+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Ars memoriae

Se puede ser republicano

Entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, serlo era defender los valores democráticos

 

Se puede ser republicano -

La semana pasada un conocido me preguntó por la calle si estaba contento ahora que los míos estaban en el gobierno. Ante las dudas que me planteaba esa interrogante, y como ya me ha pasado alguna vez en mi pueblo que alguien ha pretendido saber sobre mí, o sobre mis decisiones, más que yo mismo, le pedí que me aclarara quiénes eran los míos. Me dijo que los republicanos, e incluso añadió que me había visto en alguna ocasión con una bandera republicana en la solapa, expresión acompañada del gesto de señalar el lugar en el cual iba dicho símbolo. Y es cierto que cada 14 de abril mi chaqueta aparece adornada con la tricolor, pero no en otros momentos, porque pienso que ese día es más que suficiente para mostrar mi respeto y mi recuerdo hacia la República de 1931, destruida por un golpe de estado en 1936, y porque mi vinculación al republicanismo tiene su origen en el estudio y el conocimiento de aquella experiencia tan valiosa de nuestra historia. Por otra parte, a quien me interpelaba le hice una breve reflexión acerca del republicanismo, así como que no era la primera vez que en estos últimos años ha habido republicanos y republicanas en el gobierno, y en particular le dejé claro que hay organizaciones que se definen como republicanas con las que no coincido. (Y, por supuesto, los míos no son los que él pensaba).

No estará de más recordar que, por fortuna, nuestro sistema constitucional permite, gracias a la libertad ideológica recogida en el artículo 16 de la Constitución, que quienes así lo consideremos conveniente podamos declarar nuestro republicanismo, pero conviene reseñar que el ámbito en el que nos movemos muchos de nosotros es el del respeto a la ley, a la norma, y en consecuencia a todo el texto constitucional, inclusive su título II, dedicado a la Corona. Por otro lado, el republicanismo histórico se oponía a la monarquía por cuanto esta simbolizaba la oligarquía y el caciquismo, pero en la España de hoy, con un sistema político como el que tenemos, no caben planteamientos con respecto a los reyes como los que se hacían los dos siglos pasados, aunque todavía pueden ser útiles desde un punto de vista pedagógico formulaciones sobre la República como las que figuraban en el Catecismo de la Federación republicano-democrática (1870), obra de Ceferino Tresserra, cuando se preguntaba de cuántas maneras podía ser una República, y respondía: «De varias, pero principalmente de dos: democrática y aristocrática. Democrática cuando se asienta en los derechos y libertades del hombre, perfectamente reconocidos e iguales en todos, y aristocrática cuando, por lo contrario, solo determinadas clases de la nación gozan del privilegio de formar gobierno». Y al plantear si existían posibles divisiones en esas dos formas, afirmaba: «Sí; la República aristocrática puede ser de tres modos: teocrática, militar y oligárquica; y la República democrática: unitaria o federal». Entre finales del siglo XIX y comienzos del XX el republicanismo fue una seña de identidad para cuantos defendían los valores democráticos, entre otras cosas porque la monarquía representaba justo lo contrario.

La España de hoy no es menos democrática porque tenga establecida como forma política del Estado una Monarquía parlamentaria. No obstante, no podemos dejar de señalar la contradicción existente en nuestra Constitución entre la proclamación de la igualdad como uno de los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico en su artículo 1, o la igualdad ante la ley de todos los españoles «sin que pueda prevalecer discriminación alguna» del artículo 14, y la regulación establecida en el artículo 57 por el cual la jefatura del Estado tiene un carácter hereditario, y en el cual además se produce otra discriminación en este caso a favor del varón en la línea sucesoria.

* Historiador

Opinión
Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
3 Comentarios
03

Por ACastroG 11:35 - 21.01.2020

A esa postura, el gran Pedro Ruiz, le llamó en su día ser "MONARQUICANO"

02

Por vecino 9:31 - 21.01.2020

Totalmente de acuerdo mi querido profesor. El sexo sale a relucir una vez más para disciplinarnos: si no esperas, eres una guarra; si te acuestas en la primera cita, también; si muestras tus deseos, no te haces respetar; si escribes sobre sexo, si pides sexo, si hablas de sexo, si además planteas ideas llamativas o transgresoras que buscan hacer pensar no eres de fiar, no mereces consideración, vales menos, solo eres sexual. Y eso, en una mujer, o bien es una cualidad denostada o bien invalida todas las demás que una tenga, hasta el punto de que tu valía profesional o tu idoneidad para un puesto se ponga en entredicho.

01

Por vecino 9:29 - 21.01.2020

Efectivamente profesor el sexo es una de las armas con las que el patriarcado ha tratado siempre de disciplinar a las mujeres Desde hace una semana, las ideas y frases de Beatriz Gimeno sobre sexo se han sacado a la luz, no tanto para debatirlas, sino para invalidarla como próxima directora del Instituto de la Mujer