Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

La inercia del gol en el Córdoba CF: una maquinaria incansable

El cuadro blanquiverde encadena más de ocho meses desde el último partido en el que no consiguió anotar un gol, a domicilio ante el Ceuta (0-0) | Los de Germán Crespo ya contabilizan un total de 70 dianas desde entonces

Antonio Casas y Gudelj celebran un gol durante el último encuentro en El Arcángel del pasado curso. Francisco González

La vocación ofensiva de este Córdoba CF es una realidad casi innegable. Desde la llegada de Germán Crespo, la filosofía y estilo que rodea al bloque blanquiverde ha sufrido una transformación radical hacia un modelo con una única cosa en el punto de mira: el gol. Ya lo reconoció el granadino durante diversas fases de la temporada pasada, este equipo busca hacer el segundo antes de salvaguardar la ventaja con el primero, y es algo que se está viendo ratificado una y otra vez en cada momento que salen al campo. No es de extrañar que su bagaje ascienda a márgenes casi inverosímiles, pues el combinado califa lleva 30 partidos consecutivos anotando al menos un gol -tanto oficiales como amistosos-, haciendo un mínimo de dos en 21 de ellos. Una carta de presentación tremenda para el debut en Primera RFEF

Fue durante el lejano choque ante el Ceuta, en el Alfonso Murube, cuando se contabilizó el último antecedente en el que el Córdoba CF no fuera capaz de sumar una diana a su cuenta particular (0-0), allá por el mes de diciembre del pasado año. Desde entonces, el resultado más repetido ha sido goleada tras goleada, ofreciendo un coeficiente de 2,33 tantos por encuentro, sinónimo de los 70 anotados en este lapso de tiempo. De esta forma, otra estadística en claro es que el 2022 también está siendo el año blanquiverde, en el que más allá de incluso haber conseguido el ascenso, no se ha bajado el ritmo una sola vez, contabilizando una única derrota, la recentísima ante el Sevilla Atlético durante la pretemporada (2-1), aunque aún así habiendo apuntado otra muesca más al casillero. 

Ya durante la pasada temporada se firmaron unas cifras estratosféricas de cara a puerta, cerrando el curso con un total de 86 goles a favor, que volcaron el coeficiente goleador más alto de las cuatro primeras categorías nacionales, con un disparatado 2,52 por encuentro. Son estas unas estadísticas que también comandaron con mano de hierro sobre el Grupo 4 de Segunda RFEF, que a día de hoy aporta tres integrantes al Grupo 1 de Primera RFEF, donde el Córdoba CF prácticamente dobló al segundo equipo más goleador de la sección, el Mérida, que cerró con 49 dianas. Cifras que invitan a la reflexión hasta a los propios rivales del cuadro califa, cuyo objetivo real antes de cada partido es el encontrar la fórmula de desactivar a la maquinaria incansable del gol que tienen enfrente. 

Un único borrón permanece en este aspecto en el expediente, el último partido oficial, incluso más allá del vivido en Ceuta, en el que sobre el papel los de Germán Crespo no sumaron un gol más a su cuenta particular, o al menos de forma oficiosa. Ese fue el célebre partido disputado en Maspalomas ante la UD San Fernando, ganado con solvencia en el terreno de juego, por un claro 0-3, aunque transformado en un 3-0 tras la alineación indebida de Javi Flores, con la correspondiente pérdida de los tres puntos. Aquel fue el único tramo de flaqueza en la temporada blanquiverde, que tuvo algo más de mordiente durante el tramo final tras toda una campaña comandada con puño de hierro, aunque acabó cerrándose de igual forma con más de un mes de antelación y con mucha autoridad. 

De izquierda a derecha: Diarra, Sergio Benito y Javi Flores, celebrando el tanto ante el Villarreal B. A.J. GONZÁLEZ

Los protagonistas del gol

Si hablamos de la parcela goleadora, es un obligado también hacerlo de los autores por excelencia de este Córdoba CF, que liderados por un incansable Antonio Casas, pichichi de la pretemporada y máximo goleador del curso pasado (17), suman cifras estratosféricas bajo la mano de Germán Crespo. En esa situación partieron futbolistas como Willy Ledesma (16), Miguel De las Cuevas (13) o Adrián Fuentes (13), escuderos por excelencia y que secundaron la producción del rambleño con cuotas de cara a puerta nada desdeñables, enconando la lucha por el máximo artillero hasta el último momento y pasando el testigo de la misma de mano a mano blanquiverde durante diversas fases del campeonato. 

Lo de esta pretemporada no ha sido diferente, salvando las distancias de la categoría, la evidente falta de rodaje en una puesta a punto y el aluvión de caras nuevas, que con todo han dejado un bagaje de 16 tantos a favor, por 9 en contra, a lo largo de los también nueve compromisos amistosos disputados, con hasta 11 goleadores diferentes. Las nuevas armas también se han acoplado a la perfección, con las primeras dianas de jugadores llamados a marcar la diferencia como Sergio Benito (2), Cedric Teguia (2), Diarra (1), Kike Márquez (1), Carracedo (1) o la también inestimable aportación de uno de los viejos baluartes blanquiverdes, Simo Bouzaidi (2), que ha vuelto del verano totalmente desatado.

 Sea como sea, lo de este Córdoba CF apunta alto a apenas unas pocas fechas de dar el pistoletazo de salida en Primera RFEF, con un duelo de altura ante el Unionistas de Salamanca para abrir boca (sábado, 21.30 horas, El Arcángel), y con toda una cascada de pruebas en este intento del “segundo paso” de vuelta al fútbol profesional. Goles, al menos, no faltarán en este aspecto. 

Compartir el artículo

stats