+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Populismo

«La verdad, como las raíces de la razón, tropezará mientras camina con serias dificultades...»

 

Todo gobierno infectado o contaminado por el populismo, o la demagógica política populista, como, dizque por ejemplo, con el rancio comunismo bolchevique o el nacionalismo separatista, aunque no sólo, experimentará sin duda los perniciosos efectos de ese tosco y artificial modus dicendi y operandi. Influida la oratoria por tal derivación, las mentalidades más indiferentes suelen animarse, exaltándose los instintos con tan artera propaganda, por lo que a tenor del impulso de esa falaz comunicación el más tenaz o acerado raciocinio acabará ablandándose. Finalmente, cada oyente se arrebatará consumido por sus propias pasiones como por las del resto del auditorio. Los demagogos jamás enmudecerán ante la ruina de la libertad que ocasionan.

Mientras, argumentos y retórica pueden que permanezcan confrontados entre hábiles y resueltos contrincantes. La verdad, como las raíces de la razón, tropezará mientras camina con serias dificultades para prosperar y robustecerse en medio de un tan hostil conflicto de encendidas pasiones. El embaucador arengará a modo a los reunidos o convocados, avasallados, alucinados o conmovidos, ya que en ello le va la suerte, proponiendo soluciones fáciles con visos, aunque falsos, de viabilidad para cuestiones complejas sin peligro de interrupción o refutación. El engañanecios alabará las prácticas de las obligaciones sociales, de las que dictaminará su incumplimiento, y ponderará la perfección de la virtud, de la que él et alii quieren ser modelos.

Todas las fortunas ajenas deben de ser puestas en beneficio de los simpatizantes. Nada del esfuerzo y superación individual, de la resolución para vencer las dificultades, del mérito, o de la experiencia, del trabajo responsable y bien hecho. Sus exhortaciones evidenciarán el recóndito afán de que los ponentes sean los administradores de las riquezas ajenas en pro de los abducidos. Tales representaciones suelen mancillarse con sofísticos argumentos y reflexiones pueriles, que se exaltan con ladina intención y con la consideración de odiar a los contrarios y obedecerles a ellos.

Opinión

Caballerizas

Magdalena Entrenas

Pablo y el vicepresidente

Miguel Aguilar

Contar las olas

Juan Gaitán

Nacional populismo

Francisco García-Calabrés Cobo

Quién quiere ser popular

Mónica Vázquez

Modelos de mujer

Rosa Luque

Mayores niñatos

José Manuel Ballesteros Pastor

Lazarillo

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTAS

Bebés abandonados

Dónde hemos ido a parar

CARTAS

Conocimiento veraz

Si nos quitan la cultura, la historia y la libertad ¿Qué seremos?

CARTA ILUSTRADA

Sobre la cruz de Aguilar

Algunos políticos creen tener el derecho de criminalizar las creencias privadas y las públicas, ...

CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...