La patronal de hostelería de Córdoba Hostecor ve con buenos ojos la modificación del decreto que lleva a cabo la Junta y que permitirá a la terrazas de bares y restaurantes tener música, tanto en directo como grabada, durante seis meses al año en horario de 13.00 a 00.00 horas. Según el presidente de Hostecor, Francisco de la Torre, es obvio que se trata de una oportunidad «que nos interesa económicamente» porque será un «servicio añadido» con el que cuenten los negocios de hostelería. Más allá del beneficio que puedan sacar los empresarios, De la Torre también cree que es una buena forma de apoyar al tejido cultural cordobés y, en especial, a los músicos que están empezando. 

A ello añade que muchos de los estudiantes del conservatorio podrían ofrecer música en directo en distintos negocios gracias al decreto, por lo que sería un beneficio compartido. De la Torre habla, por ejemplo, de poner a cuartetos de cuerda o a músicos tocando el piano en espacios icónicos de la ciudad, como San Miguel, la plaza de la Corredera o la de Jerónimo Páez. Para ello, Hostecor se compromete a presentar proyectos concretos y consensuados y, como recuerda De la Torre, «la última palabra siempre la tiene el Ayuntamiento».

El choque entre hosteleros y vecinos en este tema es evidente. El Consejo del Movimiento Ciudadano ya dejó clara su postura en contra de esta medida cuando se anunció la modificación del decreto. Ahora, la crítica es más evidente porque la norma, agarrándose a la declaración de Córdoba como zona de gran afluencia turística, amplía el permiso para música en terrazas durante más meses y durante más horas.

Sobre dichas críticas, el presidente de Hostecor entiende que «no se puede estar instaurado siempre en el no por el no» y cree que «no debe generalizarse» y meterse a todos los hosteleros en el mismo saco. Desde la hostelería buscarán una aplicación amable de la medida que pueda garantizar la convivencia y, según De la Torre, «actuaremos contra los empresarios que saquen el pie del tiesto, pero la iniciativa puede generar mucha actividad cultural».

Vecinos del casco

Si esto convence a los vecinos o no habrá que verlo. De momento, los del casco histórico rechazan de facto la modificación. Tanto la presidenta del Consejo de Distrito Centro, Lourdes Martínez, como el vicepresidente de la asociación La Axerquía, Antonio Cerrato, tienen claro que se trata de un movimiento que prima los intereses económicos por encima de los vecinales y que puede provocar que la zona se quede más vacía de residentes de lo que ya está. 

Veladores en la vía pública. CÓRDOBA

Cerrato apunta que ya se dan avisos a la Policía por las molestias que causan ciertos locales de hostelería y «no acuden», por lo que ve complicado que vayan a estar pendientes de que se cumpla el decreto a rajatabla. «Parece que quieren intentar echarnos», lamenta, por su parte, Lourdes Martínez, que añade que «si ya molestan los músicos callejeros que no tienen permiso, no me quiero imaginar cuando cada bar ponga su propia música».

Desde los colectivos vecinales se intentará mantener una reunión con el Ayuntamiento para poner todas las cartas sobre la mesa, mientras que también se plantea la posibilidad de pedir amparo al Defensor del Pueblo con una queja formal.