Kiosco

Diario Córdoba

Jose Manuel CuencaToribio

Historia en el tiempo

José Manuel Cuenca Toribio

La cultura en España (3)

«Apostemos porque la principal institución cultural sevillana se sitúe en vanguardia»

Estrechamente vinculada por incontables lazos geográficos e históricos, cualquier diagnóstico o prospectiva acerca del futuro cultural de la antigua ciudad califal hace muy aconsejable su comparación con el pasado y futuro de la misma actividad en Sevilla.

Esta, bien sabido es, no obstante las grandes oportunidades para contemplar con optimismo el curso de su inmediato porvenir, no se encuentra hodierno en una coyuntura sociocultural propensa a la esperanza. Sin adarme de hipercrítica, su antaño pujante y variada red museística dista pesarosamente del dinamismo y vigor que ostentara en el final del franquismo e inicios de la bienaventurada Transición; al mismo tiempo, su no menos poderoso hasta hace unos lustros entramado académico, con entes que figuran entre los primeros organismos de tal índole fundados en España, no surca tampoco hodierno por sus aguas más tonificantes, con las naturales y comprensibles excepciones; organizaciones del relieve del Ateneo, tan diestramente dirigido hasta hace escasos meses por el médico humanista D. Alberto Máximo Pérez Calero, no recortan su vuelo sobre los cielos luminosos de épocas pasadas; mientras, en la actividad editorial solo alguna corporación a la manera de «Renacimiento» mantiene un perfil digno de la tercera o cuarta capital de la nación, al paso que la industria discográfica no se muestra muy peraltada sino ocasionalmente; y, en fin, la institución suprema del saber y la ciencia, la Universidad Hispalense, con gloriosa historia de más de medio milenio, no ofrece en la actualidad su semblanza más roborante. Los grandes nombres de los maestros que en la ancha rama de las Humanidades, al modo, v. gr., de D. Juan de Mata Carriazo, D. Antonio Blanco Freijeiro, D. Agustín García-Calvo, D. José Luis Comellas García-Llera, o en la no menos espaciosa del Derecho -sirvan, amén de otros muchos, los ejemplos de D. Alfonso de Cossío, D. Juan Manzano, D. Ramón Carande, D. Manuel Giménez Fernández, D. Mariano Aguilar Navarro, D. Manuel Olivencia, D. Jaime García Añoveros, D. Manuel Clavero Arévalo, D. Antonio Enrique Pérez Luño, D. Javier Lasarte, D. Guillermo Jiménez , D. Miguel Rodríguez-Piñeiro, et caetera, et caetera- esclarecieron el panorama con frecuencia abrillantado del Alma Mater sevillana son modelos a seguir por un profesorado enredado hoy en la malla inextricable de planes y proyectos a cuál más descorazonador, en tanto que el virus del desconcierto y el desánimo gana crecientemente terreno en el elemento docente, pieza clave e insustituible en toda estructura de enseñanza superior.

Sin contemplar aquí el estado de las ciencias experimentales en la Universidad hispalense de comedios de 2021, no más elevado, desde luego, en su conjunto que el descrito de las Humanidades, ha de apostarse con todo porque la principal institución cultural de la ciudad del Betis se sitúe en vanguardia de un resurgir para el que en el espíritu de sus privilegiados habitantes y corporaciones se atesoran sin duda las mejores bazas. Sólo faltan la voluntad y el ánimo...

*Catedrático 

Compartir el artículo

stats