+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MADRID 3 FERIA DE OTOÑO

Gran dimensión de Antonio Ferrera

 

El matador Antonio Ferrera sale por la Puerta Grande de la plaza de Las Ventas tras finalizar su encierro con seis toros de distintas ganaderías. - EFE / JAVIER LÓPEZ

JAVIER LÓPEZ (EFE) cordoba1@elperiodico.es MADRID
06/10/2019

Las dos orejas que cortó ayer Antonio Ferrera en su encerrona con seis toros en Madrid no reflejan en su justa medida la gran tarde de toros que dio, la dimensión ofrecida a lo largo de sus seis faenas, a la postre, lo verdaderamente importante de una actuación simplemente magistral. Porque a todos sus toros les dio la lidia oportuna, algo que habla muy bien del poso logrado durante todos estos años. Ferrera venció definitivamente a sus fantasmas para entrar y salir por la Puerta Grande de una plaza que acabó rendida con una tauromaquia tan personal como auténtica.

Abrió la encerrona uno de Alcurrucén muy mal hecho, que cantó pronto su mansedumbre, con mal estilo en los primeros tercios para acabar viniéndose abajo demasiado rápido en la muleta. Ferrera anduvo fácil con él hasta que se apagó definitivamente, no sin antes tirarle dos hachazos en sendos parones a la altura de la axila, algo que le animó a cortar por lo sano.

En el segundo, de Parladé, ya trató Ferrera de exhibir su variedad capotera: tijerilla y verónicas, dos largas cambiadas de pie y otras tantas chicuelinas para poner en suerte, amén de una media tan lenta que todavía dura.

Una torerísima apertura de faena despertó un runrún en los tendidos, que tuvo continuidad con dos series por el derecho en las que hubo gusto y encaje. A partir de ahí empezó a perder celo el animal y Ferrera acortó terrenos para sacárselos con gran sentimiento y desparpajo. Perdió premio por la espada.

El adolfo que hizo tercero se quedaba ya muy corto en los capotes, de ahí el mérito que tuvo el salto de la garrocha de Raúl Ramírez y, sobre todo, un soberbio par de Fernando Sánchez. Que el gris era una auténtica alimaña quedó corroborado en el último tercio. Ferrera estuvo por encima de la situación para justificarse sobradamente.

El cuarto fue un torancón de Victoriano del Río, al que Ferrera fue corrigiendo esa tendencia a moverse rebrincado para acabar dándole fiesta por naturales en lo que fue una faena de menos a más y de inmejorable guión artístico. Y es que le pegó cada lapa por el izquierdo de una belleza y con un abandono que hizo rugir a unos tendidos totalmente entregados. Y no era para menos, pues, aunque no tocara tampoco pelo en este por culpa del descabello, Ferrera estaba dando una lección de cómo lidiar toros en sus diferentes comportamientos.

Con el quinto, de Domingo Hernández, volvió a brillar de capa, esta vez con el Quite de Oro de Pepe Ortiz. Luego se mostró muy templado el balear para nuevamente afianzar e ir metiendo poco a poco en el canasto a un animal que guardaba dentro su buen fondo, y acabar diseñando otra labor que tuvo su argumento aunque no fuera para la oreja que acabó paseando tras un gran espadazo.

A la puerta de toriles se fue a saludar al sexto, en el que resucitó al Pana con el percal, además de otras suertes muy suyas como unas barroquísimas chicuelinas. Qué gran tarde capotera brindó ayer Ferrera, que puso la plaza en pie con un par al quiebro cuando su infantería había clavado ya los tres reglamentarios.

Con el ambiente totalmente a favor se fue a los medios a brindar al respetable una faena iniciada de rodillas y en la que aunó sentimiento, hondura, sensibilidad... Una auténtica maravilla a la que le faltó mejor rúbrica con la espada, lo que no fue óbice para cortar la oreja que necesitaba para la salida a hombros y redondear posiblemente la mejor tarde de su vida.