+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NOMBRES PROPIOS

Curro Torres, Javi Flores y José Antonio Reyes

El de Fátima tuvo división de opiniones en su retirada del terreno de juego de El Arcángel

 

Javi Flores, durante el partido de ayer. - SÁNCHEZ MORENO

Ignacio Luque Ignacio Luque
02/12/2018

CURRO TORRES / DEBUT EN EL ARCÁNGEL

Otro problema recurrente: el equipo empieza a contracorriente

Por si este Córdoba no tenía suficientes problemas con los errores defensivos o la larga lista de bajas, a Curro Torres se le presentó otro problema recurrente en esta temporada en su debut en El Arcángel: parece que el conjunto blanquiverde necesita recibir un primer golpe (o varios) antes de reaccionar. A pesar de las limitaciones, acertó en los cambios, colocando a Jaime Romero de falso nueve y dando entrada a Sebas Moyano y a Andrés Martín, autor de la asistencia del gol cordobesista. Recuperará jugadores, pero aún queda mucho por andar en este Córdoba. 

JAVI FLORES / VOLVIÓ A SU CASA

El de Fátima tuvo presencia y se retiró con división de opiniones

Hay cosas que no cambiarán en la vida. Y una de ellas es la especial relación de la grada de El Arcángel con algunos jugadores. Uno de ellos es Javi Flores, que regresaba ayer a El Arcángel por primera vez con una camiseta distinta a la blanquiverde desde su salida, en el verano del 2011. El de Fátima tuvo protagonismo en su equipo, presencia y sus compañeros le buscaron constantemente. Reclamó al menos un penalti y fue sustituido a pocos minutos del final. El Arcángel se dividió, como cuando militaba en el Córdoba: unos le pitaron y otros le ovacionaron. 

JOSÉ ANTONIO REYES / NUEVA VISITA

El de Utrera volvió a visitar El Arcángel, algo que no es noticia

Casi ha dejado de ser noticia que José Antonio Reyes se acerque a El Arcángel a contemplar un partido de su exequipo. El utrerano volvió a aparecer por el coliseo ribereño para ver a sus excompañeros y a alguno, en la grada, se le escapaba un comentario lleno de melancolía. Es el sino de este Córdoba. A su llegada a la entidad blanquiverde al escepticismo cundió entre muchos aficionados, que dudaban del rendimiento que podía ofrecer a un Córdoba descolgado en la pelea por la salvación. Luego, sacó toda su calidad y se convirtió en bandera de aquel equipo.