CULTURA

Lope de Vega debuta como actor en una nueva versión de su Fuenteovejuna

La obra se representa en Fuente Obejuna entre el 18 y 23 de agosto

La obra se representa entre el 18 y el 23 de agosto

La obra se representa entre el 18 y el 23 de agosto / EFE / Rafa Alcaide

Un cómico cuenta a Lope de Vega el hecho de Fuenteovejuna, narrado en las crónicas de Rades y Andrada, manuscrito escrito por el calatravo en 1572, y empieza a pergeñar la obra, una versión que se representará entre 18 y el 23 de agosto en Fuente Obejuna (Córdoba) y que supondrá el debut como actor del Fénix de los Ingenios en un paralelismo en dos planos de acción, entre los siglos XV y XVII.

"Hacemos, en un recurso muy cinematográfico, que el personaje de Lope de Vega se vaya introduciendo en la obra, a la vez documentándose y creándola él mismo, se mantiene durante la representación y va guiando la historia y jugamos con que se introduzca en la escena", explica a Efe uno de los directores de la adaptación, José Carlos Cuevas.

"Lo que la gente va a ver es cómo se imagina su 'Fuenteojevuna'", remarca el otro director de la representación, Pedro Hofhuis.

"Es como si la obra estuviera en la cabeza de Lope de Vega, se está creando en su cabeza, se imagina la batalla épica, la reconquista, la historia", inquiere Cuevas, que será el único de los veintidós actores principales, no figurantes, que no será voluntario del pueblo de Fuente Obejuna, porque en la selección nadie se presentó para el personaje del escritor.

Hay, incluso, un momento "en el que el propio cómico le dice: 'estos personajes no aparecen en las crónicas que te he pasado'", a lo que el autor responde: "Ya, ya, pero es que las comedias se hacen metiéndole un poquito de ficción", ha detallado.

Esta es otra de las características de esta 'Fuenteovejuna', "jugamos entre la ficción y la realidad histórica", dice Cuevas, lo que no quita que "mantengamos en un porcentaje altísimo" la fidelidad a la obra, apuntilla Hofhuis.

A apenas un centenar de metros de la Plaza de Lope de Vega, donde se desarrolla la conversación entre ensayos, un grupo de mujeres se afanan en la sede del Centro Juvenil en ajustar el centenar de prendas del vestuario de época.

Juani Fontalba y Mari Carmen Alcázar son las dos que menos reticencias tienen para hablar a cámara para explicar que "arreglamos lo que está estropeado y hacemos cosas nuevas también, cada año hacemos cosas diferentes" y que tienen "muchísimas pruebas" a los actores y figurantes, unos más exigentes que otros.

Como sus compañeras, dedican unas tres horas diarias a la faena, tan desprendida como el resto de los participantes del pueblo, que tiene una población de 4.505 habitantes repartida en el núcleo principal y catorce aldeas.

La tercera gran desemejanza sobre alguna representación anterior, la primera fue en 1992, es la interpretación de los versos ante una realidad excepcional: "Hay gente que se sabe la obra entera, todos los personajes, me parece algo maravilloso lo que ocurre en este pueblo", dice Pedro Hofhuis.

En la compañía malagueña 'Jóvenes Clásicos', de donde proceden los directores, "lo que hacemos es que los actores comprendan qué es lo que están diciendo".

Ensayos de 'Fuenteovejuna'

Ensayos de 'Fuenteovejuna' / EFE / Rafa Alcaide

Y es que, aclara, "generalmente, cuando trabajas con gente que no es profesional de la escena, memorizan el texto y lo sueltan, no se detienen a pensar qué quiere decir cada verso, cómo está construida la estrofa, qué significa, porqué se utiliza un tipo de estrofa y no otro en esa escena y todo eso tiene un sentido que está en los cánones del Siglo de Oro".

Por ello, precisa, "una gran parte de nuestra labor es que entiendan todo lo que están diciendo, porque, una vez que lo comprenden, pueden expresarlo de una forma más natural".

Así lo exponen en la plataforma que da acceso al Ayuntamiento de Fuente Obejuna, en la Plaza de Lope de Vega, donde Antonio Cabezas, maestro de Primaria que acaba de entrar en la bolsa de interinidad de la Junta de Andalucía y que hace de Frondoso, Andrea de la Torre, actriz y graduada en Comunicación Audiovisual en búsqueda de empleo y que interpreta a Laurencia, y Antonio Cabezas, actor y operador logístico en paro, que asume el papel del comendador, ensayan una de las escenas cumbre de la obra.

"Acércate a ella", falsea el plano Cuevas con Frondoso para una mejor recogida gráfica de la escena por Efe, tras lo que Hofhuis le inquiere a Frondoso que ponga una "cara de mala ostia, Antonio, como si suspendieras las oposiciones".

"Aquí ganan los calatravas y en la otra los realistas", refiere José Carlos Cuevas, ya en la parte baja de la plaza, en una zona inundada de arena, donde los dos bandos guerrean espaldas en ristre bajo la dirección del maestro de esgrima Jesús Esperanza, tres veces olímpico y con más de treinta años trabajando con actores.

"¡Vamos, a primera!", grita Esperanza, que ha creado "una metodología de enseñanza para actores y actrices donde desarrollo una serie de pautas de seguridad” para garantizar la integridad física de quienes fingen el combate.

Su trabajo se divide en dos partes, "los cursos y luego, poco a poco, vamos creando la coreografía con estas pautas de seguridad", tras lo que "podemos darle ritmo", lo que permite "unas peleas con credibilidad para que el público sienta que realmente se están peleando".

Carmen Chaves es maestra de Primaria interina en Castilla-La Mancha y concejala de Turismo, Educación e Igualdad , además de la responsable municipal de la obra.

Este año es Jacinta, el papel principal que le quedaba por representar, tras haber sido Isabel de Castilla en la que se presentó en Almagro en 2015, Pascuala en la de 2016 y Laurencia en 2018.

Acentúa su sempiterna sonrisa cuando el periodista bromea con un halagüeño futuro político. La actual alcaldesa de Fuente Obejuna, Silvia Mellado (PSOE), fue Laurencia en 2004, Isabel de Castilla en 2006 y Pascuala en 2008 y en 2015 recuperó la Alcaldía para los socialistas.

"'Fuenteovejuna' es un acontecimiento importante para nosotros, es la manera que tenemos de contar nuestra historia cada dos años", concluye.