+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FERIA DEL LIBRO

Antonio Manuel se adentra en las contradicciones del siglo XX

De componentes históricos, también se centra en la política, el ‘thriller’ y el amor. El escritor presenta en el Bulevar ‘El soldado asimétrico’, su última novela

 

Antonio Manuel, junto a Javier Ortega y algunos de sus lectores. - SÁNCHEZ MORENO

Carmen Lozano Carmen Lozano
31/03/2017

El escritor, intelectual, activista político y profesor universitario Antonio Manuel presentó ayer de una forma bastante atípica, ayudándose de sus propios lectores, su última novela, El soldado asimétrico, en la que hace una radiografía «de la vida de cualquier ser humano» y de las contradicciones del siglo XX, tomando como referente a un narrador «asimétrico», ya que le falta una pierna, pero que también «es asimétrico en lo emocional, en lo político y en lo moral, mientras busca la simetría, lo que considera la perfección y el ideal, en un poeta miliciano», señaló el escritor.

Una de las piezas claves de la obra --que tiene mucho componente de histórica, pero también de política, de thriller y de amor, lo que la convierten en una novela «de géneros»--, es su ubicación en el siglo XX, momento que el autor considera «una metáfora de lo peor y de lo mejor del ser humano», y que el narrador atraviesa en tres capítulos, que son las piezas de las que se compone la vida. La primera, señaló el autor, es la pérdida, «porque desde que naces ya estás perdiendo», y aquí el narrador enumera todas las pérdidas que va sufriendo al principio de su vida, incluida su pierna. Por otro lado, continúa el autor, «está la búsqueda», que se desarrolla durante la guerra civil, cuando «intenta encontrar ese ideal», y, por último, el equilibrio, «que llega después de que abdique de ese ideal, enamorándose perdidamente de su simétrico, que lo entrega todo por él de forma anónima, colocándose en el lado del corazón y no en el de la razón», una simetría que para Antonio Manuel simboliza el propio siglo XX. «En nombre de la razón se bombardeó Hiroshima y Nagasaki, y en una aparente sociedad culta se gaseaba a judíos, gitanos y repubicanos», continúa el escritor, que asegura que «en nombre de la razón se han cometido demasiadas barbaries» y para el que esta obra también supone una «especie de reivindicación» del corazón. Por otro lado, lo que el autor considera que hace diferente esta novela es la comunión entre «el fondo y la forma», dando importancia a su valor literario e intentando llegar a «un hermanamiento entre el mensaje y la forma de contarlo» porque la literatura no puede ser «un arma vacía, hueca».

Temas relacionados