INCIDENCIAS EN EL NUEVO SERVICIO RECIÉN ESTRENADO

Renfe habla de una "anomalía" en el Alvia de Extremadura y asume no poder cumplir el horario

En compensación, rebajará un 50% los billetes mientras busca solución al tren. El trayecto Badajoz-Madrid acumuló este viernes un retraso de una hora y media

Nuevo tren Alvia puesto en servicio en Badajoz. / EP

Nuevo tren Alvia puesto en servicio en Badajoz. / EP

Rocío Sánchez Rodríguez

Las pruebas que se hicieron tanto de la nueva plataforma como del Alvia parece que no han servido para mucho. Es ahora cuando el presidente de Renfe, Isaías Táboas, informa de que ese Alvia, que cubre el trayecto Badajoz-Madrid, presenta «anomalías», las cuales provocan que se reduzca la velocidad en algunos tramos con pendiente, por lo que "se está trabajando con el fabricante para solucionar este problema".

De este modo, la solución que se propone, de momento, es asumir que no pueden cumplir los tiempos de viaje ya establecidos, de manera que se van a cambiar los horarios a otros ‘más reales’, en los que se tardará en hacer el recorrido Badajoz-Madrid "unos pocos minutos más". No se ha especificado cuántos porque aún no se sabe.

Para compensar, Renfe lanzará una oferta de una rebaja del 50% en todos los billetes de este Alvia mientras se encuentran soluciones.

Son las medidas que tanto el presidente de Renfe como su homóloga de Adif, María Luisa Domínguez, ofrecieron este viernes en Mérida tras reunirse con la consejera de Transporte de la Junta, Leire Iglesias. El encuentro apenas se extendió media hora.

"Sobrecalentamiento"

La anomalía, registrada en la "tarjeta del disyuntor", en palabras técnicas, hace que se reduzca la velocidad del tren cuando aprecia un sobrecalentamiento. Este contratiempo "no fue detectado en el periodo de pruebas" de la nueva plataforma ferroviaria extremeña "ni en los diez años" que este tipo de trenes llevan funcionando, aseguró Táboas, que pidió disculpas por la situación del ferrocarril extremeño.

Asimismo, añadió que "los trenes Alvia son de lo mejor que tiene Renfe, pues llevan años circulando con toda satisfacción por otras líneas de España y tienen una fiabilidad de 175.000 kilómetros entre avería y avería". "Sin embargo -prosiguió-, en Extremadura, con tramos que tienen pendientes más exigentes, unido a las altas temperaturas que no ayudan a la refrigeración, hemos detectado que el sistema, al ver que hay un sobrecalentamiento y para proteger el motor, ralentiza la velocidad y hace que el tiempo de viaje sea superior al ofertado".

Por su parte, Domínguez explicó que en la infraestructura ferroviaria se han producido cuatro incidencias que han provocado retrasos significativos. Tres de ellas están relacionadas con las agujas o sistemas de desvío en la línea y uno con un fallo en la cometida eléctrica.

Los relacionados con las agujas o desvíos viene derivados de "una avería o falta de ajuste de un motor, y por incidencias a la hora de la comprobación automática del itinerario del tren en cuanto a la nueva línea o a la antigua. Cuando el sistema no puede comprobar el itinerario, reduce la velocidad como medida de seguridad".

Para dar solución, una brigada de la línea AVE Sevilla-Madrid está reajustando y comprobando el motor, a la vez que Adif ya ha reforzado las brigadas y el personal de mantenimiento.

"Somos conscientes de las molestias", reconoció Domínguez, quien señaló que son «incidencias que en los ajustes de cualquier entrada en servicio pueden ocurrir, pero se han acumulado de forma excepcional».

En cuanto si la línea estaba o no preparada para estrenarse, aseveró que "se han cumplido todos los protocolos de seguridad, con sus respectivas pruebas de fiabilidad tanto de infraestructuras como de señalización, entre otras".

Habría que recordar que desde su estreno, el pasado martes, el tren rápido ha sufrido incidencias y retrasos todos los días. El último este viernes: el Alvia Badajoz-Madrid de las 7.25 horas llegó a destino con hora y media de demora.