+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 
Encuesta cerrada

 

2 Comentarios
02

Por otras posibilidades 8:56 - 06.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Esta medida de controlar la identidad de los que apuestan es como poner una tirita a alguien que tiene una grave enfermedad letal. Es un sistema placebo y tal vez calme a los que de lejos NO aceptan tal existencia de las salas de juego, pero después apuestan en la calle, en los bares y por doquier con la misma intensidad de querer ganar ante casi lo imposible. Por supuesto que algunos lo consiguen, pero eso entra dentro de las posibilidades, en realidad esos "ganadores" son un anzuelo para los demás, para que sigan apostando y perdiendo. Esto consigue la ludopatia, que es una adicción al juego y tienes sus consecuencias nefastas. Una vez más, el hecho que el Estado sea quien más dinero se lleva de este negocio redondo (varios miles de millones) la terapia se complica y es dificil de salir de la "trampa" (adicción). Ésta es una entre las muchas adicciones que existen, y que observando las estadísticas, son aún peores al haber tantísimos muertes prematuras. Igual el Estado mismo tendrá que hacer una terapia para cambiar la manera de sacarle la pasta a la gente. Así nos va.

01

Por otras posibilidades 8:47 - 06.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aunque el juego (en todas sus facetas) es un instrumento pedagógico extraordinario, pierde la casi totalidad de sus beneficios cuando entra en juego don Dinero. Éste tiene el don de pervertir basándose en la codicia o cómo alcanzar lo sublime sin esfuerzo o con poca apuesta. El asunto se complica si tenemos al Estado mismo como el mayor empresario de las apuestas y de sacarle la pasta a los que juegan algo para obtener muchísimo. Esta mentalidad es dificil modificarla y que el jugador que apuesta cambie su postura ante un "mostruo" que le quitará no solo la pasta sino tal vez el alma (la vida).