Kiosco

Diario Córdoba

LA CRÓNICA

El Córdoba CF empieza como acabó: golea al Unionistas y es líder

El equipo de Germán Crespo ofreció una actuación plena de seriedad y perseverancia para terminar noqueando a su rival por 4-1 ante el delirio de El Arcángel | Carracedo, Simo, Casas y Willy anotaron los goles en un estreno ideal en la Primera RFEF

36

Las imágenes del Córdoba CF-Unionistas de Salamanca A.J. González

Nueva categoría y viejos hábitos. El Córdoba CF se estrenó en la temporada del mismo modo que terminó en la anterior. Goleó y se convirtió en el líder después de despachar una actuación más que notable. Que el Unionistas de Salamanca era un oponente de rango quedó pronto demostrado. La Primera RFEF exige más en todo. Los blanquiverdes lo entendieron, lo asumieron y actuaron. El sufrimiento en algunas fases del choque no les cayó de sorpresa. El Córdoba actual parece tenerlo todo previsto, hasta los borrones. En el primer tiempo lo pasó mal, pero en el segundo supo ganarse la fiesta con una actuación impecable. Carracedo, Simo, Casas y Willy firmaron los tantos en una noche en la que más de diez mil espectadores se congregaron en El Arcángel, un estadio que sigue alimentando su aura de invencibilidad. El titular del Reino ha ganado todos los partidos de Liga desde el último de la desaparecida Segunda B hasta el inaugural de la Primera Federación, con un pleno triunfal en Segunda RFEF. Una locura.

El primer once de Germán Crespo fue toda una declaración de intenciones. El granadino incluyó a cuatro de los fichajes, redobló su apuesta por los talentos en progresión como Simo, Casas y Puga, entregó galones a los dos iconos veteranos -Javi Flores y De las Cuevas- y, por encima de entradas y salidas, insistió en su estilo de siempre. Le ha ido bien hasta ahora, los jugadores le entienden y los objetivos se han ido cumpliendo. Si no tiene una poderosa razón para dar un volantazo no se va a salir del carril.

Las endorfinas se le dispararon al personal viendo a Javi Flores levantar la copa de campeón de Liga 21-22 en la Segunda RFEF, un lugar en el que fueron felices pero al que nadie quiere volver jamás. Con un ambiente como hacía tiempo que no se veía -en un mes de agosto, ojo-, el Córdoba se plantó con empaque, tocando y buscando abrir grietas en un Unionistas que salió con las líneas pegadas y a verlas venir, esperando el desliz local. Y así encontró su primera ocasión en una contra montada por Blázquez tras robar la pelota a Calderón en la zona de medios y que terminó con disparo de De la Nava. El Córdoba no dudó y siguió a lo suyo, buscando en las bandas a Carracedo y Simo. El marroquí empezó a sentir pronto los rigores de los marcajes en esta Primera. Los jugadores iban con todo y antes del primer cuarto de hora ya había mostrado un par de tarjetas Lax Franco, que no parecía dispuesto a que el asunto se le fuera de las manos. Lo de madurar partidos toma una nueva dimensión con el salto de división. Una cosa es querer y otra que te dejen. El Unionistas no se dejó manejar. Por primera vez en mucho tiempo, en El Arcángel había una pelea entre iguales.

Borja Díaz, de cabeza, asustó a Carlos Marín. Más angustia pasó Salva de la Cruz cuando escuchó, tras verse rebasado por un trallazo lejano de Carracedo, el sonido del poste rechazando el balón. Los anfitriones iban con más decisión, buscando las acciones de uno contra uno con Carracedo muy activo y Calderón también marchándose arriba con soltura. Casas, en la punta mientras tanto, se peleaba con los defensas a la espera de que le cayese algún balón rematable.

Simo Bouzaidi celebra su gol en El Arcángel. A.J. González

Después de la pausa de hidratación, el Unionistas tuvo dos situaciones claras. Un disparo de Borja Díaz quedó frenado por la mano de Gudelj, que se había lanzado a ras de césped, y el árbitro no vio nada. El veterano delantero madrileño, ex del Hércules, exigió a Carlos Marín en un cabezazo picado que el meta almeriense atrapó justo en la base del palo. Al poco, Carlos De la Nava la mandó arriba en un disparo en carrera tras anticiparse a Gudelj. Los blanquiverdes pasaban sus peores momentos ante la escuadra de Raúl Casañ, cada vez más segura. Una lesión de Borja Díaz, que estaba torturando a la zaga cordobesista, le hizo abandonar el campo en el tramo final de una primera parte en la que los de Crespo dieron un arreón. De las Cuevas no acertó a rematar tras una acción de estrategia y Diarra se dejó caer en el área sin que el árbitro apreciase nada. Camino del vestuario, el Córdoba -y todo el estadio- ya se habían dado cuenta de que las categorías están por algo. Y que habría que hacer algo más que sudar.

Y aparecen los extremos

Estuvo más punzante el Córdoba en el retorno al campo. La hinchada se desgañitaba en los ánimos a los suyos, que en el bautismo en la nueva categoría estaban pagando un duro peaje. Hay más presión por todo, pero fundamentalmente por la conciencia de que las pifias se pagan caras. Los de Crespo insistían ante un adversario que dejaba a los de casa manosear el balón hasta la zona de tres cuartos. Ahí se transformaban y al Córdoba le costaba manejarse en esa selva. Puga y De las Cuevas se combinaron para meter un balón en el área al que llegó el meta del Unionistas antes que Casas. El rambleño es re roca, no se rinde fácilmente. En el minuto 54, tras un saque de esquina de De las Cuevas, se encontró con el balón en área y también con un puñado de defensas acosándole. La tocó para que cayera a los pies de Carracedo, que lo voy claro: la reventó hacia la red. El 1-0 desató el delirio en el estadio y puso en efervescencia al Córdoba. Casas, a pase de Simo, conectó un tiro con el empeine que se fue junto al palo cuando lo tenía todo a favor.

Antonio Casas celebra con la grada su gol al Unionistas. A.J. González

Con los cordobesistas en pleno desmelene, De las Cuevas a la contra le envió un pase fantástico a Simo, que iba en carrera, y el extremo marroquí le pegó con habilidad para colocarla dentro. Con el segundo encajado, el Unionistas se cambió el guion. Pagaba el esfuerzo anterior, que le había servido para albergar esperanzas, y ya se le hizo todo cuesta arriba. Pero no bajó los brazos. Ya sabe de qué va esta categoría, donde no se puede dar nada por sentado antes de tiempo. El Córdoba se sintió animado y vigoroso, con su afición entregada, y siguió apretando. El Unionistas recuperó el resuello con un gol de cabeza de Mario Gómez, que se adelantó a Gudelj. Pero la réplica la puso Antonio Casas, que se marcó una acción para el recuerdo: destrozó a su marcador con un regate en el que pisó la pelota y después la envió por encima de Salva de la Cruz.

Carlos Marín le hizo un paradón a Beneit, que le remató a quemarropa, para evitar que el Unionistas le metiera picante al final. No solo no sucedió, sino que el Córdoba agrandó la herida de su rival con el cuarto de la noche. Willy Ledesma le metió el balón por debajo de las piernas al portero del Unionistas para multiplicar el jolgorio en El Arcángel. El Córdoba sigue líder, ahora en Primera Federación.

Ficha técnica:

4 - Córdoba CF: Carlos Marín, Carlos Puga, Dragisa Gudelj, Jorge Moreno, Calderón, Diarra, Javi Flores, De las Cuevas, Christian Carracedo, Simo y Antonio Casas.

Cambios: Kike Márquez por De las Cuevas (66'), Cedric por Simo (80'), Willy Ledesma por Casas (80'), José Ruiz por Carlos Puga (84') y Adrián Fuentes por Carracedo (84').

1 - Unionistas de Salamanca: Salva De la Cruz, David Vicente, Jon Rojo, Ramiro, Mario Gómez, Nespral, De la Nava, Borja Díaz, Tropi, Blázquez y Beneit.

Cambios: Juampa por Borja Díaz (46'), Óscar Sanz por Tropi (64'), Mawi por Blázquez (64'),

Goles: 1-0 (54') Christian Carracedo. 2-0 (61') Simo Bouzaidi. 2-1 (71') Mario Gómez. 3-1 (75') Antonio Casas. 4-1 (89') Willy Ledesma.

Árbitro: Lax Franco (Comité Murciano).

Tarjetas: Gudelj (13') y Javi Flores (83') por parte del Córdoba, y Borja Díaz (10'), Nespral (83') y Ramiro (87') por el Unionistas.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 1 del campeonato nacional de Liga en el Grupo 1 de la Primera Federación, con 10.631 espectadores en El Arcángel, con algo más de un centenar de seguidores desplazados desde Salamanca. En los prolegómenos del partido se entregó al Córdoba CF el trofeo que le acredita como campeón de Liga en la pasada temporada en el Grupo 4 de la Segunda RFEF.

Compartir el artículo

stats