Kiosco

Diario Córdoba

Miguel Aguilar

LA VIDA POR ESCRITO

Miguel Aguilar

Qué harán los monaguillos

El PSOE ha perdido el centro ante el moderado Juanma Moreno

La trayectoria de este PSOE de Pedro Sánchez se está volviendo inquietante. Ya ha perdido de forma catastrófica las tres últimas elecciones regionales. Y en todas ellas se ha echado en falta un reconocimiento público del fracaso y un examen de conciencia de cara a la ciudadanía. En estas últimas andaluzas, las explicaciones ofrecidas por el partido han sido la siguientes: cierta inercia para votar al partido de gobierno, la abstención de muchos votantes socialistas, un trasvase de votos hacia el PP ante el peligro de que Vox se hiciera imprescindible; y también el reagrupamiento de la derecha, que quizás apunta hacia el bipartidismo.

Todos esos efectos parecen contribuir en cierta medida a la mayoría absoluta de Juanma Moreno. Pero esa no es toda la explicación. Para empezar, la totalidad del voto de Ciudadanos, parte del cual es sociológicamente de centroizquierda, ha ido a los populares, o sea que el PSOE-A no ha sido capaz de convencer a estos votantes moderados. En resumidas cuentas, el PSOE ha perdido el centro ante el moderado Juanma Moreno. Ese es el hecho en Andalucía. Pero también lo perdió en Castilla y León. E incluso en Madrid, frente a esa imagen más radical de Ayuso. En Madrid, además, le ha surgido un competidor directo en Más Madrid.

Tras estas pérdidas catastróficas, la dirección del PSOE sigue sin hacer una autocrítica seria y, además, suponen que ninguno de esos resultados regionales es extrapo-lable al conjunto de España. Porque, según ellos, la ciudadanía vota en clave muy dife-rente en unas municipales, en unas regionales o en las nacionales. Algo de verdad hay en esta reflexión. Pero esa esquizofrenia tiene límites y los ciudadanos también tenemos nuestras líneas rojas.

En Andalucía, la voz ha sido clara y contundente: queremos un gobierno estable que gobierne para la mayoría, respetuoso con las minorías, no un gobierno construido a toda costa reuniendo intereses, a veces mezquinos, de unas cuantas minorías, incluidas aquellas que públicamente, como los independentistas catalanes, reconocen que sostendrán el Gobierno mientras les convenga a corto plazo y, a largo plazo, intentarán destruir el estado, esta España democrática que es de todos.

Quien gobierna el PSOE está despreciando los posibles argumentos empleados por sus potenciales votantes para retirarles su confianza. Deberían intentar averiguar por qué ha ocurrido esto, si no lo saben, y si lo saben, deberían reflexionar sobre ello públicamente, dando explicaciones claras y convincentes sobre los motivos que han llevado al Gobierno a establecer sus prioridades políticas y el precio que hay que pagar por ellas en comparación con las alternativas.

A modo de ejemplo, el presidente Pedro Sánchez debería explicarnos y convencernos de que el coste para el país de tener a Podemos en el Gobierno es inferior a no tenerlo. O que el coste de apoyarse políticamente en ERC y demás independentistas catalanes, concediéndoles todo tipo de exigencias, manteniendo una mesa de negociación política bilateral, indultando a los condenados por el intento de golpe de estado, etc... Es inferior al coste de mantener una postura dialogante, pero firme, consensuada con el resto de las fuerzas políticas constitucionalistas. Y tres cuartos de lo mismo en relación con Bildu. Porque parece claro que esos nuevos amigos del PSOE le han hecho perder votos de ciudadanos de toda España que antes eran como de la familia. Y a la vez han hecho crecer ese apéndice de la derecha populista y nacionalista, Vox, cuyo populismo es fiel reflejo del populismo de izquierda, Unidas Podemos, y cuyo nacionalismo español es la respuesta lógica al intento de socavar y sustituir por la fuerza la identidad nacional española por una miríada de identidades nacionales diferentes.

La única manera en que el PSOE recuperará el centro es volviendo a él. Y para eso tiene que liberarse antes del yugo de sus nuevos mejores amigos. ¿Qué hará Pedro Sánchez con todo esto? ¿Qué harán los monaguillos?

*Profesor de la UCO

Compartir el artículo

stats