+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

La paga extra

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
19/07/2019

El invierno de 1944 a 1945 fue un invierno terrible en Europa. El mundo descubría el horror de los campos de concentración y la hambruna era responsable del fallecimiento, solamente en Holanda, de unas 20.000 personas. Fue el «hongerwinter», la hambruna holandesa, el invierno del hambre que obligó a la población a sobrevivir a duras penas, a comer hierba, bulbos de tulipán e incluso sangre de animales.

En España, el Boletín oficial del estado (BOE) del 9 de diciembre de 1945 recogió la gratificación que Franco había establecido en navidad para los trabajadores, institucionalizándola, tal como luego pasó con la «paga del 18 de julio», que estableció en 1947 con la finalidad de que todos los trabajadores pudiesen «celebrar adecuadamente la Fiesta de Exaltación del Trabajo» en el aniversario del Alzamiento Nacional del 18 de julio.

Así fue como desde 1947 se añadió al «aguinaldo» de navidad, otra paga para compensar el encarecimiento del nivel de vida y la caída de salarios que habían provocado la Guerra Civil en España y la Segunda Guerra Mundial, y así fue como ambas «pagas» se incorporaron progresivamente a nuestros usos y costumbres.

Durante la Transición, la paga del 18 de julio fue desplazada al mes de junio, supuestamente para sacudirse el olor a dictadura y conmemorar la onomástica de Juan Carlos I, recogiéndola el artículo 31 del Estatuto de los Trabajadores de 1980 y posteriormente, el Real Decreto Legislativo 2/2015, del 23 de octubre, que aprobó el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores la mantuvo, declarando que el trabajador tiene derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, una de ellas con ocasión de las fiestas de Navidad y la otra en el mes que se fije por convenio colectivo o por acuerdo entre el empresario y los representantes legales de los trabajadores.

No conozco los poliédricos y variados convenios colectivos existentes, ni menos aún los puntuales acuerdos que haya en las empresas, pero creo que puedo afirmar que la «paga de julio» se ha venido manteniendo. El verano no sería lo mismo para tantos y tantos trabajadores por cuenta ajena si no fuera por la existencia de esa paga que alegra las vacaciones.

Cuando llega como ayer el 18 de julio, no puedo evitar recordar una infancia plagada de alegrías asociadas a la paga extra y aquella calle «18 de julio» del primer beso robado, mientras me lamento de la infeliz existencia de los que nunca tuvimos, ni tendremos, paga extra de tipo alguno.

* Abogada

Opinión

Las flatulencias de la ONU

Francisco Gordón Suárez

Sobre la crisis que viene

Francisco José Bocero

Amo esta libertad

Manuel Balsera

Carácter, liderazgo y personalidad

REMEDIOS Copa Sánchez

El pequeño Simenón

Ramón de España

Ratas

Ricardo Rivera Pereira

Enrique López

Diario Córdoba

Rafael Caride

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PROPAGANDA

Se comprende

Hay cosas en la vida que se comprenden demasiado bien. Por ejemplo, es muy lógico que a las ...

CARTAS AL DIRECTOR / Inmigración

La insólita controversia en torno al 'Open Arms'

Que sea portada en casi todos los medios que seis países europeos, entre ellos España, vayan a ...

CARTAS AL DIRECTOR / orina de perro

Córdoba: el olor del verano

Me asombra reconocer que, a pesar del calor sofocante de Córdoba en agosto, no cesen de llegar ...

CARTAS AL DIRECTOR / respeto a la mujer

Agresiones sexuales: ¡Basta!

Agresiones sexuales ¡Basta! Todo el mundo se pregunta: ¿Por qué aumentan las agresiones sexuales ...

   
2 Comentarios
02

Por Moto Honda 15:37 - 19.07.2019

Las pagas extraordinarias son franquistas, la Seguridad Social también, así como el Ministerio de Viviendas las daban casi regaladas y así como muchos terrenos para crear los huertos familiares, no he visto a ninguno de los partidos de izquierdas abolirlas, no les interesa, así como por ejemplo destruir las presas que construyó Franco, pero cambiar las calles de nombre se les da muy bien, hipócritas.

01

Por Pilniak 13:32 - 19.07.2019

Me gustaría responder a la señora Magdalena Entrenas que habla del descubrimiento de los campos de concentración nazis entre 1944 y 1945 las 20.000 personas víctimas en Holanda. Cito como fue el ensayo del catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova, «España partida en dos», editorial Crítica, primera edición en 2013, y en concreto a la parte final «Epílogo: Paz incivil», donde se habla de que en 1939 había en España 270.000 reclusos –en la actualidad con 22 millones más de habitantes la cifra de presos es de 60.000-, y que entre 1939 y 1946, acabada la Guerra Civil “(…) al menos 50.000 personas fueron ejecutadas entre 1939 y 1946”. Muchos de estos presos y fusilados lo fueron en “improvisados campos de concentración”. En España murieron más personas en campos de concentración que en la Holanda invadida por los nazis. De las 450.000 personas que huyeron de España en 1939, un cuarto de millón no volvieron nunca, 40.000 fueron enviados como mano de obra esclava a la Alemania nazi -«Europa contra Europa», J. Casanovas, Ed. Crítica- miles murieron en campos de exterminio y Franco, el señor que de la paga extra del 18 julio que del habla la señora columnista lo supo desde el principio por sus comunicaciones con el Tercer Reich y su ministro germanófilo Serrano Suñer. Respecto a que la señora articulista no cobra paga extra, será porque no es asalariada, quizá tenga una situación más afortunada.