Kiosco

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

El hábitat de Kike Márquez en el Córdoba CF: pura vocación ofensiva

El atacante ha ocupado dos demarcaciones diferentes en los tres primeros encuentros de pretemporada del equipo | La mediapunta, el lugar desde el que el sanluqueño ha anotado su primer gol como blanquiverde

Kike Márquez durante una sesión de trabajo en la Ciudad Deportiva. MANUEL MURILLO

Está buscando sitio. La pretemporada del Córdoba CF también sirve para eso, para que cada pieza vaya encontrando acomodo dentro del esquema califa, en el que las incorporaciones van acoplándose. En esa situación parte uno de los pesos pesados de la nueva plantilla: Kike Márquez, que tras las primeras semanas como blanquiverde ha encontrado su hábitat ideal dentro del planteamiento de Germán Crespo, con el que ya se ha estrenado de cara a puerta y regalado detalles más que interesantes. El sanluqueño, ese hombre para todo de mediocampo hacia arriba, pura vocación ofensiva, comienza a alzar el vuelo tras la pertinente aclimatación a su nueva vida en El Arcángel.

La raíz del asunto con Kike Márquez radica precisamente en la demarcación final que ocupará dentro de los plantes del técnico granadino, en los que ya ha figurado hasta en dos posiciones diferentes. La zona de confort del gaditano se encuentra en la mediapunta, aunque durante el debut ante el Granada ocupó el extremo izquierdo. Su llegada también vino propiciada debido a esa polivalencia para incluso desenvolverse como delantero, alternativa que el propio Juanito reconoció tras su fichaje: “Si ahora nos dijeran, teniendo a Kike Márquez, de mirar a Gorka Santamaría, pues probablemente no lo haríamos”, zanjó el director deportivo blanquiverde, señalando que Márquez no solo se ve como un arma para el enganche o los costados, sino también como un nueve al uso en determinadas circunstancias.

Los números del atacante, ciertamente, lo avalan, tras una carrera plagada de protagonismo en el terreno de goles y asistencias. Durante el pasado curso, sin ir más lejos, se apuntó la friolera de 11 goles y 10 asistencias, repartidos entre su primera vuelta en el Extremadura y su fulgurante segundo tramo con el Albacete. Unos registros que suscriben su buen hacer ofensivo, pero que contrastan con la también llegada de Sergio Benito, que cierra la puerta a una hipotética participación partiendo como punta de lanza para la ofensiva blanquiverde. De una forma u otra, habrá alternativas, aunque Kike Márquez ya ha sido de la partida desde dos posiciones diferentes en apenas tres encuentros, con un nivel más que notable en todas ellas. La pelota, por el momento, queda en el tejado de Germán Crespo.

Cogiendo sensaciones

El rendimiento de Kike Márquez también está yendo de menos a más durante la presente pretemporada, en la que comenzó regalando detalles aunque de forma menos protagonista, con pasos serios pero no brillantes por los dos primeros amistosos de la puesta a punto ante el Granada (1-0) en El Arcángel y frente al Almería (1-2) en Montecastillo. Fue en el último encuentro, ante el Sevilla Atlético, en el que además de anotar su primer gol como blanquiverde sumó los minutos de más calidad desde su llegada. Incisivo, rápido, atrevido y acertado de cara a puerta, cartas de presentación hasta ahora algo inéditas pero que prometen.

La revolución de la segunda mitad en el encuentro en el Jesús Navas vino precisamente de su mano, conjuntamente con un también inspirado Sergio Benito, los dos grandes agitadores del encuentro tras una primera parte gris. Fue esa segunda unidad la que consiguió apearse en cierta medida del dominio sevillista, con un auténtico golazo del sanluqueño tras una asistencia de lujo de Christian Delgado. El resultado, más anecdótico que significativo dadas las fechas que corren, también refleja los primeros pasos de un atacante llamado a ser determinante en el nuevo curso que se avecina para los de Germán Crespo. La cosa va cogiendo temperatura.

Compartir el artículo

stats