+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

En casa, por responsabilidad

 

22/03/2020

La clave del confinamiento en casa, excepto en los casos de necesidad o de urgencia previstos en el decreto de estado de alarma, subyace en la propia responsabilidad de los ciudadanos. Las campañas institucionales así lo recalcan. No se trata solo de quedarse en casa como medida de protección individual sino, especialmente, con la intención de contribuir a que la epidemia del coronavirus no se extienda exponencialmente y así llegue cuanto antes a unos niveles de detención del crecimiento en los que se haya ralentizado la transmisión para permitir el descenso de la curva de infecciones y así evitar el colapso sanitario.

El confinamiento, una responsabilidad individual que procura por el bien común, mayoritaria en la sociedad, con todos los inconvenientes físicos y psicológicos que conlleva, lamentablemente debe apoyarse a veces en la coacción de la fuerzas del orden, porque no todo el mundo asume este deber solidario. Casos como el paseo de un perro a tres kilómetros de distancia de la vivienda, como la esperpéntica imagen de un vecino con una cabra como animal de compañía, o como el hombre de un pueblo de España que se excusó porque iba a realizar «un servicio sexual a domicilio», dan idea de las argucias para saltarse la norma. Este fin de semana, que se presentaba crítico en la lucha contra la epidemia, la Guardia Civil y la policía han llevado a cabo numerosos controles en las carreteras para evitar el traslado a segundas residencias, un ejercicio de egoísmo que debe combatirse con dureza. Ya el pasado viernes por la tarde, la DGT alertó de densidad de tráfico en las salidas de Barcelona, Madrid, Valencia y otras grandes ciudades, señal de la falta de conciencia de una parte de la sociedad. En Córdoba capital, los partes diarios apuntan a una media de una decena de sanciones por saltarse el decreto. En Lucena el miércoles pasado hubo un detenido por incumplir el estado de alarma, desoyó las indicaciones de los agentes y se produjo un altercado. La alcadesa de Priego, María Luisa Ceballos, informó ayer mismo que la Policía Local de Priego ha realizado hasta 230 identificaciones de personas que se encontraban deambulando por el municipio en contra de lo que señala el decreto gubernamental. Y así, en más pueblos y ciudades.

El endurecimiento de la reclusión en casa no es descartable en un futuro, en función de las circunstancias, pero antes, como mínimo, debe exigirse al conjunto de la ciudadanía el cumplimiento de lo hasta ahora estipulado. Por conciencia social, por un deber ético.

Temas relacionados
 
Opinión
Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...