Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

María Olmo

La rueda

María Olmo

A Guerra eso no le interesa

El PSOE llega tarde con su invitación, o al menos eso ha dicho el exvicepresidente

El PSOE se ha olvidado de invitar al que fuera número dos del PSOE -diputado durante 37 años y pergeñador de las políticas que llevaron a este partido al éxito más rotundo- a la celebración precisamente de esto último, del 40 aniversario de la mayoría absoluta en la que, con 202 diputados, comenzó esa frase certificada por los hechos: «A España no la va a reconocer ni la madre que la parió». Alfonso Guerra, entrevistado ayer en Canal Sur por Jesús Vigorra, no decepciona nunca. Su inteligencia y capacidades, sus salidas cortantes marca de la casa y la claridad con la que responde cuando quiere dan interés a sus entrevistas. Su monumental capacidad de desprecio, expresada con mayor suavidad por un hombre que dice que con los años ha cambiado y ahora tiende más a intentar comprender que a juzgar, es también seña de identidad. Le pregunta Vigorra quién es más de izquierdas, si Pedro Sánchez o él, y responde «no me interesa». Dos o tres veces suelta la misma respuesta, pronunciándose solo sobre cosas que sí le importan, o recordando pasados de los que ‘sí le interesa’ dejar clara cuál fue su posición, qué hizo o cómo se expresó. Interesante su postura sobre Bildu –no se les pide solo que sean demócratas de nuevo cuño, sino que condenen el terrorismo y colaboren para esclarecer los 300 crímenes de ETA que han quedado impunes- o sobre el indulto a José Antonio Griñán, que considera una cuestión de humanidad y no un pronunciamiento político.

De este ratito que se ha hecho corto, no sé si me han entretenido más los «no me interesa» que las respuestas argumentadas. En cuanto al ‘olvido’ del actual PSOE (al que tanto critica) y a su decisión de no contar con Alfonso Guerra para el acto del próximo sábado (decisión que no le ha «cogido de sorpresa»), se limita a ironizar: «¿Que yo no estaba hace 40 años?, estupendo, habría otros». Asombra la sectaria descortesía con la que se ha organizado un acto destinado a robustecer el socialismo. Desde el PSOE le han dicho a mi compañera Isabel Morillo que no se había cursado ninguna invitación para el evento del próximo sábado en Sevilla al tratarse «de un acto abierto», pero que, visto el error cometido con varios dirigentes y exdirigentes históricos (o menos históricos, como Susana Díaz), la dirección había empezado a levantar teléfonos para recuperar a esos ‘no excluidos’. Como si a un exvicepresidente del Gobierno y factótum absoluto del PSOE durante al menos una década hubiera que convocarlo igual que a un militante de base de Dos Hermanas, con un cartel. Con Guerra llegan tarde, ya tiene otros planes, ha dicho. O quizá es que no le interesa.

Compartir el artículo

stats