El comité de garantías de Ciudadanos estudia si la elección de la nueva dirección del partido en Córdoba ha respetado los estatutos del partido. La renovación de los órganos de dirección de la agrupación local tuvo lugar el pasado 20 de septiembre y a este proceso electoral se presentó una única lista que fue elegida por unanimidad. Al frente de la misma se ha situado como nuevo coordinador de la agrupación local el abogado Cristino Cobacho, quien está acompañado en la nueva dirección por Francisco Javier Rojas (secretario), Eduardo Fernández de la Torre (responsable de administración logística), Jeśus Lupiañez (enlace institucional), José María García (comunicación y relaciones sociales), José Díaz (afiliados y simpatizantes) y María Auxiliadora Cámara (relaciones con vecinos y sus agrupaciones).

Fuentes del partido naranja confirman a este periódico que la interpretación de un artículo de los estatutos de Cs (en concreto el artículo 22 del capítulo tercero) ha llevado al comité de garantías a tener que estudiar el caso de Córdoba ya que una de las personas de la nueva dirección es un cargo de libre designación en estos momentos. En concreto, el capítulo que podría haberse infringido es el tercero de los estatutos de Cs que versa sobre el derecho al sufragio activo y pasivo. En el artículo se recoge que "todos los afiliados tienen derecho a participar como electores y elegibles en la elección de los órganos de dirección y gobierno del partido", si bien entre las incompatibilidades se observa que no tendría derecho "el personal de libre designación, entendiendo por tal los nombrados por el comité ejecutivo, u otro órgano, o por un grupo institucional del partido, que no podrá concurrir a ningún proceso electoral interno, ni ocupar ninguna responsabilidad orgánica, a excepción del comité ejecutivo, consejo general, o comités autonómicos".

Según las mismas fuentes, el comité de garantías de Cs se pronunciará la semana próxima e indican que caben varias posibilidades según lo que decida: aceptar la nueva dirección sin cambios, ordenar repetir las elecciones internas o bien hacer dimitir a la persona que sufriría la incompatibilidad, nombrar un sustituto y respetar al resto de la lista.

Tras su elección hace solo unos días, la nueva directiva de la agrupación local de Cs expresó su convencimiento de que “Córdoba necesita seguir teniendo un proyecto moderado, de centro y liberal que siga impulsando la transformación de Córdoba hacia una ciudad más competitiva, inclusiva, sostenible y moderna”.