+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Ratas

 

Las ratas, según el literato y Nobel Albert Camus, desfallecían en las calles, lugares de dominio público de los habitantes de la ciudad, y los hombres, en cambio, morían en sus casas. La terrible plaga que se avecinaba era un reto para la humanidad y las primeras reacciones de los hombres eran tacharla de irreal, era imposible que un suceso así azotara la vida del hombre. Era imposible que esto sucediera, precisamente porque la peste suprimía el porvenir del hombre...

Ciertos personajes de algunos clanes urbanos las mimetizan; y con sus actitudes cabría encuadrarlos entre las alimañas, o con los irracionales, como a los ideológicamente radicalizados, o a los de despreciables y bajos sentimientos, hasta proclives, en determinadas ocasiones, a la actividad del sicariato. Otros, en cambio, muy acicalados, salen de la oscuridad para, simulando candidez desinteresada, liderar o afiliarse en grupos afectos, verbigracia políticos, aunque no solamente, como económicos, de influencia o de poder, que los admiten, puesto que llegan aparentando altruismo y cordialidad.

Y aunque los hay capaces y hábiles para mantenerse royendo la carroña, trepan arañando a un lado y a otro, sabiendo que en cualquier momento pueden poner en peligro la consideración alcanzada, por lo que fingen y disimulan. Pero internamente, en síntoma de una ínfima y miserable calidad humana, se inclinan hacia la vileza, la infamia y el rufianeo, calumniando con el propósito de librarse de sus responsabilidades, propensos a la arbitrariedad y la prevaricación, al latrocinio y a la malversación del dinero ajeno, agravada cuando se trata de erario público; mientras no pocos se loan de su estulticia con altivez; llegando algunos a profanar la enseña de todos los ciudadanos.

Guras, ratas de cloaca, hasta intervienen en públicos debates con gran desparpajo e hipocresía, tal que adalides de la moralidad, contrarios al vilipendio y a la corrupción, a la que dicen combatir e incluso denodadamente, pontificando sobre un sin fin de tropelías u otras incidencias, como sobre el bien y el mal.

* Doctor Ingeniero Agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Mano invisible en el Centro de Convenciones

José Javier Rodríguez Alcaide

Barataria

Ricardo Rivera Pereira

Delinquir sale muy barato

Clara Gregorio Rey

Otoños calientes

Juan Soto Ivars

Ricky Rubio

Diario Córdoba

Primoz Roglic

Diario Córdoba

Lectores
SISTEMA EDUCATIVO

Falta de valores

En este tiempo del mes de septiembre, de vuelta ya de las vacaciones, las familias y los centros ...

MUNDIAL DE CHINA

La épica del baloncesto

MadridTodos los deportes tienen su punto de emoción y de interés, pero es quizás el baloncesto el ...

DÍAS DE FERIA

Emigrantes villarrenses

Estimados amigos villarrenses, entre los que incluyo a aquellos que tuvieron que dejar su tierra y ...

PODER ADQUISITIVO

Actualizar las pensiones

Como lo indispensable para vivir -electricidad, alimentos, transportes, vivienda, calzado, ...