+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Debate sobre la fiscalidad

A la caza de los ricos

Los expertos recuerdan que el patrimonio ya está gravado y apenas recauda 1.000 millones . Iglesias propone un tributo a las fortunas de más de un millón de euros que incomoda al PSOE

 

Pablo Iglesias saluda con el codo a su llegada al Senado esta semana. - EFE

Agustí Sala
17/05/2020

Las alarmas se han disparado en los despachos de gestión de patrimonios tras la propuesta de Unidas Podemos de gravar las fortunas a partir de un millón de euros. Deseoso de marcar perfil propio dentro del Ejecutivo de coalición, el vicepresidente segundo y líder de la fuerza morada, Pablo Iglesias, lanzó esta iniciativa con la que, asegura, se obtendrían unos 11.000 millones de euros. Y apeló, en el Senado, al «patriotismo fiscal» de los acaudalados.

La propuesta, lanzada en el marco de la comisión para la reconstrucción creada en el Congreso, prevé dejar exenta la vivienda habitual hasta 400.000 euros, gravar al 2% los patrimonios netos a partir de 1 millón, al 2,5% a partir de 10 millones, al 3% a partir de 50 millones y al 3,5% a partir de los 100.

A preguntas de los periodistas, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, recordó que «hay otras categorías fiscales» en las que se puede «seguir trabajando sin que haya ningún tipo de figura expresa». No entra dentro de los planes inmediatos de los socialistas un gravamen ad hoc, aunque defienden también una mayor contribución de las rentas altas.

De hecho, desde Hacienda recuerdan que el pacto de coalición establecía que «se estudiará la fiscalidad de las grandes fortunas al objeto de que contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo». Pero eso, hasta ahora, se limita a lo previsto en el proyecto de Presupuestos para el 2020, que no prosperó, y que incluía una subida del IRPF para las rentas más altas y un tipo mínimo en el impuesto de sociedades, entre otras medidas.

SALIR DE LA CRISIS / Los expertos consideran que ahora es momento de gastar para salir de la crisis cuanto antes, algo que se alienta incluso desde el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y en todo caso, no es momento de aumentar impuestos si además apenas aumentarán la recaudación. En el sistema tributario español ya existe un impuesto que grava la riqueza, el de patrimonio, aunque por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, autonomía a la que se considera un paraíso fiscal dentro del Estado, no se exige. Apenas recauda unos 1.000 millones anuales. En ningún otro país de la UE existe un gravamen igual en la actualidad, afirman.

Para algunos expertos consultados, la propuesta de Iglesias es sobretodo «un brindis al sol». Alejandro Esteller-Moré, catedrático de la Universidad de Barcelona e investigador del Instituto de Economía de Barcelona, se decanta por unos 3.000 millones de euros de ingresos en el caso más optimista y si Madrid volviera a exigir el gravamen.

Durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero este impuesto quedó desactivado y se recuperó en el 2011 tras la crisis. Desde entonces se prorroga su vigencia en los Presupuestos de cada año. Esteller-Moré, que junto con el profesor José María Durán-Cabré crearon un simulador para calcular recaudaciones, recuerda que «nadie, ni el contribuyente más rico, paga hoy un 2,5% por patrimonio». Y, además de las ventajas para la empresa familiar está el límite por la suma de las cuotas de este impuesto y del IRPF, consagrado por la prohibición a la confiscatoriedad reconocida por la Constitución.

CONCLUSIONES DEL ESTUDIO / Los cálculos de Unidas Podemos en cuanto a la recaudación potencial «suponen que no hay fraude, que los criterios de valoración son a precio de mercado, cuando no lo son; y que no hay elusión fiscal». Y cuatro de cada 10 euros que deberían tributar por este impuesto no lo hacen en el periodo voluntario porque los contribuyentes, en general, consignan en la declaración un importe inferior al que deberían. Esa es una de las conclusiones del estudio pionero sobre brecha fiscal o tax gap realizado por el IEB y la consultora Everis.

Por todo ello, los expertos consultados defienden, en todo caso, una mejora del gravamen actual. Una vía sería retocar las opciones del cálculo del límite de la suma de cuotas del tributo y del IRPF, que hace que muchos contribuyentes se beneficien fiscalmente de tener «mucho patrimonio y poca renta». Y, además, los patrimonios más altos tienen otras vías para reducir su factura fiscal.

Por su parte, el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentí Pich, destaca que hay un fuerte «debate ideológico» en esta cuestión. Y avisa de que una vez superada la fase aguda de la crisis sanitaria, se «pedirán sacrificios a las empresas y familias», pero, a su juicio, debería ser mediante un debate más general y profundo sobre la fiscalidad.