+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

El flautista

 

Fue el viernes. En mi buzón, otra de esas cartas con membrete ministerial que me lo llenan de basura cuando la recova de otras elecciones o cuando a algún ministerio o consejería le da por ilustrarme sobre las bondades de su gestión. Pero esta vez fue un golpe en la autoestima de mi señora y en la mía. La ministra de Educación y de oca en oca y tiro porque me toca me dice que a mi señora y un servidor se nos quite de la cabeza el que de ninguna de las maneras los hijos pertenecen a los padres; o sea, que ella y su Estado se van a encargar de todas las maneras de que el siguiente informe Pisa dará un diez a la educación de nuestros hijos, de que mi hija no va a ser maltratada por alguna recua de energúmenos, de que mi hijo no sufrirá acoso escolar, de que ambos no soportarán de ninguna de las maneras ninguna violencia en las redes sociales y etc. y etc. O sea, que mi señora y un servidor podríamos irnos tan tranquilos a coger espárragos después de salir del próximo parto (de mi mujer, claro, porque aún la igualdad de sexos no me permite parir, y mira que solicito tener esa experiencia). En cuanto leímos la noticia, mi señora y un servidor buscamos a nuestros hijos, por si aún podríamos retenerlos un poco. No estaban en su cuarto, abducidos por la pantalla de los videojuegos. En la calle nos sorprendió la cantidad de padres alarmados. De pronto, a lo lejos, en una de las últimas avenidas por donde la ciudad sale al campo, mi señora y un servidor sentimos voces. Nos subimos a una azotea para otear de dónde podrían venir, y divisamos una interminable fila de niños y niñas. La encabezaba un pelafustán vestido de arlequín o trovador medieval, no sé si con gregüescos rojos o zaragüelles o calzas, jubón, gorro en punta y escarpines; una especie de Crispín del Capitán Trueno, o Robín Hood, o Ivanhoe. Iba soplando una flauta o algo parecido, porque solo producía ronquidos de lora acatarrada. Tras mucho gritar a los que hasta esa mañana consideramos nuestros hijos, se volvieron y, felices, nos dijeron que de ninguna de las maneras nos pertenecían y que se iban tan contentos y seguros con el chufla flautista, (¿o debo decir flautisto?), de Hamelin. Insistimos: «¡Volved, por favor!». Ellos lanzaron un «Adiós, papis» y siguieron tan ordenados en la fila.

* Escritor

Opinión

El control de la pandemia

Antonio Arenas

Carta abierta de la sanidad privada

GINÉS Delgado Cerrillo

Referimiento

Antonio Agredano

Un verdadero acontecimiento

José Manuel Cuenca Toribio

Semana de penitencia

Manuel Piedrahita

Para recordar

Joaquín Pérez Azaústre

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Cuando llegue el martes

Miguel Aguilar

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

   
1 Comentario
01

Por solan 12:33 - 23.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me ha encantado el artículo. Gracias y enhorabuena.