+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

Lady Marian

 

Muere Olivia de Havilland con el último aliento del gran cine el los labios. Muere con el fantasma rubio de su hermana Joan Fontaine convertido en la sombra de un incendio invisible. Las dos hermanas dejaron de hablarse en 1975. Joan Fontaine murió en 2013 y su hermana Olivia de Havilland, Melita en Lo que el viento se llevó , estos días. Parece ser que todo se escenificó cuando Joan Fontaine ganó su único Oscar por su papel en Sospecha . Olivia de Havilland también había sido nominada por su papel en Si no amaneciera . Era 1941 y Olivia de Havilland ya había sido nominada por su interpretación de Melita, la prima de Scarlett que se casa con Ashley Wilkes, y lo ganaría doblemente por sus caracterizaciones en La vida íntima de Julia Norris y La heredera , con Montgomery Clift. O sea, el gran cine. Según las crónicas, cuando Olivia se acercó a felicitarla, antes de subir a por el Oscar, Joan Fontaine la rechazó. Yo sólo he sido de Joan Fontaine en Ivanhoe , con el gran Robert Taylor, aunque Elizabeth Taylor/Rebecca de York se la comía con los ojos verdes esmeralda y carnívoros, de una sensualidad que ponía en jaque a los dioses de unos y de otros. Algo parecido le ocurría a Joan con su hermana: siempre más carnal Olivia de Havilland, a pesar de su papel de hondura modosita en Lo que el viento se llevó . Pero más sensual siempre, como en La carga de la brigada ligera , sobre el poema de Tennyson, aunque no comprendías que no eligiera a Errol Flynn. Eso se corrigió en El capitán Blood , Dodge City, ciudad sin ley y, sobre todo, en Robin Hood , esa maravilla en la que las calzas verdes sientan bien a los hombres atléticos capaces de asaltar altas fortalezas por amor, conquistar la arboleda en el bosque de Sherwood y jugarse la vida por una flecha de oro.

Olivia de Havilland fue una mujer valiente que se rebeló contra un contrato injusto con la Warner, y al final ganó el juicio. Se recluyó en París, que es el lugar en el que las estrellas no amanecen. 

Opinión

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El subsuelo

Magdalena Entrenas

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

¿Por qué una monarquía?

MANUEL Piedrahita Periodista

Pisos

ANTONIO Agredano Escritor

El café de los maestros

Catedrático JOSÉ MANUEL Cuenca Toribio

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...