Que el Córdoba CF tiene en su mano el ascenso a Primera RFEF es algo tan claro como los números que muestra la clasificación. El conjunto blanquiverde terminó el 2021 con 37 puntos, que pueden convertirse en 40 en caso de que los cordobesistas se impongan al Vélez en el primer encuentro del 2022. Algo previsible no solo por la línea inmaculada de los cordobesistas en casa, sino también viendo que el conjunto axárquico solo suma dos victorias como visitante, una de ellas en los despachos (el 0-3 ante el Antequera, que ha recurrido ante la RFEF) y un empate en San Fernando. El resto de encuentros, cinco (seis si contamos el referido partido en Antequera), los ha contado por derrotas.

Finalizar la primera vuelta con 40 puntos, por lo tanto, es más que factible para un Córdoba CF que en El Arcángel se está mostrando intratable. Ocho victorias en otros tantos encuentros para convertir el coliseo ribereño en el puntal básico para el objetivo del ascenso marcado desde antes del comienzo de la temporada.

Entre otros motivos, porque los números de los blanquiverdes como visitantes, siendo buenos, son «humanos». Hasta cuatro equipos más en el Grupo 4 de Segunda RFEF sumaron los mismos puntos o más que los pupilos de Germán Crespo en la primera vuelta cuando actuaron fuera de casa. El Córdoba sumó 13 puntos tras ganar en Chapín, en Coria y en Lepe y arrancar un punto en Tamaraceite, Las Palmas, Ceuta y La Palma, cayendo solo en su visita al Villanovense. Esos 13 puntos son los mismos, por ejemplo, que lograron también el propio Ceuta y el Coria, mientras que el Mérida sumó un punto más como visitante y el Cacereño dos. De hecho, el Cacereño solo sumó una derrota como visitante: en El Arcángel, por 5-0, mientras que ganó cuatro partidos y empató otros tres.

El 'efecto espejo'

Pensando en una segunda vuelta en la que el Córdoba CF hiciera un efecto espejo, los blanquiverdes tendrían que aspirar a sumar otros 13 puntos lejos de El Arcángel. Y para ello han de visitar a cuatro de los seis peores locales del Grupo 4. El Panadería Pulido es el peor, con un punto de 21, y el Mérida es el segundo que menos produce como local, con seis puntos logrados en el Romano de 21 en disputa. El San Fernando es el tercero en ese ranking, con siete puntos de 24, y el Cádiz B es el quinto, con 10 puntos de 24. También visitará al Antequera, que ha logrado 11 puntos sobre 24 disputados en El Maulí, o al Don Benito, que si bien solo ha caído derrotado en un partido en el Emilio Macarro, no es menos cierto que solo ha ganado dos, por lo que ha cosechado cinco empates. En resumidas cuentas, seis de las nueve visitas que ha de realizar el Córdoba a otros tantos adversarios son más que asequibles, no solo para puntuar, sino incluso para lograr la victoria. Así, esos 13 puntos logrados en la primera vuelta son más que factibles no solo de volver a lograr, si no de verse superados con respecto al primer ciclo.

El Arcángel marca diferencias

Te puede interesar:

Pero en donde tiene el Córdoba CF su principal bastión es en El Arcángel. Como visitante no pasaría de ser uno de los mejores, al igual que en la primera vuelta. Pero repetir la serie en casa supondría llegar a una cifra de puntos imposible para sus perseguidores. El equipo de Germán Crespo, una vez alcanzados esos 40 puntos ante el Vélez, tendría ante sí otros ocho partidos en El Arcángel: Xerez Deportivo, Coria, Tamaraceite, Mensajero, San Roque de Lepe, Villanovense, Las Palmas Atlético y Ceuta. Hacer pleno en esos ocho encuentros elevaría la cifra hasta los 64 (sumando los 40 del final de la primera vuelta). Si a esos 64 se le sumaran los mismos 13 logrados en la primera vuelta, el Córdoba se iría hasta los 77 puntos.

En la actualidad, el segundo clasificado es el Cacereño, con 30 puntos. Obviamente, si el Córdoba repitiera en la segunda vuelta los mismos números que en la primera obligaría al Cacereño a algo que es imposible: ganar 16 de los 18 encuentros que aún le restan. Pero para que esas cifras se den, el reto para el Córdoba no será tanto el lograr esos 13 puntos cuando viaje lejos de la ciudad, algo que ha demostrado que tiene en la mano, sino repetir sus números en casa. Y ahí, El Arcángel debe ser decisivo. Si la pasada campaña el Córdoba fue el equipo que más notó el cierre de los estadios, en esta ha de ser el que más note el empuje de su afición. Y en la primera mitad de la temporada ya marcó diferencias.