Kiosco

Diario Córdoba

urbansimo

Derriban la antigua discoteca Palazzio para construir viviendas

La sala vivió años de gloria, pero también de polémicas con los vecinos

Antigua discoteca Palazzio, en la avenida del Brillante. A. J. GONZÁLEZ

La antigua discoteca Palazzio, situada en la avenida del Brillante en Córdoba capital, está siendo derrumbada y, en su lugar, se edificarán viviendas. Ya han comenzado los trabajos de demolición, avalados por la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), para echar abajo un mítico inmueble que, antaño, dio bastantes quebraderos de cabeza a sus vecinos. En lugar de un pub nocturno, que llevaba cerrado ya varios años, en el espacio que se quede, según ha podido saber este periódico, habrá un edificio de viviendas. Una empresa ya estuvo interesada en el terreno para levantar apartamentos turísticos, sin que la iniciativa prosperara como sí lo ha hecho la solución habitacional.

La discoteca Palazzio abrió sus puertas en el verano del año 2012 y rápidamente se convirtió en uno de los recursos nocturnos favoritos de los cordobeses. Los problemas no tardaron en llegar, sobre todo por parte de los vecinos, que llegaron a recurrir al Defensor del Pueblo en pos del derecho al descanso y que colgaron carteles en sus balcones en los que podían leerse mensajes como «No a la discoteca».

El pub se mantuvo abierto hasta principios del año siguiente, cuando el Ayuntamiento de Córdoba ordenó su cierre. A finales del 2012 la Policía Local había emitido un informe en el que nombraba varios problemas de seguridad en el local, como uno que tenía que ver con la salida de emergencia. Los técnicos de Urbanismo se pusieron manos a la obra para determinar si se podían otorgar los permisos necesarios a la discoteca, que reabrió ya con todo en regla tres semanas después de haber suspendido la actividad.

En medio de toda la trama, los trabajadores de la discoteca llegaron a concentrarse en el patio de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) y anunciaron que iban a querellarse contra los vecinos, al tiempo que señalaban al por entonces portavoz municipal de IU, Francisco Tejada, por urdir una campaña de «acoso y derribo» contra la sala de fiestas. Alegaban también desde la discoteca que los ruidos que se generaran fuera de la misma eran responsabilidad de la Policía Local y no de los responsables de Palazzio.

La discoteca vivió unos años de gloria, los mismos en los que la zona del Vial Norte era lugar de concentración nocturna. Esos tiempos ya pasaron y Palazzio acabó en el olvido de las noches de desenfreno.

Compartir el artículo

stats