+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POZOBLANCO / El obispo de Córdoba preside el funeral por el sacerdote asesinado en África

Decenas de personas despiden al padre Antonio César Fernández

Entre otras autoridades, asiste el delegado de la Junta, Antonio Repullo. Demetrio Fernández destaca la vida misionera del salesiano

 

El obispo Demetrio Fernández ante el féretro en un momento del funeral oficiado en la iglesia de Santa Catalina. - RAFA SÁNCHEZ

M. Luna Castro M. Luna Castro
26/02/2019

Los restos mortales del padre Antonio César Fernández, víctima de un ataque yihadista perpetrado a cuarenta kilómetros de la frontera sur de Burkina Faso, descansan desde ayer en el panteón de los Padres Salesianos en el cementerio de Nuestra Señora de Los Dolores de Pozoblanco, la localidad donde nació hace 72 años.

«Hoy se entierra un santo», fueron algunas de las frases que ayer se escucharon durante la homilía en la misa de exequias presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, celebrada en la iglesia de Santa Catalina, abarrotada por decenas de pozolbenses que quisieron dar su último adiós al presbítero asesinado, muy querido en el ámbito salesiano, en un día tan importante para Pozoblanco como era ayer, festividad de su patrona, la Virgen de Luna, cuya imagen, que había procesionado por la mañana, se encontraba en el altar mayor, muy cerca del féretro.

Entre los sacerdotes que concelebraron el funeral se encontraba el obispo de la diócesis del Congo a la pertenecía el padre César, además del inspector de aquella zona de la iglesia de África Occidental, que se habían desplazado a Pozoblanco, o los máximos representantes de las dos inspectorías provinciales salesianas en España. El obispo de Córdoba destacó la labor misionera del padre César y le felicitó porque su vida había sido «una donación» hasta el final. Durante las peticiones, Patrocinio, una de las hermanas del misionero fallecido, pidió, refiriéndose al asesino de su hermano, que «el Señor le infunda el arrepentimiento y le otorgue el perdón».

El féretro con los restos del salesiano, ayer en el funeral. RAFA SÁNCHEZ

Tras la misa funeral y antes de llegar al cementerio, el féretro se detuvo unos momentos en la iglesia del colegio salesiano, donde entró entre aplausos.

Entre las autoridades civiles que asistieron estaban el delegado de la Junta, Antonio Repullo; el alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello; el alcalde de Dos Torres, Manuel Torres. También estuvieron la parlamentaria de Cs Isabel Albás y el diputado provincial del PP Andrés Lorite.

Temas relacionados