+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ALERTA SANITARIA

Casi la mitad de las residencias no están preparadas ante la segunda ola de covid

El 30% no tienen coordinación con los centros sanitarios y un 12,5% sigue sin un plan de respuesta. Han fallecido 20.000 ancianos debido al virus en los geriátricos, según los datos de Mesa de la Profesión Enfermera

 

Enfermeras del CAP Manso de Barcelona realizan un test PCR a una anciana en la residencia geriátrica La Pau, el pasado 14 de mayo. - FERRAN NADEU

Patricia Martín
05/10/2020

Al igual que ha sucedido con los centros de salud en muchas comunidades autónomas, tampoco todas las residencias de mayores están suficientemente preparadas para afrontar la segunda ola de covid. Según la opinión expresada por las enfermeras que trabajan en estos centros sociosanitarios, casi la mitad (el 46,3%) carecen del personal, material o espacios necesarios para prevenir o atender adecuadamente a los residentes y a los empleados que resulten contagiados.

Y es que uno de cada diez centros (un 12,5%) sigue sin disponer de un plan de respuesta frente al covid, casi el 74% no cuenta con una unidad de hospitalización, el 30,5% no tiene coordinación con centros de atención primaria u hospitales y sólo 1 de cada tres tienen historia clínica compartida (el 30,9%). Estos datos se reflejan en el informe Análisis de la situación de las residencias sociosanitarias en España elaborado por la Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería y el sindicato mayoritario, Satse, con la colaboración de la Sociedad de Enfermería Geriátrica y Gerontológica (SEEGG).

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

Para su ejecución, se ha realizado encuestas a los delegadas de Satse que trabajan en 272 residencias, tanto públicas como privadas y de todos los tamaños. Y la conclusión es que los centros sociosanitarios están mejor preparados que en marzo y abril pero todavía hay espacios de mejora, en la elaboración de planes de contingencia, acopio de material, unidades de aislamiento o formación de profesionales y usuarios, según ha señalado Fernando Martínez-Cuervo, presidente de la SEEGG, en la presentación del estudio. Aún no están preparadas al 100 por 100, ha reiterado José Luis Cobos, vicesecretario del Consejo General, mientras que Pilar Lecuona, enfermera especialista en la materia, ha señalado que hay realidades muy diferentes entre unos centros y otros pero la falta de personal hace que sea insoportable una segunda ola.

DÉFICIT DE PERSONAL SANITARIO 

Y es que el informe refleja graves déficit de profesionales sanitarios. Así, de forma global cada enfermera tiene asignado, de media, un total de 48 residentes por la mañana y 71 por la tarde. Si bien, en el ámbito privado estos datos se multiplican hasta superar los 100 usuarios asignados a los turnos de tarde los fines de semana. Y es que, pese a la pandemia, no se han incrementado las plantillas y la sobrecarga brutal de trabajo calificativo empleado en el informe- se traduce que en que en el 93% de los centros tienen que delegar algunas de sus tareas, fundamentalmente en auxiliares y gerocultores.

El estudio también arroja luz sobre la extensión del virus en las residencias. Se han realizado hasta julio- test al 91,5% de los usuarios, si bien al 2,6% de los ancianos ingresados que han tenido síntomas no se les ha realizado ningún tipo de prueba. El 18% de los residentes ha dado positivo y el 33,8% son asintomáticos. El número de pruebas es similar en los centros públicos y privados, si bien la positividad es más alta en los públicos, quizá porque tienen más volumen de usuarios, pero se requería un estudio específico para conocer la razón, según Cobo.

EN TORNO A 20.000 FALLECIDOS

La investigación señala además que, hasta el mes de julio, habían fallecido debido al coronavirus, una media de 5,5% usuarios por centro, lo que supone 20.000 mayores. La cifra arroja luz puesto que el Gobierno nunca ha difundido el número residentes muertos, con el argumento de que los casos notificados por las autonomías son dispares.

Por último, el estudio también constata que ha habido una escasez de material de protección generalizada, un 14% mayor en las residencias públicas que en las privadas.

Temas relacionados