+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Ratas

 

Las ratas, según el literato y Nobel Albert Camus, desfallecían en las calles, lugares de dominio público de los habitantes de la ciudad, y los hombres, en cambio, morían en sus casas. La terrible plaga que se avecinaba era un reto para la humanidad y las primeras reacciones de los hombres eran tacharla de irreal, era imposible que un suceso así azotara la vida del hombre. Era imposible que esto sucediera, precisamente porque la peste suprimía el porvenir del hombre...

Ciertos personajes de algunos clanes urbanos las mimetizan; y con sus actitudes cabría encuadrarlos entre las alimañas, o con los irracionales, como a los ideológicamente radicalizados, o a los de despreciables y bajos sentimientos, hasta proclives, en determinadas ocasiones, a la actividad del sicariato. Otros, en cambio, muy acicalados, salen de la oscuridad para, simulando candidez desinteresada, liderar o afiliarse en grupos afectos, verbigracia políticos, aunque no solamente, como económicos, de influencia o de poder, que los admiten, puesto que llegan aparentando altruismo y cordialidad.

Y aunque los hay capaces y hábiles para mantenerse royendo la carroña, trepan arañando a un lado y a otro, sabiendo que en cualquier momento pueden poner en peligro la consideración alcanzada, por lo que fingen y disimulan. Pero internamente, en síntoma de una ínfima y miserable calidad humana, se inclinan hacia la vileza, la infamia y el rufianeo, calumniando con el propósito de librarse de sus responsabilidades, propensos a la arbitrariedad y la prevaricación, al latrocinio y a la malversación del dinero ajeno, agravada cuando se trata de erario público; mientras no pocos se loan de su estulticia con altivez; llegando algunos a profanar la enseña de todos los ciudadanos.

Guras, ratas de cloaca, hasta intervienen en públicos debates con gran desparpajo e hipocresía, tal que adalides de la moralidad, contrarios al vilipendio y a la corrupción, a la que dicen combatir e incluso denodadamente, pontificando sobre un sin fin de tropelías u otras incidencias, como sobre el bien y el mal.

* Doctor Ingeniero Agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Virtudes parentales

Miguel Ranchal

Se puede ser republicano

José Luis Casas Sánchez

Un «poner»

Clara Gregorio Rey

La patronal del machismo

Emma Riverola

Tiempos sinceros

Alberto Díaz-Villaseñor

Troya

Ricardo Rivera Pereira

Patio de colegio

David Márquez

La transición justa

AZAHARA Merino Martos

Turismo, cultura y ciudad creativa

TOMÁS López-Guzmán

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

¿Quién tiene el deber preeminente de educar? ¿Estamos educando en libertad?

Ante las polémicas declaraciones en estos últimos días, de algunos de nuestros representantes de ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Visitas obligadas, como formación

Leo con satisfacción en la contraportada del semanario católico Alfa y Omega nº 1.150, este ...

CARTAS AL DIRECTOR / INDIVIDUOS Y ESTADO

El Registro Civil no es un Registro de la Propiedad

El Registro Civil no es un Registro de Propiedad sobre las personas menores, del mismo modo que ...

CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

Derecho del niño

Algunos están reintentando reconstruir desde la base, el hogar, la feroz y aún reciente dictadura. ...