Kiosco

Diario Córdoba

Joaquín Pérez Azaústre

Lamentaciones

Esos padres justo al otro lado del cordón policial. Queriendo entrar, pidiendo un chaleco antibalas, preguntando a la Patrulla Fronteriza dónde estaban los SWAT, el grupo especial de élite para situaciones de alto riesgo, mientas Salvador Ramos tenía casi una hora para disparar. Puedo imaginar mi respuesta: creo que solo podrían pararme de una forma para impedirme entrar. Pero también pienso en que esos padres querían lo mejor para sus hijos y, aunque se les revolvieran las tripas, atendieron a unas opiniones expertas: había que esperar. Hay versiones contradictorias --entre testigos y agentes de la Patrulla Fronteriza--, pero parece ser que en Uvalde, Texas, Salvador Ramos dispuso de al menos 40 minutos para disparar: 19 niños y dos profesoras asesinados, más 17 heridos. 19 niños, muchos de ellos con sus padres justo ahí, frente al colegio. Hace nada, el 16 de mayo, fue el 18 cumpleaños de Salvador Ramos. Esa mañana, los padres de esos 19 niños no podían imaginar que la vida se les había empezado a oscurecer. Les prepararían el desayuno igual que cualquier día, sin saber que sus hijos y ellos mismos ya estaban comenzando a morir. Porque, para celebrar su cumpleaños, Salvador Ramos compró dos rifles semiautomáticos AR-15 y munición. Parece ser que había sufrido acoso en el colegio al que se dirigió, para vaciar el cargador sobre todos los niños que encontrara. Siempre hay una razón -que no una justificación- para estas cosas. Pero tardaran lo que tardaran los SWAT en abatirlo, lo cierto es que tarados hay en todas partes. La diferencia, Biden, Obama, Trump --porque siempre os lamentáis igual-- es poder comprarte dos fusiles de asalto por tu cumpleaños con normalidad constitucional. Si conoces la causa y no actúas, todo es hipocresía y golpes de pecho. Algo así como las gentes que se llevan las manos a la cabeza en España cada vez que hay un crimen o una violación salvaje, pero luego se indignan si les hablas de prisión permanente revisable.

*Escritor

Compartir el artículo

stats