Kiosco

Diario Córdoba

Ambiente en la Feria

El Arenal se pone al rojo vivo

El recinto ferial bate el récord de fiesta y calor en un tórrida jornada en la que también se cuela la campaña electoral

39

El Arenal se pone al rojo vivo Francisco González y Manuel Murillo

Después de una larga e intensa madrugada, la fiesta ha empezado un poco tarde en El Arenal, donde los 38,1 grados alcanzados no han sido un obstáculo para seguir con la diversión como si no hubiera un mañana y despedir el mayo cordobés por todo lo alto con la Feria, donde, como era de esperar, también se ha colado la precampaña electoral. Y mientras un goteo constante de cordobeses y visitantes empezaba a poblar el recinto ferial a eso de las dos de la tarde, los coros rocieros ponían música y color en la caseta municipal, mientras en el Paseo de Guadalquivir  carruajes, caballos y jinetes exhibían elegancia durante una jornada en la que la necesidad de  hidratación constante se ha hecho más palpable que nunca.

Varias mujeres se hidratan en una fuente. MANUEL MURILLO

Pero, aunque todavía quedan muchas asignaturas pendientes en El Arenal, lo cierto es que las casetas con aire acondicionado aumentan cada año y se han convertido en el objetivo de todos los feriantes.  

El trajín de reponedores, cocineros y camareros se dejaba ver mientras los grupos de familiares y amigos comenzaban a tomar posiciones en las distintas casetas, donde muchos luchaban por una mesa para sentarse a saborear la gastronomía típica de feria sin contar con que sin previa reserva se hace difícil comer o cenar en El Arenal. Aunque también está tomando mucha aceptación llegar al recinto ferial con los deberes gastronómicos hechos y aprovecharse de iniciativas como las del joven empresario Rafael Porras, que ha puesto a disposición de los clientes de su restaurante Casa Colon Bistró, en la plaza de Colón, transporte para llevarlos a El Arenal tras el almuerzo. “Me parece una opción perfecta porque parece que estás de feria incluso antes de llegar al recinto y ya se hacen amigos desde primera hora”, decía Lola, que, junto a su marido, José Antonio, subían al vehículo la mar de contentos y listos para empezar a bailar y “darle al rebujito”, la bebida estrella, aunque un poco más cara que en ediciones anteriores.

Una joven se tapa con su abanico ante el fuerte calor. MANUEL MURILLO

Subida de precios

Y es que la subida de precios se ha dejado notar y, a buen seguro, esta fiesta hará más de un descosido en los bolsillos de cordobeses y turistas. “Ya nos recuperaremos el mes que viene”, decía con optimismo un padre de tres hijos que se encaminaba a la Calle del Infierno advirtiendo a los pequeños de que debían elegir “solamente tres cacharritos”, lo que no fue fácil para ellos.

En un día como este, también es habitual que unos reciban a otros en sus casetas, lo que hizo ayer la peña de los Amigos de las Matildes, donde el consejero de Salud, Jesús Aguirre, y la concejala de PSOE Isabel Baena se marcaron unas sevillanas, empezando con fuerza una larga jornada.

También ha sido el día para lucir palmito y desempolvar el traje de flamenca tras dos años guardado en el armario, aunque este año son muchas las mujeres que han decidido estrenar vestido, lo que ha tenido a modistos y costureras haciendo arreglos hasta última hora en trajes con diseños verdaderamente espectaculares, lo que indica que la moda más innovadora flamenca se está haciendo un hueco en El Arenal.

Ambiente esta mañana en la caseta de La Prensa. MANUEL MURILLO

"¿Siempre hace tanto calor?"

Capítulo aparte merecen los turistas, sobre todo los que han visitado la feria por primera vez. “¿Siempre hace este calor?”, se preguntaban los amigos madrileños de Rafa Gómez, que hasta ha llegado a sentirse “culpable por someter a esta gente a esta tortura”. Pero la fiesta enseguida hace que te olvides de las inclemencias meteorológicas y, abanico en mano hasta romper la muñeca,  minutos más tarde el grupo ya bailaba sevillanas en la caseta de la hermandad de la Merced.

Y como todos los años, esta ciudad efímera goza de servicios como el de Cruz Roja, que se ocupa de mantener las constantes vitales del personal cuando el calor o el exceso de alcohol hacen mella en sus cuerpos. Hasta ahora, el parte viene marcado por la ausencia de intoxicaciones etílicas, aunque hay preocupación por lipotimias y deshidrataciones.

En definitiva, y como ya presagiaba lo sucedido en Cruces y Patios, esta esperada Feria ha empezado batiendo récord de asistentes con ganas de fiesta y sin miedo a derretirse en El Arenal, entre ellos, algunos dirigentes políticos en modo electoral, que las elecciones del 19J están ya a la vuelta de la esquina.

Compartir el artículo

stats