+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

La eterna pesadilla

 

Me despierto de la más aterradora pesadilla que vivo en mis hondas noches. Y les juro que sólo cené manzana y leche de almendras. Y les juro que me he vuelto tan franciscano, que ni bebo, ni fumo, ni esnifo, ni me inyecto, ni, para mi suplicio, mantengo comercio carnal. Y les juro que sé que un artículo de opinión no es para cuestiones personales, porque a quién le importan las pesadillas de este pequeño escritor de provincias. Pero es que necesito hablar si no quiero meterme en el psiquiatra, a 100 euros la hora y a no sé cuánto la farmacia. Pues sí; volví a verme en el establo. Sobre el cacareo ensordecedor de dimisiones, ceses, mentiras, necedades, gruñidos, relinchos, rebuznos, balidos, estiércol, gallinaza, se levantó de nuevo la voz que apostrofa que hay que regular la libertad de expresión. Era el rayo de sol sucio a través de grandes nubarrones que ensombrecían el establo. Entonces vi la interminable hilera de hierros, rejas, sótanos, galerías, chirriaban cerrojos, candados, cadenas, enormes lápices oscuros destrozaban palabras, párrafos, páginas, en la honda noche se alzaban enormes hogueras donde ardían libros, libros, libros, arrojados por siluetas oscuras, sin rostros, sin labios, crepitaban mordazas, puños, cerebros carcomidos, voces, gritos estentóreos, galopaban esqueletos de caballos, asnos, mulos, pisoteando con sus pezuñas embarradas bibliotecas, manuscritos, periódicos, coceaban puertas, cuartos clandestinos, más, más gritos, manos amputadas, ojos calcinados en el abismo sin fondo, llamas, humo, viento, madrugada fría, espesada por la niebla que me ahogaba, cenizas, cenizas, silencio, almas que vagaban perdidas, alienadas, despreciando la voz, la palabra, renegando de sí mismas, vacilantes, el restallar de un infinito látigo, que se curvaba y extendía para otro chasquido, otro desgarro. Me desperté ahogándome, gritando de terror. Y no había nadie, nada, ni aire, ni luz ni esperanza; solo melancolía, un inmenso miedo, una inmensa soledad, y la noche seguía, seguía en mi pobre cuarto de escritor, tanta dedicación, tantas palabras, más nada. Intenté hablar, pero no pude. La voz de esa muerte sigue descendiendo, certera, interminable, como el inmenso hongo nuclear, de la realidad a la pesadilla, y otra vez la realidad.

* Escritor

Opinión

Lucy

Miguel Ranchal

Weimar, 1919

José Luis Casas Sánchez

Eran rubias, el cabello suelto

Alberto Díaz-Villaseñor

Adevida

Jesús M. Coca López

El machismo de Unidas Podemos

Mercedes Valverde Abril

Cartas

Rafael Mir Jordano

Carrera de obstáculos

Francisco Gordón Suárez

Paco Morales

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Adevida

La regulación aprobada el año pasado por la Junta de Andalucía no solo perjudica al Baratillo, ...

CARTAS AL DIRECTOR / INTERNACIONAL

Peor, Trump, peor

Los “dueños del adjetivo” proclaman con el mismo Trump que “ha sido ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los miserables

No me refiero a la obra maestra del siglo XIX, novela del escritor y político Víctor Hugo, con ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA Y LENGUAJE

Para todos y todas

El PSOE y PSOA de Sánchez, junto a Unidos Podemos y Unidas Podemas del personaje de las grandes ...