+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

"COMO SI FUERA SU CORTIJO", DICEN

UGT denuncia el "nepotismo" y "enchufismo" del gerente del distrito sanitario Córdoba Guadalquivir

El sindicato lo acusa en una nota de prensa de haber nombrado "a dedo" a su esposa para hasta seis cargos

 

Imagen de archivo del interior de un centro de salud de Córdoba. - CÓRDOBA

Redacción
04/10/2019

UGT ha denunciado, a través de una nota de prensa, el "nepotismo" y "enchufismo" del que ha hecho gala, según el sindicato, el gerente del Distrito Sanitario Córdoba Guadalquivir, Jesús Serrano Merino, al "nombrar con seis cargos a su esposa, Rafaela Muñoz Gómez, sin tener en cuenta el mérito y la capacidad que requiere ser cargo intermedio".

UGT recuerda que Jesús Serrano ocupa el cargo tras ser designado por el PP, y lo acusa de "tomarse sus responsabilidades como gestor como si de un cortijo fuera".

El sindicato no se anda por las ramas, y en su nota de prensa se refiere a la esposa del gerente como "la lideresa del distrito", después de que este le haya asignado seis cargos, desde el de coordinadora de enfermeras gestoras de casos --cargo que hasta ahora no existía, según UGT--, hasta jefa de estudios de los Enfermeros Residentes Internos (EIR) a responsable de Calidad, de Formación, del Plan de Crónicos o de Violencia de Género.

UGT recuerda que muchos de esos cargos requieren de una convocatoria pública y el cumplimiento de determinada normativa que regula la provisión de puestos directivos y cargos intermedios de los centros sanitarios del SAS.

En su nota de prensa, el sindicato pide la dimisión de Jesús Serrano y la revocación de los cargos dados a su esposa. No dice el sindicato si, además de denunciar la situación públicamente, como ha hecho al difundir la nota de prensa, también tomará otro tipo de medidas ante la Administración o ante los tribunales.

EL SAS NIEGA ILEGALIDADES 

Por su parte, el Distrito Sanitario Córdoba Guadalquivir del Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha negado la existencia de ilegalidades en la asignación de responsabilidades a la esposa de su gerente, sobre la que reconoce que desempeña algunas de las funciones sobre las que UGT denunció este viernes que su marido, Jesús Serrano Merino, le había dado seis cargos, informa Efe.

El Distrito Sanitario ha rechazado genéricamente las acusaciones en otro escrito, en el que admite que "la profesional aludida" en el comunicado del sindicato, de la que nunca cita su relación con el directivo, "limita sus funciones a desempeñar tareas de coordinación funcional del resto de las enfermeras gestoras de casos del Distrito".

También asume que "al estar vacante en estos momentos los puestos de responsable de Calidad y de Formación, se ha procedido a la reorganización de dichas funciones ya que, al tratarse de procedimientos relacionados con el desarrollo profesional, consideramos que no deben quedar sin resolución en el tiempo".

En todo caso, precisa que "dicha reorganización se ha llevado a cabo de manera transitoria mientras se cubre la vacante de forma definitiva y por los cauces reglamentarios".

Asimismo, el SAS admite que "esta profesional forma parte de la Comisión de Crónicos del Distrito, al igual que numerosos profesionales que hacen lo propio en diferentes comisiones existentes en el Centro" y rechaza, en cambio, que ocupe la Jefatura de Estudios de Enfermeras Residentes, en contra de lo que afirmó UGT, "puesto aún pendiente de convocar por parte del Ministerio de Educación, según establece la normativa vigente".

"Esta Dirección Gerencia quiere dejar constancia de que todas sus actuaciones se llevan a cabo dentro de la legalidad y están dirigidas a la búsqueda de la eficiencia", señala la respuesta del SAS a UGT, que precisa que ofrece a "profesionales y agentes sociales" constantemente "la posibilidad de poder participar en dicho objetivo".