Con una sonrisa de oreja a oreja aunque sin perder de vista el siguiente objetivo. El Córdoba CF regresó a los entrenamientos en la Ciudad Deportiva después de vencer la Copa RFEF el pasado martes. El 1-0 frente al CD Guijuelo otorgó un título al club, una circunstancia que será inolvidable. Sin embargo, la competición en el grupo 4 de la Segunda RFEF no ofrece tregua y en el horizonte aparece la AD Mérida para aprovechar la tesitura. El choque del sábado en El Arcángel (18.00 horas) exigirá nuevamente soluciones a un Germán Crespo que no deja de sorprender últimamente con la gran cantidad de rotaciones dispuestas sobre el verde.

Willy, trabajo en el estadio

En la sesión de este jueves no estuvieron el delantero Willy Ledesma -con trabajo específico en el estadio-, el lateral Álex Meléndez ni tampoco el extremo Samu Delgado. Estos dos últimos tienen lesiones de larga duración. Por su parte, el mediapunta Miguel de las Cuevas y el medio Álex Bernal formaron junto al recuperador, Javier Poveda, realizando ejercicios con el balón. Ambos jugadores se quedarán fuera de los siguientes envites. El alicantino, presumiblemente, tendrá unas semanas por delante para mostrar mejoría de una microrrotura muscular. El sevillano, por su parte, sitúa la fecha de retorno en la próxima jornada liguera frente a Las Palmas Atlético. 

El joven Julio Iglesias -que fue titular en la final y se retiró lesionado para ser suplido por Javi Flores-, pese a comenzar la activación, acabó marchándose de las instalaciones del Camino de Carbonell antes de la media hora hacia el feudo ribereño. Del filial aparecieron el defensor Tala y los centrocampistas Abreu y Christian Delgado.

Crespo no cargó en demasía a los que tuvieron más participación en la Copa RFEF. De hecho, a los 40 minutos focalizó el entrenamiento en los que esperaron su oportunidad desde el banquillo dejando al resto estirando. El desempeño con el esférico -basculaciones, centros y remates a portería- puso el punto y final a la fría matinal.

Christian Delgado golpea el balón en la sesión de entrenamiento de hoy en la Ciudad Deportiva. Chencho Martínez

Un giro al once tras el choque copero

Hasta un total de ocho variaciones hizo el entrenador granadino entre la derrota sufrida en Villanueva de la Serena (1-0) y la victoria en la Copa RFEF. Los únicos que repitieron de inicio fueron el lateral izquierdo Ekaitz Jiménez, el extremo Simo Bouzaidi y el delantero Antonio Casas, un dato llamativo que dejaba a las claras la necesidad de repartir minutos para llegar lo mejor posible al duelo contra los emeritenses.

La portería, que no presentaba ninguna duda hasta hace solo unas fechas, ahora contempla la decisión sobre si Crespo continuará con Felipe Ramos bajo los palos o si por el contrario volverá a conceder la titularidad liguera a Carlos Marín -de inicio en las dos últimas jornadas-. En principio, José Ruiz -en el perfil diestro de la zaga-, José Cruz y José Alonso -ambos centrales- están en óptimas condiciones para afrontar el desafío liguero y ocupar las plazas de Ricardo Visus y Bernardo Cruz. Habrá que ver si Ekaitz repite o si se buscan alternativas para el vasco. Una de ellas sería la de situar a Ruiz en la otra banda y continuar con Carlos Puga atrás.

La aparición de Viedma y Julio Iglesias en el arranque con el Guijuelo podría dar paso a Toni Arranz y Javi Flores -sobre todo al comprobar que Iglesias siente molestias después del golpe recibido- o a Christian Delgado. Para la zona ofensiva -extremos y el puesto de delantero- existe el socorrido abanico con muchos elegibles: Adri Fuentes, Simo, Luismi Redondo y Omar Perdomo pretenden estar ahí para el entrenador. A la espera de lo que pueda suceder con Willy Ledesma, Antonio Casas aguarda en pos de convertirse en la referencia contra los emeritenses.