa la intimidad propia o de terceros. «Si la gente supiera dónde acaban las fotos en bañador de sus hijos, no las colgarían», aseguró Orejón. Mejor pasarse en precaución que quedarse corto.

El congreso, que continuará hoy en el IES Fidiana, incluye seis horas de ponencias y 27 horas de talleres sobre temáticas diversas que abarcan desde cómo funcionan los satélites militares a fórmulas para recuperar la soberanía de nuestros datos en la nube, ambas impartidas ayer por expertos en los ciberseguridad Óscar Tebar y Jorge Louzao, respectivamente. También se han abordado la defensa de los sistemas bancarios y cómo defenderse de ataques a sistemas financieros y criptodivisas o la ciberguerra.

El evento, de carácter gratuito para los participantes, ha sido organizado por el grupo @qurtubacon, que pertenece a la Asociación Nacional de Profesionales del hacking ético y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento y el patrocinio de varias empresas, la Fundación Cajasur y el Colegio de Abogados de Córdoba. Durante el congreso, tendrá lugar un concurso de CTF (Capture the flag) que consiste en una serie de pruebas y retos a resolver empleando técnicas de hacking, cuya finalidad es identificar y promocionar el talento en materia de ciberseguridad. Y es que, entre los asistentes al congreso, figuran un número importante de alumnos de los distintos ciclos formativos de informática de los institutos Gran Capitán y Fidiana de Córdoba. El ganador del concurso acudirá al Cybercamp 2017 en Santander.

Pasa a la página siguiente

Pasa a la página siguiente

Pulsa para ver más contenido para ti